COMUNIDAD MEDIATELECOM

CULTURA DIGITAL

Decálogo para combatir el lenguaje deshumanizador en Twitter

La red social de micromensajes anuncia un programa para recibir peticiones de sus usuarios en aras de combatir a los «trolls»

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC Tecnología-J.M.Sánchez

En 1971 se llevó a cabo un provocador experimento en Estados Unidos. Un grupo de investigadores, liderado por el afamado doctor Philip Zimbardo, estaba decidido a explorar la influencia de la vida humana en un entorno agresivo como una cárcel, pero aquello se fue de madre y tuvieron que interrumpirlo cuando no había transcurrido ni la primera semana.

Un entorno ciertamente hostil con es un centro penitenciario puede hacer encallar un proyecto de análisis sociológico. Pero aquel extraño episodio, que se ha extendido como inspiración a diversas obras culturales, sirvió para entender algunos conceptos acerca de una posible despersonalización.

Salvando las distancias como es obvio, las redes sociales han visibilizado una curiosa paradoja desde que son productos muy populares; la de cómo unos servicios digitales diseñados para acortar el mundo y establecer relaciones más próximas han acabado por implantar una constante duda sobre si hacen todo lo posible por reducir las voces discordantes.

El escritor hebreo Amos Oz, conocido por relatar los fanatismos entre árabes e israelíes, empleaba una frase muy visual para mostrar los extremismos: «cuando un líder, un escritor o un simple ciudadano se dirige a sus semejantes como parásitos o elementos indeseables, tarde o temprano esas personas serán tratadas sin dignidad humana».

Las plataformas de medios sociales se enfrentan a su mayor decisión de los últimos años: acabar con los «trolls» y acosadores, algunos maestros en la orden a la difamación, que empañan todas sus aportaciones a la sociedad. Son pocos, se cree, pero hacen mucho ruido. Forman parte de un caldo de cultivo que ha expulsado a muchos usuarios en los últimos años, algunos de ellos mentes brillantes que se han aburrido y hastiado de recibir un trato peyorativo continuamente en sus perfiles.

¿Es real o ficción? ¿El comportamiento inapropiado de algunos grupos de usuarios es el reflejo de una sociedad? ¿Es algo más? Twitter, una de las grandes plataformas sociales, empieza a marcar sus líneas rojas. Uno de los principales es «promover una conversación pública saludable», explican en un comunicado fuentes de la multinacional norteamericana, que acaba de anunciar una iniciativa: ha invitado a sus usuarios a definir la nueva política de uso del servicio para «abordar el lenguaje deshumanizador en la plataforma y minimizar el daño que éste pueda tener en el comportamiento fuera de Twitter».

Una estrategia que tiene visos de ser una prueba más de la escucha activa que promulga la compañía, pero que se desconoce realmente de qué manera lo van a aplicar. «Se trata de un ejercicio de transparencia y colaboración sin precedentes, que tiene como objetivo asegurar que las políticas atienden lo mejor posible a todos los usuarios», aducen las mismas fuentes. Esta iniciativa es, sin embargo, limitada; a partir del 25 de septiembre y hasta el 9 de octubre los usuarios podrán enviar sus comentarios a través de un formulario para ayudar a configurar la política que combata este lenguaje deshumanizador.

Twitter entiende por «lenguaje deshumanizador» como el uso del lenguaje que trata a los demás «como si fueran menos que humanos». Y pone ejemplos: cuando a otros se les niega la calidad humana (deshumanización animal) o la naturaleza humana (deshumanización mecanicista), así como incluir la comparación de grupos con animales y virus (animalistas) o la reducción de grupos a sus genitales (mecanicistas). La pregunta es clara: ¿de qué manera se puede reducir este comportamiento?

Registrarse con un documento identificativo

Esto es una solución extrema y puede chocar contra la naturaleza de internet, pero se ha barajado en muchas ocasiones cuando se han producido casos sangrantes. En sus inicios, la red social entregaba una insignia para verificar principalmente a las cuentas de grandes audiencias, famosos y personalidades célebres.

Era un indicativo que, posteriormente, se consideró incluso facilitar su registro a todo aquel usuario que compartiera a través de un formulario interno una serie de datos personales (nombre, apellidos reales, profesión y una imagen de un documento oficial), pero el caso de haber verificado a un usuario de ideología supremacista en Estados Unidos hizo saltar por los aires este programa.

Pedirle por obligación un documento como puede ser el DNI en España podría reducir el impacto de usuarios extremistas, pero podría chocar frontalmente con su estrategia comercial, es decir, que se produzca un éxodo de usuarios y que su audiencia -parte de su negocio- cayera hasta los suelos.

Eliminar cuentas extremistas con mayor celeridad

Aunque la compañía ha dado pasos importantes en este apartado, todavía se «cuelan» muchos usuarios extremistas y provocadores que se dedican a acosar, violentar o molestar a otros usuarios. Es importante, en ese sentido, que los usuarios se sientan cómodos a la hora de verter sus opiniones y no estar profundamente cuestionados de manera cruel y difamatoria. Grupos de ideología nazi, extremista o racista pululan a veces sin problemas en una red social que abandera la idea de comunicación global.

Reducir la visibilidad de los «trolls»

Otro de los mayores problemas de esta red social es que a veces da la sensación que los «trolls» campan a sus anchas sin problema alguno. Es más, tienen mucha visibilidad. Los encuentras por cada esquina cada vez que se ha producido un episodio vergonzoso. Es cierto que, en ese sentido, la multinacional ha realizado algunas medidas como por ejemplo hacer una «limpieza» de usuarios que no han completado sus registros de perfiles -lo llaman «cuentas congeladas»- pero tampoco es suficiente.

Mayor educación colectiva

Aunque esta propuesta es más transversal y no tiene mucha fuerza Twitter para liderarla, es de recibo inculcar a los usuarios más jóvenes sobre todo, aquellos que se incorporan a la sociedad y se abren sus primeros perfiles en redes sociales, elaborar un discurso positivista de marcado respeto al prójimo. El refranero español a veces acierta en sus planteamientos y, tirando de algunas de sus refranes, hay uno que bien se podría aplicar al comportamiento humano en plataformas sociales: «lo que no quieras para ti no lo quieras para los demás».

Mejorar el servicio de ayuda a las víctimas

Las víctimas y usuarios acosados se encuentran con una incertidumbre habitual; falta de apoyo institucional y una sensación perpetua de que cuando te sucede algo nadie mira por ti. Twitter dispone de una serie de formularios para este tipo de usuarios que se encuentran en problemas, pero sería interesante establecer un vínculo mayor con la empresa que, en fin, le proporcionas dedicación y tiempo de uso.

Impedir la creación de cuentas abusivas

Esta es una medida controvertida que puede levantar ampollas, pero sería cuestión de valorarlo detenidamente. De cara a «sanear» la conversación «tuitera» es importante apartar, sin lugar a dudas, a los usuarios más provocadores que cometen abusos. Evitar su desembarco para que sigan cometiendo follones y meterse en trifulcas dialécticas que no solo incomodan al público sino que a veces pueden incurrir en delitos.

Mejorar el formulario de denuncias

Es cierto que Twitter cuenta con un sistema de denuncias de acosos a las autoridades, pero en ocasiones están algo escondidos o los usuarios desconocen si realmente llega a buen puerto. Debe ser más claro, más conciso, más completo y más fácil.

Políticas más claras

Las políticas de uso de un servicio digital es, para entendernos, su libro de instrucciones, lo que se permite, lo que no, lo que está prohibido. Pero en la mayoría de veces el informe de condiciones se las redes sociales pecan de emplear un lenguaje farragoso y muy técnico, además de ser excesivamente extensos, que provoca que la gran inmensa mayoría de usuarios den a «aceptar» sin leerlos previamente. Y si lo hiciéramos quizás nos llevábamos una sorpresa. Por fortuna, el Reglamento General de Protección de Datos, que entró en vigor en mayo, se existe que sean más claras. Pero más tendrían que ser.

Mejorar buscador para no localizar mensajes extremistas

Enclavado en una postura anteriormente citada, Twitter es posible que haya acometido algunas reformas en los últimos años para reducir la visibilidad de los mensajes y cuentas extremistas, pero como la gente no es tonta suele localizar fácilmente esos controvertidos «tuits» gracias a su potente buscador, que cuenta con sistemas para afinar los resultados. ¿Sería posible, pues, que no aparecieran?

Ocultar mensajes de abusos o extremistas

De ahí que, tirando del hilo, cabe señalar que lo que no se ve no existe. Si esos mensajes de extremistas o denunciados no aparecieran ni en los hilos, ni en las menciones, ni en los «retuits» tal vez se dejara de alimentar a los «trolls», un tipo de usuario de internet que busca visibilidad como su pan de cada día. Si no reciben carnaza acaban por desaparecer.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CULTURA DIGITAL

Diagnosticar depresión a través de Facebook: el futuro de las redes sociales

La forma en que hacemos uso de las redes sociales cambia ante modificaciones en nuestro estado de ánimo. Por eso, un equipo de investigadores de dos universidades estadounidenses ha realizado un algoritmo capaz de diagnosticar depresión a partir de datos extraídas de las publicaciones en Facebook de una persona.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Hipertextual-Azucena Martín

Las redes sociales son sin duda un arma de doble filo. Cada vez son más los casos conocidos de niños y adolescentes atraídos por sectas o redes de pornografía infantil a través de este medio. También son muy criticadas por llevar a muchas personas a centrar más su atención en la imagen que darán en su próxima publicación de Facebook que en disfrutar del aquí y el ahora. Incluso pueden volverse realmente adictivas, interfiriendo claramente en el día a día de un individuo. Todo eso sin tener en cuenta lo fácil que hacen difundir bulos y fake news a velocidades que hubiesen resultado increíbles hace apenas unos años.

Sobran las razones para temerlas, pero también para apreciarlas, ya que un buen uso de ellas puede acarrear muchos beneficios para quienes las utilizan. Su ventaja más conocida es la capacidad para conectar entre sí a personas muy alejadas geográficamente, pero también tienen otras muchas virtudes. Un buen ejemplo de ello es el que acaba de publicar en PNAS un equipo de científicos procedentes de las universidades de Pensilvania y Stony Brook, en el marco del conocido como Proyecto Mundial del Bienestar (WWP por sus siglas en inglés). En dicha publicación estos investigadores muestran el resultado de varios años de trabajo en el desarrollo de un algoritmo capaz de diagnosticar depresión a través de las publicaciones en Facebook de una persona.

Facebook: donde los psicólogos no pueden acceder

El principal atractivo de usar las redes sociales para diagnosticar la depresión es que muestran partes de la vida de una persona a las que los psicólogos no pueden acceder fácilmente.

Esta es la máxima principal de los científicos responsables de este estudio, que comenzó hace seis años, cuando investigadores del WWP empezaron a estudiar cómo podrían relacionarse las palabras empleadas por una persona con su estado emocional. Al concluir que parecía haber una vinculación clara, el fundador del proyecto, Johannes Eichstaedt, se preguntó si podrían también asociarse al uso de las redes sociales. De ser así, podrían desarrollarse aplicaciones capaces de diagnosticar la depresión y otros trastornos mentales, incluso antes de que el entorno del paciente en cuestión sospeche.

Para comprobarlo, utilizaron los datos de 1.200 personas que accedieron a compartir de forma anónima tanto sus publicaciones de Facebook como los registros de su historial médico. De todos estos individuos, 114 tenían en su historial un diagnóstico por depresión, por lo que pasaron directamente a formar parte del estudio. Además, por cada uno de ellos se tomaron otros cinco voluntarios sanos, que sirvieron como control. Solo se eliminó del estudio una persona, por no contar con suficientes palabras en sus publicaciones.

Establecidas las personas que participarían, se procedió a analizar las publicaciones en la red social de los pacientes depresivos en los años anteriores al diagnóstico y también las del grupo control en el mismo periodo de tiempo. De este modo, establecieron cuáles eran las palabras y expresiones más utilizadas por personas con depresión y utilizaron técnicas de aprendizaje automático para desarrollar un algoritmo capaz de detectarlas incluso tres meses antes del primer registro médico de la enfermedad.

Estos marcadores principalmente se dirigen a expresiones relacionadas con procesos emocionales, cognitivos e interpersonales, como la hostilidad, la soledad o la tristeza. Buen ejemplo de ello es el uso repetido de pronombres personales en primera persona o palabras referidas a sentimientos negativos.

Aunque no todo el mundo exhibe su vida de la misma manera en redes sociales y, de hecho, mucha gente ni siquiera tiene cuenta en ellas, a grandes rasgos podría ser una buena herramienta. Los propios investigadores reconocen que el estudio cuenta con algunas limitaciones, como el uso de muestras poblacionales únicamente urbanas o el hecho de que no todos los diagnósticos por depresión establecidos en los registros médicos se realizaron a través de entrevistas clínicas estructuradas. De cualquier modo, es una clara señal de las nuevas aplicacionesque podrían tener las redes sociales en un futuro no demasiado lejano. Ya que exponemos toda nuestra vida en redes sociales, ¿qué menos que sacar algo positivo de ello?

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

La Inteligencia Artificial permitirá la democratización de la creatividad

Creatividad humana vs. la artificial, ¿Quién ganará?

Valeria Romero

Publicado

en

Los profesionales dedicados a la creatividad como el diseño y otras disciplinas, dependen totalmente de tecnologías tanto de software como hardware para realizar su trabajo, por ello Adobe, la mayor empresa desarrolladora de software para creativos, encargó un estudio cualitativo a Pfeiffer Consulting, para descubrir la posibilidad de integrar Inteligencia Artificial (IA) a sus nuevos programas.

El estudio se realizó con más de 75 profesionales, con más de 35 años de experiencia laboral, provenientes de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Lo que descubrieron fue que más de la mitad de los encuestados expresó un amplio interés en utilizar Inteligencia Artificial y aprendizaje automático para su proceso creativo.

Al contrario de otros profesionales que están en peligro de perder sus empleos debido a la automatización, el estudio reveló que a los creativos no les preocupa que estas tecnologías los suplanten en el trabajo, ya que afirman que la chispa de la creatividad es meramente humana.

Por otro lado, 74 por ciento de los encuestados expuso que ven un mayor potencial de la IA en otras tareas que son tediosas y no creativas.

En el ámbito de integrar un asistente IA, los encuestados se mostraron positivos para probarlos en su trabajo.

El 89 por ciento manifestó que estarían interesados en un asistente que reduzca la monotonía en su trabajo, 81 por ciento dijo que estarían dispuestos a probar un asistente que enseñe nuevas funciones o herramientas y 77 por ciento está interesado en un asistente que ayude en la búsqueda de imágenes.

En cuanto al tipo de trabajo que les gustaría que la Inteligencia Artificial permitiera realizar más fácilmente, estos fueron los resultados:

El 43 por ciento de los encuestados de Estados Unidos afirmó que les gustaría que ayudara en el trabajo de motion graphics; en Europa para el modelado 3D y la animación digital ocuparon el primer lugar.

Chris Duffey, gerente senior de desarrollo estratégico de AI en Adobe, afirmó que la Inteligencia Artificial permitirá a los profesionales “pasar de creativos a creadores”.

Además, explicó que estas tecnologías permitirán democratizar la creatividad, ofreciendo a personas no profesionales obtener mejores resultados en trabajos creativos ocasionales.

Si quieres ver el estudio completo te lo dejamos aquí.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

Gasto hormiga se mueve al ‘streaming’

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Milenio –  Karen Guzmán

Los tiempos han cambiado y la forma de gastar también, el café de las mañanas, las moneditas al viene viene, comprar una botella de agua, chicles o la revista semanal son pequeños gastos que regularmente se consideran insignificantes, a todo esto de manera silenciosa se le han sumado nuevos gastos como transporte, música y películas on demand.

Un ejemplo es la popularidad que ha cobrado entre la población el servicio de música streaming Spotify, cuya membresía básica es de 99 pesos; otros es el caso de Netflix, que cuesta 109 pesos al mes; mientras en el servicio transporte Uber y Cabify tienen costos mínimos de 40 y 41 pesos, respectivamente.

De acuerdo con un sondeo realizado por Coru, una plataforma de comparación de servicios financieros, 45 por ciento de los mexicanos tiene contratado al menos un servicio de streaming, que al representar pequeños gastos mensuales, no se percibe cuánto dinero se invierte anualmente en ellos.

El documento destaca que 33 por ciento utiliza por lo menos una vez a la semana algún tipo de servicio de transporte privado como Uber o Cabify, el 26.7 por ciento acostumbra este tipo de movilidad más de una vez a la semana y 13 por ciento lo usa una vez cada 15 días.

En el sondeo realizado en septiembre de 2018 participaron 300 personas mayores de 18 años, de todos los niveles socioeconómicos en México, también incluye servicios de entrega de comida como Uber Eats o Rappi, los cuales también son utilizados por lo menos una vez a la semana por 33 por ciento.

La plataforma señala que la mejor forma para mantenerse fuera de riesgo en este tipo de gastos, es llevar un control de todos los servicios contratados, teniendo este dato se puede establecer un presupuesto para cada plataforma y evitar rebasarlo.

El principal gasto para los mexicanos representa salir a comer a restaurantes, como lo afirma el 28 por ciento, en tanto el 26 destina mayor parte a comprar ropa, accesorios y zapatos, el 14 prefiere viajar y adquirir experiencias, el 6.7 lo invierte en cursos y el 6 por ciento en la compra de artículos tecnológicos.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Trending

Bitnami