COMUNIDAD MEDIATELECOM

CULTURA DIGITAL

Los “biohackers” que transforman su cuerpo con implantes y dietas extremas: “He creado un nuevo sentido humano”

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

BBC Mundo-Catrin Nye

Liviu Babitz quiere crear nuevos sentidos humanos. Si tocas su pecho, puedes sentir su primer intento: una pequeña vibración cada vez que mira hacia el norte. Si algunos animales tienen ese sexto sentido de la orientación ¿por qué no nosotros?

Liviu puede hacerlo gracias a un implante electrónico insertado en su tórax llamado North Sense (Sentido Norte). Incluye una brújula en forma de chip, conexión Bluetooth y se adhiere a la piel con dos barras de titanio como si fuera un piercing.

A sus 38 años, Liviu es el director ejecutivo de su propia empresa, Cyborgnest, responsable del diseño del implante. Para él, es un primer paso en la creación de un sistema de navegación completo que espera que le ayude a acabar con la que define como “generación pantalla”.

“Caminas por la calle mirando al celular. Quieres ir a un lugar pero no tienes ni idea de lo que ocurre a tu alrededor porque estabas mirando la pantalla todo el tiempo”, le cuenta a la BBC.

“Imagina si no necesitaras hacerlo. Podrías navegar por el mundo como si fueras un pájaro y sabrías todo el tiempo dónde estás exactamente. La gente ciega podría orientarse también”.

“Biohacking” casero

El invento de Liviu es bastante inusual, pero se queda en nada comparado con el de Rich Lee, un ebanista de 40 años de Utah, Estados Unidos.

Rich Lee
Rich Lee asegura que podría perder la vida con sus experimentos.

Rich es un grinderes decir, un biohacker que hace modificaciones extremas del cuerpo. En sus dedos tiene imanes y dos chips de Comunicación de Campo Cercano (NFC, por sus siglas en inglés) que pueden programarse para ver páginas web o abrir puertas, entre otras cosas.

Tiene un chip en su antebrazo que monitorea de forma constante su temperatura corporal (que normalmente se usa en mascotas) e implantes de auriculares en sus oídos.

También ha probado Crispr, probablemente la forma más radical y controversial de biohackingy que es usada por los científicos para “editar” o “corregir” el genoma.

Mientras los expertos siguen averiguando sus límites y peligros, Rich experimenta en su casa. Y admite además que, si se equivocara, podría llegar a perder la vida.

CrisprCrispr es una técnica que se usa en laboratorios para modificar genes.

“Tenemos todo este conocimiento de ingeniería genética y lo que yo apoyo es la idea de que podamos cambiar nuestros genes y obtener modificaciones genéticas de la misma manera que nos hacemos un tatuaje”, sostiene.

“Me gustaría ver una sociedad biológicamente fluida en la que la gente pueda incrementar ese tipo de cosas”.

Pero, por supuesto, este biohacking casero puede salir muy mal.

Rich se levanta la pernera del pantalón y muestra una serie de cicatrices en la espinilla por implantes que le causaron tal inflamación que tuvo que extraerlos. Asegura que lo hizo con unos alicates y sin analgésicos.

Conmoción cerebral

Luke Robert Mason, director de la organización británica Virtual Futures, dice que hay mucho entusiasmo sobre el biohacking, pero cree que “falta un largo camino para alterar de manera radical el cuerpo humano”.

“Lo que vemos hoy son los primeros pasos por parte de un grupo de valientes pioneros. La realidad de hoy día es mucho más experimental (y dolorosa) que la que se comunica al público”.

“Hay mucho que se puede aprender de los resultados de su propia experimentación. Hay quienes argumentan que los biohackers son cada vez más responsables del avance en el desarrollo de dispositivos y tecnologías biomédicas“.

Corina
Corina toma más de 20 suplementos alimenticios diferentes cada día y se aplica crioterapia.

Otros biohackers son menos extremos, aunque también usan métodos muy experimentales.

Corina Ingram-Noehr, una organizadora de eventos estadounidense de 33 años, vive en la capital de Alemania y tiene un ritual diario que implica el uso de tecnología, dieta y más de 20 suplementos alimenticios diferentes para mantenerse en buenas condiciones físicas.

Junto a un armario que parece la estantería de una farmacia, tiene también un “Power Plate”, un aparato que vibra entre 30 y 50 veces por segundo para que su ejercicio resulte más efectivo. Y mientras vibra, usa una luz infrarroja para estimular la formación de colágeno en su piel.

También se la puede encontrar caminando con las piernas descubiertas por las frías calles de Berlín. Ella llama a eso su “versión barata de crioterapia”, un tratamiento frio que asegura que los policías de la calle consideran “divertidísimo”.

Descubrió el biohacking cuando se estaba recuperando de una conmoción cerebral que la dejó con dificultades para hablar. Su jefe le recomendó probar triglicéridos de cadena media (TCM), los cuales le ayudaron a “activar” su cabeza y actuaron de cierta manera como una puerta de entrada al biohacking.

“Me dije: ‘Si esto funciona, si algo tan pequeño funciona tan bien, ¿qué más puede hacerlo?'”.

“El biohacking significa para mí controlar tu propia biología. Es tomar un atajo para llegar al lugar que quieres, un camino rápido para tu salud. Al menos así es como yo lo veo”, concluye.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CULTURA DIGITAL

La inteligencia artificial aprende a engañar a los ‘captcha’

Las máquinas consiguen superar las barreras para evitar el acceso automatizado a las webs

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El País-Francesco Rodella

La era de los captcha textuales, esas secuencias de caracteres que los humanos debemos reconocer para demostrar que no somos máquinas, ha llegado a su ocaso. Una reciente investigación, cofinanciada por China y Reino Unido,demuestra que variantes de esta medida de seguridad aún masivamente difundidas en Internet han quedado obsoletas. El estudio presenta un sistema de inteligencia artificial capaz de atacar algunas de las webs más populares del mundo, como Wikipedia, Microsoft o eBay, gracias a la habilidad de poder resolver fácilmente los captcha de texto que utilizan muchas de ellas. Los autores plantean la necesidad de rediseñar estas pruebas y desarrollar sistemas más idóneos y modernizados para evitar ataques de hackers y bots a las webs.

Ya han pasado casi 20 años desde que cuatro investigadores instalados en EE UU empezaron a preocuparse por cómo diferenciar entre seres humanos y máquinas a la hora de garantizar la seguridad de las webs. Así fue cómo llegaron a desarrollar y difundir los primeros sistemas captcha (acrónimo de una expresión inglés que significa “test de Turing completamente automático y público para diferenciar ordenadores de humanos”). En los años siguientes, ha sido toda una carrera entre intentos de desarrollo de ciberataques capaces de sortearlas sin habilidades humanas y evolución de contramedidas necesarias para incrementar su eficacia. Los captcha todavía son largamente utilizados, pero les cuesta aguantar el ritmo de crecimiento incesante de la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial aprende a engañar a los ‘captcha’

Muchos sistemas de reconocimiento artificial de los captcha funcionan a partir de pruebas reales ya resueltas por humanos. “Los sistemas de ataque anteriores requerían que se recogieran y etiquetaran previamente millones de captcha”, explica Zheng Wang, investigador de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y coautor del estudio. En cambio, el tipo de ataque que proponen él y sus compañeros aprovecha de los últimos avances de las técnica de machine learning para reducir la necesidad de intervención humana, según mantienen. “Nuestro ataque tan solo necesita 500 captcharesueltos humanamente”, asegura Wang.

Para conseguirlo, su modelo se basa en un sistema llamado Generative Adversarial Network (GAN), dotado tanto de una red de creación de ejemplos artificiales como de una capaz de distinguir entre estos y los ejemplos reales. Aplicada a los captcha, esta arquitectura puede generar rápidamente copias de las secuencias textuales reales, comparar los dos tipos, afinar la fidelidad de las copias hasta que ya no se puedan distinguir de los originales, eliminar los elementos de distorsión utilizados para impedir a las máquinas el reconocimiento de los caracteres (como sobreposiciones, líneas oclusivas o letras y números más amplios o huecos) y entrenarse para aprender a resolver con una precisión cada vez más alta las nuevas secuencias detectadas.

El hecho de no necesitar una base amplia de captcha resueltos por humanos es un factor de eficacia clave, aseguran los autores. “Si consideramos que a un humano reconocer un captcha le va a llevar unos 30 segundos, calculamos que los ataques desarrollados anteriormente necesitarían de unos 12 meses de trabajo para recoger todos los datos previos, mientras que el nuestro solo requiere unas cuatro horas”, asegura Wang. Este inmenso ahorro de tiempo logrado por la inteligencia artificial permite romper estas barreras de manera “barata”, agrega.

Porcentajes de éxito

En el estudio, él y sus compañeros prueban la eficacia del sistema en 33 esquemas de captcha textuales. De ellos, 11 se utilizan en 32 de las 50 webs más populares del mundo según el ranking de abril 2018 de Alexa.com, filial de Amazon especializada en estadísticas sobre tráfico en Internet. Entre las páginas consideradas, están webs como Wikipedia, Microsoft, Google, la plataforma de pagos online china Alipay o Baidu, el principal buscador del país asiático.

El porcentaje de éxito en la resolución de los captcha puede superar el 85%, como en el caso de eBay, o alcanzar casi un 70%, como ocurre con Microsoft. Entre los sistemas de defensa más seguros, en cambio, se encuentran los de Baidu (6% de éxito) y Google (3%). En todos estos ejemplos, el tiempo de resolución de un CAPTCHA es de pocos milisegundos. Para la mayoría de los esquemas analizados, este método resulta mucho más eficaz que ataques  propuestos anteriormente (por ejemplo, resuelve un 78% de las secuencias de seguridad de Wikipedia, mientras que los modelos anteriores no llegaban a un 30%).

“Mostramos, de hecho, que todos los esquemas basados en captcha textuales utilizados por las páginas webs más visitadas son vulnerables a nuestro ataque”, concluye Wang. “Esto ocurre porque somos capaces de romper los esquemas que utilizan”, agrega. El resultado final es una invitación a plantearse alternativas de seguridad para seguir protegiéndolas de la exposición a ciberataques. “Nuestro trabajo sugiere que la primera barrera de defensa de muchas páginas web ya no es fiable”, mantiene Wang.

Entender las amenazas y buscar nuevas barreras

La amenaza principal debida a la ineficacia de los captcha es que “los cibercriminales utilicen los servicios ofrecidos por una web de forma automática”, sostiene Guillermo Suarez-Tangil, del King’s College de Londres. Uno de los ejemplos más comunes, según mantiene, es la difusión viral por parte de bots de bulos en distintas redes sociales. Otro posible riesgo es que los atacantes consigan acceder a cuentas de correos ya existentes para así enviar masivamente spam. “Superar estos mecanismos de seguridad también podría permitir a los adversarios robar datos personales o hasta falsificar identidades”, agrega por su parte Wang.

En la red, explica Suarez-Tangil, “los atacantes parten de la ventaja de necesitar tener éxito solo una única vez para poder atacar un sistema”. Por el otro lado, “los sistemas de defensa tienen que estar preparados para bloquear todo tipo de ataques. Basta con que fallen una vez, para que el resto de medidas de seguridad sean inútiles, por muy avanzadas que sean”, contrasta. Por eso, asegura que trabajos como este permiten evidenciar a qué riesgos estamos expuestos. “Por cada artículo que describe un problema, salen varios más que proponen contramedidas”, agrega.

PRUEBAS MÁS COMPLEJAS PARA NEUTRALIZAR A LOS ‘HACKERS’

Guillermo Suárez-Tangil, del King’s College of London, recuerda que no existen solo captchas de tipo textual, sino también otros “más difíciles de romper, como los basados en vídeos, en conceptos más abstractos o en confianza”. Entre estos ejemplos, detalla, están las últimas versiones de recaptcha, desarrolladas por Google, que indican cómo de fiable es una conexión. “A conexiones menos fiables se les reta con pruebas más complejas”, explica.

Otra medida útil para incrementar la seguridad de una web, en su opinión, es “habilitar sistemas de verificación de dos pasos”. También asegura que el coste para desarrollar un sistema anticaptcha vale más dinero que mejorar los servicios ofrecidos por plataformas como recaptcha, que además suelen ser gratuitos.

En el estudio que Zheng Wang firma como coautor, financiado por entidades científicas públicas dependientes de los Gobiernos de China y Reino Unido y por la asociación científica británica Royal Society, se asegura que el sistema de ataque mostrado podría extenderse con facilidad a captchas textuales con número de caracteres variable o de dos o más palabras y, con un ulterior desarrollo de su arquitectura, también a los de imágenes o vídeos.

Aunque alerta de que para muchas páginas desarrollar un sistema de defensa más potente podría no ser “un problema banal”, Wang considera que una medida alternativa posible es la de crear mecanismos que se basan en factores múltiples, como información biométrica o la localización de los dispositivos y los horarios de conexión. Datos de este tipo podrían permitir bloquear intentos de acceso con la clave de un usuario desde ubicaciones y en franjas horarias sospechosas, pone como ejemplo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

2018 visto por la… pornografía

Margarita Cruz

Publicado

en

Pornhub reveló las estadísticas de las tendencias que han estado latentes en la plataforma más usada de pornografia en Internet.

Los números de visitas crecieron considerablemente este año, 5 mil millones más que en 2017, y el promedio de visitantes ascendió a 92 millones al día.

Por su parte, los motores de búsqueda del portal registraron 30.3 millones de búsquedas, un promedio de 962 por segundo, además de que la página superó un millón de horas de contenido nuevo para satisfacer el creciente consumo de entretenimiento digital para adultos.

En cuanto a servidores, el flujo de datos superó los 4,403 Petabytes al año y 147 Gigabytes por segundo.

La plataforma para adultos también cuenta con una creciente socialización entre los usuarios que frecuentan la página, registrando 64 millones de mensajes privados y 7.9 millones de comentarios en los videos que se publican.

Las búsquedas principales en 2018 se relacionaron directamente con las tendencias actuales.

Búsquedas como Stormy Daniels (actriz que supuestamente mantenía una relación extramarital con el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump) o el popular juego de Fornite revelan una creciente necesidad de hipersexualizar ciertas tendencias que se encuentran en los usuarios.

De acuerdo con la doctora Laurie Betito, directora del Centro de Bienestar Sexual de Pornhub, “este tipo de búsquedas sirven como una indicación de que las personas usan este sitio no sólo para satisfacer las necesidades sexuales, sino también para obtener un ángulo diferente sobre algo en lo que ya están interesados; para ver un personaje famoso o tema candente en un contexto sexual”.

Entre los datos que resaltan, son los temas o tags de interés, los cuales han crecido en comparación con las nuevas generaciones.

Temas como “románticos” se duplicaron en comparación con el año pasado y se mantiene como el más popular entre las usuarias femeninas.

La categoría “transgénero” tuvo un aumento de 167 por ciento en la búsqueda de hombres y más de 200 por ciento en hombres mayores de 45 años.

Los países que más tráfico de datos generan son Estados Unidos en primer lugar, seguido por Reino Unido, Japón, Canadá, Francia, Alemania, Australia, Filipinas, México y Brasil, mientras que los días donde más se genera tráfico son los domingos.

En cuanto a dispositivos más utilizados por los usuarios de la plataforma, la pornografia movil continuó aumentando en 2018 con 80 por ciento de las visitas mundiales provenientes de teléfonos inteligentes y tabletas, un aumento de 8 por ciento con respecto a 2017.

El tráfico en navegadores de escritorio disminuyó 18 por ciento.

Respecto a sistemas operativos, Android se mantiene con el mayor porcentaje de usuarios que visitan la página con 54.4 por ciento de los dispositivos, mientras el sistema operativo de Apple, iOS, se quedó con 44.4 por ciento de los usuarios.

Según el reporte, las mujeres aumentaron 281 por ciento como más propensas a ver sexo oral entre mujeres, en tanto que la masturbacion masculina solitaria sólo fue de 197 por ciento, lo que señala que las mujeres siguen prefieriendo la pornografia lésbica, aunque los datos también arrojan un crecimiento entre el público femenino en las búsquedas de doble penetración y “gangbang” (término que se refiere a sexo con multiples parejas masculinas y una sola mujer).

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

Apple News recibirá nuevo servicio de suscripción en primavera

Según ‘Bloomberg’, Apple lanzará su propio servicio de revistas por suscripción en primavera del 2019. Sin embargo, no todas las editoras ven con buenos ojos el negocio.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Hipertextual-Ebenizer Pinedo

En marzo del presente año, Apple adquirió Texture, una app que ofrece 200 revistas por 10 dólares al mes. De acuerdo a la información de Bloomberg que surgió desde abril, los de Cupertino quieren sacar provecho de esa adquisición a partir del próximo año. Planean lanzar un servicio de revistas por suscripción en la primavera del 2019. Este producto estaría integrado dentro de Apple News, una aplicación que ya viene preinstalada en los iPhone.

La compañía tiene el objetivo de ampliar las publicaciones disponibles, por ello está tratando de convencer a periódicos como el New York Times y el Wall Street Journal. Sin embargo, no todas los editoras están viendo el negocio con buenos ojos. Algunos dudan que el servicio pueda generar los mismos ingresos que ellos ganan por su cuenta. Por otro lado, Apple mantendría el control de todos los clientes.

Con Texture, la editora obtiene ingresos dependiendo el tiempo en que se miran sus contenidos. En 2015 recibieron pagos por 15 millones de dólares. Hasta el momento se desconoce si Apple continuará con el mismo modelo o si llegarán a otro tipo de acuerdo. Al ofrecer una plataforma “todo en uno”, los clientes podrían abandonar los servicios individuales de las revistas, y esa es otra de las principales preocupaciones.El servicio estará integrado dentro de Apple News. Se lanzará en primavera del 2019

Para equilibrar los beneficios, la empresa dirigida por Tim Cook tendrá la tarea de atraer a muchos suscriptores. Eddy Cue y su equipo defienden que el crecimiento de Texture podría generar el dinero suficiente para superar los negocios digitales de las editoras. Según Bloomberg, Texture contaba con 200.000 usuarios de pago cuando fueron comprados.

Recordemos que la división de servicios se está convirtiendo en un pilar muy importante para Apple, y hasta el momento sus números son muy favorables. Basta con mirar el éxito de Apple Music después de adquirir Beats Music en 2014. ¿Lograrán replicar ese triunfo con los medios escritos? El tiempo lo dirá.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

diciembre 2018
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Trending

Bitnami