COMUNIDAD MEDIATELECOM

TENDENCIAS

La impresora de filetes de Barcelona

El investigador italiano Giuseppe Scionti desarrolla un método para crear un producto vegetal con un sistema de reproducción 3D

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El País-Pablo G.Bejerano

Exponente ilustre de la nueva alta cocina y también uno de los focos de investigación más activos en impresión 3D, Barcelona es el lugar donde el investigador Giuseppe Scionti ha creado una alternativa a la carne que imprime en 3D. El proyecto surgió en la ciudad catalana por casualidad y se mantendrá allí por convicción.

Giuseppe Scionti creador de la impresora 3D, imprimiendo un ‘filete’. CONSUELO BAUTISTA

Esta alternativa a la carne se compone de ingredientes vegetales, pero imita la textura real, el factor más difícil de conseguir. Su creador, nacido en Milán hace 31 años, experto en biomedicina e ingeniería de tejidos, ha pasado tres años de investigador en la Universitat Politècnica de Catalunya con una beca Juan de la Cierva, después de investigar en la Universidad de Granada o el University College of London.

 

El investigador italiano manipula, enfundado en sus guantes de látex, jeringas que contienen una pasta de color pajizo. Para generar el filete solo hay que colocarlas en la impresora 3D y configurar el sistema. Por fin sale de la boquilla de la máquina un fideo infinito de biomaterial, que empieza a componer un bistec liliputiense, según el diseño que el propio Scionti ha hecho en AutoCAD.

El proyecto surgió por un comentario fortuito de sus compañeros, cuando Scionti trabajaba en la UPC. Al crear un prototipo de implante de oreja humana, alguien dijo que la textura parecía auténtica. El investigador italiano pensó que si las impresoras 3D podían imitar tejidos humanos también podían hacerlo con tejidos animales.

 

La impresora imprime el biomaterial que creará el filete.

La impresora imprime el biomaterial que creará el filete. CONSUELO BAUTISTA

 

El método desarrollado a partir de esta premisa permite obtener filetes artificiales cuya textura se aproxima a la carne, algo que se ha ajustado mediante test de compresión y de tracción. El investigador ha solicitado la patente y está pendiente de su aprobación: “La tecnología prevé un sistema escalable, de manera que no se necesiten impresoras en paralelo. Teniendo una provisión de material continuo y varios extrusores a la vez se podrá producir mucho más producto en mucho menos tiempo”.

Ya existen otros métodos para conseguir una alternativa a la carne, que beneficie a los animales, al medio ambiente y mejore la alimentación mundial. La carne de laboratorio, cultivada con células madre, o la carne vegetal, que comercializan empresas como Impossible Foods, son las dos caras de estos esfuerzos. La primera resulta aún cara y todavía no ha encontrado un sustituto del suero fetal bovino, un ingrediente clave que normalmente implica sacrificar a la vaca y al embrión. La alternativa vegetal sabe a carne pero solo ofrece hamburguesas o albóndigas, sin imitar la textura fibrosa de un filete.

Los filetes de Scionti están a medio camino de ambos productos: “Utilizo técnicas que se usan normalmente para la carne cultivada con células y técnicas prestadas de la bioimpresión, adaptadas para utilizarlas con materiales que se emplean para hacer carne vegetal”.

El silbido robótico de la impresora 3D acompaña las palabras del ingeniero de tejidos. La boquilla deposita el hilo de biomaterial con movimientos rectilíneos. Se desplaza a 3 centímetros por segundo y tarda entre 30 y 50 minutos en crear una pieza de 100 gramos. La máquina es un modelo modificado para adaptarlo a este propósito específico. La ha construido la Fundació CIM, un centro tecnológico de la UPC, que colabora de esta forma en el proyecto. Es uno de los exponentes del boyante sector de la impresión 3D en la provincia de Barcelona, que reúne también al centro europeo International Advanced Manufacturing 3D Hub, en Terrassa, y a las instalaciones de I+D de HP en España, situadas en Sant Cugat.

La textura tiene una consistencia desacostumbrada, pero la tiene, mientras que el sabor queda en manos del sazonado. ¿A qué se parece? Alguien menciona el tofu

Aunque la UPC no se ha implicado en el proyecto, que Scionti ha conducido como iniciativa personal, el italiano utiliza de momento un espacio de trabajo en el CREB, un centro de investigación dependiente de la universidad. Pero en octubre tiene previsto dar el salto y crear su startup, Nova Meat, para darle un impulso a la tecnología.

Los ingredientes que llevan estos bistecs, de colores rojizos o amarronados, son proteínas en polvo, como la proveniente del arroz o del guisante, así como componentes de algas. Son productos que normalmente consumen veganos o vegetarianos en forma de bebidas para complementar su dieta.

“La dificultad es reordenar estas nanofibras de las proteínas vegetales intentando que se parezcan a las proteínas animales”, explica Scionti. “Hay que estudiar primero la histología del tejido animal, cómo están ordenadas las fibras musculares, y después hay que intentar replicarlo con ingredientes vegetales no modificados genéticamente”.

Una vez generado el bistec, está listo para cocinarlo y comérselo. Los pedazos de carne vegetal impresa en 3D chisporrotean como cualquier filete al freírse. “Se hacen muy bien”, sonríe Margarita, la cocinera del centro universitario donde trabaja Scionti y que es la primera vez que mete en la sartén algo así. “No se han pegado ni se han quemado. Un filete de pollo, si fuera tan fino, se pegaría”, apunta al darles la vuelta.

La textura tiene una consistencia desacostumbrada, pero la tiene, mientras que el sabor queda en manos del sazonado. ¿A qué se parece? Alguien menciona el tofu, aunque la textura no es blandengue sino que tira hacia la fibra. “Y esto, ¿a qué sustituye? ¿Al pollo?”, pregunta Margarita con la curiosidad desenvuelta.

Al aspecto físico le queda evolucionar para parecerse más a la carne. “La apariencia se puede mejorar con una inversión de tiempo y prototipos nuevos, pues desde el punto de vista del consumidor es muy importante”, señala Scionti. “Hay que adaptar los modelos tridimensionales para que sean más complejos, de forma que se diferencie la zona que imita a la grasa, la que imita al músculo o a otro tipo de tejido”.

En la imagen, los filetes generados pro la impresora.

En la imagen, los filetes generados por la impresora. CONSUELO BAUTISTA

Tampoco Scionti ve un problema en pulir el sabor y el color. “No me he preocupado nunca del sabor porque sabía que ya lo habían encontrado otras empresas”, comenta. “Tengo que colaborar con los grupos que ya han desarrollado la tecnología para dar el sabor, ver si esto coincide con el color e intentar que ambos se basen solo en componentes naturales”.

Por ahora imprimir 100 gramos de carne vegetal cuesta dos euros, aunque al escalar el sistema el precio se reducirá. La aprobación de las autoridades sanitarias para su consumo no requiere de un proceso complejo, pues se usan productos vegetales ya aprobados para su comercialización.

Scionti ve su sistema como una oportunidad para evitar la producción en masa de animales dedicados a alimentarnos. Pero también quiere presentar su proyecto a organizaciones como la FAO o el World Food Program, pues su carne se podría producir con unas propiedades específicas para combatir la desnutrición.

Estos pedazos de carne vegetal impresos en 3D también podrían moverse en un ambiente muy distinto. Scionti ha contactado con Ferran Adrià y con el centro de investigación de los hermanos Roca para tantear el terreno de la alta restauración: “A ellos les interesa algo que se parezca a un filete, pero sepa a un champiñón”, afirma. Esto se puede lograr con su tecnología y Barcelona parece un buen lugar para probarlo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Empresa

Porsche y BMW presentan cargador para coches eléctricos que ofrece 100 km de autonomía en solo 3 minutos

Las nuevas estaciones FastCharge tienen una capacidad tres veces mayor a los Supercargadores de Tesla.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Javier Flores

Aunque el mercado de los coches eléctricos ha estado creciendo de forma importante, uno de los aspectos que más se critica es el tiempo de recarga de la batería, y ahora tenemos que Porsche y BMW han presentado un nuevo prototipo de estación de carga que busca mejorar ese tema (vía TheVerge).

Un grupo de investigación con miembros importantes como los ya mencionados Porsche y BMW presentaron la estación de carga llamada FastCharge que tiene una capacidad tres veces superior a los actuales Supercargadores de Tesla y que son capaces de ofrecer alrededor de 100 kilómetros de autonomía con solo tres minutos de carga o cargar un BMW i3 de 10 a 80 por ciento en 15 minutos.

Para que tengan una mejor idea FastCharge tiene una capacidad de 450 kW, mientras que la capacidad máxima del cargador de Tesla es de 145 kW, y aunque planean aumentarla a 250 kW en 2019 es evidente que aún así se quedaría por debajo de la nueva opción de Porsche y BWM.

Sin embargo hay un par de puntos a tener en cuenta con FastCharge, uno es la disponibilidad y otro es que la tecnología no funciona para todos los vehículos eléctricos disponibles en la actualidad.

El prototipo actual de FastCharge se encuentra ubicado en Alemania y podría pasar un buen tiempo hasta que la nueva infraestructura se despliegue de forma más amplia, además de que se menciona que los coches nuevos incluirán un diseño especial que les permitirá recibir grandes cantidades de energía a diferencia de los modelos actuales que tienen un límite.

Es bueno ver que las compañías estén trabajando en mejorar las estaciones de carga para hacer que los coches eléctricos sean una opción mucho más viable para más personas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

Empresa

Muere de una sobredosis Colin Kroll, el cofundador de Vine, la extinta aplicación de vídeos cortos

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo

El cofundador de la aplicación de vídeos Vine y presidente de HQ Trivia, Colin Kroll, ha muerto en su casa de Manhattan, en lo que parece haber sido una sobredosis, según la página web sobre famosos y entretenimiento TMZ.

La novia de Kroll llamó a la Policía este domingo temprano porque, tras muchos intentos fallidos, no había podido ponerse en contacto con él. Los agentes acudieron al domicilio y se encontraron el cadáver de Kroll junto a parafernalia de drogas.

Fuentes policiales señalaron a TMZ que la sobredosis parecía ser de cocaína y heroína.

Kroll, de 35 años, fue nombrado CEO de HQ Trivia en 2015. Un año antes, fue despedido de Twitter por ser “mal jefe”. Varias mujeres se habían quejado de su comportamiento inadecuado, aunque no fue demandado por ninguna.

Su actual empresa está perdiendo audiencia por lo que lleva unos meses inmersa en problemas. El pasado enero, fue la aplicación más descargada en iPhone. Actualmente, está entre la posición 250 y 500. Además, empleados le habían acusado de tener “un estilo agresivo como jefe”.

Twitter compró en 2013 Vine e integró durante a Kroll en sus filas como reponsable de la marca. La compañía cerró la aplicación de vídeos y red social a principios de 2017. Previamente, Kroll trabajó como jefe de Tecnología de Jetsetter y, entre 2007 y 2009, fue jefe de Ingeniería en Yahoo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

La impresión 3D permite fabricar robots sexuales más realistas y baratos

La industria del sexo experimenta cada vez más con máquinas destinadas al placer, una realidad poco extendida pero que, según diversos estudios, puede ser una realidad muy habitual en la próxima década

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC Tecnología-J.M.S

Aunque parezca irrelevante y hasta extraño, la industria de los dos rombos, la de la pornografía, ha sido muy innovadora en el sentido que no hay tecnología o avance técnico que no se haya pensado como una herramienta más para encontrar el placer. Lo de los robots sexuales un claro ejemplo: máquinas desarrolladas para cohabitar con el ser humano ayudándoles en algún área llevado a el entorno más íntimo.

Si en los últimos tiempos se han experimentado incluso con modelos basados en Inteligencia Artificial para intentar emular el comportamiento humano, ahora se está aprovechando las virtudes de la impresión en 3D para lograr robots sexuales más realistas y, sobre todo, baratos.

La inteligencia artificial se ha hecho un hueco en el mercado sexual creando una revolución en la tecnología robótica diseñada para ofrecer placer a los humanos. Puede que este tipo de aparatos, para muchas personas de dudosa moralidad, todavía despierten el recelo de los usuarios, pero poco a poco se va convirtiendo en una nueva realidad.

Durante una reciente exposición de avances en realidad virtual NanChang City en China, la firma DS Robotics, filial de DS Dolls, mostró una cabeza robótica pensada para implantarse en robots sexuales y cuya innovación radica en que se ha fabricado por medio de una impresión 3D. A su vez, la firma ha implementado un sistema basado en «aprendizaje automático» por el cual la herramienta puede adaptarse a las necesidades de cada persona.

Hasta ahora, según relatan en el medio «The Next Web», el método tradicional a la hora de fabricar estas muñecas de silicona era mediante el uso de moldes. Los expertos creen que la producción de rostros con impresoras en 3D facilitará no solo el proceso de ensamblaje sino que permitirá reducir los precios de estos productos. El esqueleto robótico de esta muñeca también está modelado en un cuerpo real para intentar replicar los movimientos humanos de una manera más realista.

Si bien la impresión tridimensional se ha utilizado en otros sectores para crear réplicas humanas, la firma promete que solo está utilizando con modelos para algunos rasgos de la cara. Una decisión dirigida a evitar que posibles clientes deseen crear caras reales de personalidades célebres o personas de su entorno que no han dado previamente su consentimiento.

No es una práctica común en la actualidad, pero diversos estudios apuntan a que será una costumbre cada vez más habitual en los próximos años. David Levy, experto en inteligencia artificial y autor del libro «Amor y sexo con robots», considera que las relaciones sexuales con máquinas serán algo habitual en 2050. Un reciente estudio publicado en la revista «BMJ Sexual & Reproductive Health»deja las cosas claras sobre las «ventajas terapéuticas» de tener sexo con robots. Y la conclusión es que, a pesar del amplio argumentario a favor, «no existen aún pruebas científicas ni estudios clínicos» que permitan demostrar que los «sexbots» son mejores que los humanos de carne y hueso a la hora de practicar sexo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Trending

Bitnami