COMUNIDAD MEDIATELECOM

CULTURA DIGITAL

Lo que el miedo a los robots asesinos nos dice sobre la inteligencia artificial

La evolución de ‘Westworld’ en medio siglo muestra el gran salto pendiente de la robótica

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El País-Javier Salas

Westworld fue escrita y dirigida por Michael Crichton en 1973, veinte años antes de estrenar Parque Jurásico, y su idea para ambos guiones era básicamente la misma: alguien con mucho dinero y pocos escrúpulos decide montar un parque temático aprovechando el vanguardista desarrollo de una tecnología que todavía no está al alcance de nadie más. El avance jurásico era la ingeniería genética para resucitar velocirraptores. El logro de Westworld (que en España se estrenó como Armas de metal) era el desarrollo de una robótica capaz de crear androides casi humanos contra los que cometer tropelías gracias a que siempre pondrían la otra mejilla. Hasta que se rompen los frágiles hilos de los que pende la creación por un problema inesperado que pone en riesgo la vida de todos los protagonistas.

En la película ‘Westworld’, de 1973, los robots solo parecían inteligentes y les convertía en asesinos el primer virus informático del celuloide

En 2016, HBO estrenaba una cara y sofisticada serie inspirada en la película de Crichton. La nueva Westworld ha generado muchas reflexiones sobre el futuro de la robótica y la inteligencia artificial; una de ellas, la del peligro que pueden suponer los robots, pero ¿de qué miedo hablamos concretamente? ¿Cuál era el temor que generaba Yul Brynner con ojos metalizados y qué diferencia hay con el de los actuales los robots vaqueros? Y, sobre todo, ¿qué nos dicen esos miedos sobre la evolución de nuestra relación con las máquinas?

En la película original, lo que parecía un lugar idílico para el pecado y el desmelene se convierte en un horror por culpa de algo tan improbable como un virus informático. A quien lea esto ahora le puede parecer ridículo lo de “improbable”, pero la de Westworld en 1973 fue una de las primeras referencias a los virus informáticos (como un error contagioso entre máquinas) y se considera la primera película en la que se habla de esta transmisión vírica entre aparatos. Cuando el responsable científico de los robots explica la aparición de fallos graves en los androides (“un proceso infeccioso que se esparce”), su colega le responde escéptico: “Confieso que me cuesta creer en una enfermedad de máquinas”.

“Pero estas máquinas no son máquinas ordinarias, son casi como organismos biológicos”, le responden. Lo cierto es que así es como sucede: primero una serpiente de cascabel robótica muerde a un turista, luego los científicos se escandalizan porque una “unidad de sexo [mujer androide] rechaza un coqueteo”. Y finalmente, el pistolero que encarna Yul Brynner, parodiando hasta en el vestuario a su personaje de Los siete magníficos, se convierte en un terminator sediento de sangre. Simplemente, el comando que impedía que nos hagan daño se estropea. Estas máquinas parlantes no son tan listas como aparentaban y un simple fallo las convierte en máquinas de matar cuando dejan de respetar a los visitantes humanos. Nada que ver con la serie de HBO, en la que el peligro que se manifiesta no es que los robots pierdan el control, sino que nos superen en inteligencia y se harten de nosotros.

El valle inquietante

La especialista en robótica Robin Murphy identifica tres diferencias esenciales entre ambos Westworld:  “Una es que la narrativa de ficción ha cambiado desde ver el mundo a través del punto de vista de los seres humanos hasta ver y simpatizar con el punto de vista de los robots”, afirma. Y añade: “Una segunda divergencia se encuentra en la narrativa de la ciencia: los robots de 1973 fueron retratados como extensiones de la automatización industrial, mientras que los androides en la serie actual incorporan inteligencia artificial”. “El tercer cambio en los últimos 45 años, quizás el más sorprendente, es que los investigadores en robótica y los legisladores participan en discusiones destinadas a ayudar a proteger a la sociedad de los robots y a proteger a los propios robots”, concluye Murphy, directora del laboratorio de inteligencia artificial de la Universidad de Texas A&M.

En la serie actual empatizamos sobre todo con los androides, porque son ellos los que se hacen las preguntas más humanas

En la serie actual empatizamos sobre todo con los androides, porque son ellos los que se hacen las preguntas más humanas. Como sugiere Murphy en un artículo en Science Robotics,evidencian la necesidad de reconocerles derechos humanos para librarlos de la espeluznante explotación que sufren, convertidos en dianas de tiro y esclavas sexuales. Y todo porque son inteligencias complejas. Murphy considera que es ese detalle el que logra sacar a los robots del valle inquietante.

Ese valle (uncanny valley, como se conoce en inglés) fue definido precisamente en la década de 1970 por Masahiro Mori como el repelús que nos generan los robots a medida que se van pareciendo más y más a los humanos sin llegar a serlo. Solo cuando son realmente humanos dejan de generar esa inquietud. Por eso las famosas réplicas casi humanas de Hiroshi Ishiguro son tan turbadoras: “Debido a sus movimientos bruscos, su quietud antinatural, la ausencia de contacto visual y la demora en la respuesta crean un desajuste frente a sus caras y cuerpos extremadamente reales”, explica Murphy. Los científicos se dieron cuenta rápidamente de que salir del valle inquietante requería mucho más que realismo físico; requiere avances fundamentales en la inteligencia artificial, especialmente la comunicación del lenguaje natural.

De ahí que Murphy asegure que la manera de salir del valle inquietante sea pasar del fake it (simula la inteligencia) de los robots de 1973 al make it (hazlos inteligentes) de la serie de 2016. Es decir, pasar de la inteligencia artificial débil (o estrecha), la que sirve para pequeñas tareas o muy delimitadas, a una inteligencia artificial fuerte, aquella que permitiría a las máquinas desarrollar mejor que los humanos cualquier tarea realizada por ellos. Por eso los androides de HBO, creados por Lisa Joy y Jonathan Nolan, ya no nos dan repelús, nos dan miedo. Porque son como nosotros, pero más capaces, más inteligentes y sin nuestros lastres psicológicos.

El mayor miedo que manifiestan hoy los europeos frente a los robots inteligentes es que le “roben el trabajo a la gente”: un 72% de los encuestados

En los últimos años, el Eurobarómetro ha mostrado la percepción de los europeos sobre los robots y queda claro que el recelo es manifiesto. Se prefiere que estos aparatos realicen tareas complejas y peligrosas (84%), como rescates y exploración espacial, mientras que recelan bastante más de su uso en tareas más sensibles, como el cuidado de menores y mayores. Aunque el mayor miedo que manifiestan hoy los europeos frente a los robots inteligentes es que le “roben el trabajo a la gente”, con un 72% de los encuestados. Lo más llamativo es que entre 2014 y 2017 el porcentaje de europeos con una percepción favorable de los robots ha caído desde el 70% al 61%. Casi diez puntos en tres años. La diferencia sustancial es que en 2014 se preguntaba por la visión sobre los robots y en 2017 se preguntó por “los robots y la inteligencia artificial”.

Desde el Golem a Frankenstein estas creaciones inteligentes terminaban girándose con furia hacia sus creadores. ¿Podemos hacer que los androides se comporten como humanos, pero sin el egoísmo y la violencia que aparecen en Westworld y otras obras de ciencia ficción? David Eagleman, neurocientífico de Stanford y asesor de los guionistas de la serie de HBO está seguro de que sí. “Odiaría estar equivocado acerca de esto, pero gran parte del comportamiento humano tiene que ver con restricciones evolutivas. Cosas como la competencia para sobrevivir y para aparearse y para comer. Esto forma cada parte de nuestra psicología. Por tanto, los androides, sin poseer esa historia, sin duda aparecerían con una psicología muy diferente”, aseguraba el experto en una entrevista enScience. Pero si tiene dinero, contrate a un experto en bioética antes de montar el parque, no solo para el pase previo a la inauguración.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CULTURA DIGITAL

‘Detox digital’ o cómo desintoxicarse de las nuevas tecnologías

Expertos aconsejan replantear la relación con las redes sociales y los dispositivos electrónicos.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Tiempo

Varias investigaciones demuestran que los momentos de descanso –vacaciones, feriados y fines de semana– son también los momentos del año en los que más se usa el ‘smartphone’, un 30 por ciento más, aunque tradicionalmente han sido sinónimo de desconexión. La razón es que las personas disponen de más tiempo libre y de ocio.

El problema son las consecuencias negativas que se derivan de esta realidad. “Si se dedican más de dos horas al día a las redes sociales aumenta el riesgo de adicciones comportamentales, trastornos psicológicos y de alimentación, sobre todo en adolescentes, mujeres jóvenes y personas solteras”, advierten desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (Imeo).

Al uso del ‘smartphone’ hay que sumarle el de los dispositivos digitales que invaden el hogar: portátiles, tabletas, consolas de videojuegos, computadores para ‘gaming’, pantallas y proyectores de cine ‘online’. “Todo ello hace aún más difícil la tarea de desconectarse finalizadas las vacaciones y hay que retomar la rutina”, explica el experto en nutrición del Imeo, Rubén Bravo.

“Con la inercia de las vacaciones, vamos generando hábitos que, poco a poco, nos hacen más dependientes del mundo tecnológico”, añade la psicóloga María González, del mismo instituto. De hecho –prosigue–, si se dedica más tiempo a las redes sociales y los dispositivos electrónicos que al contacto social real con familiares o amigos y a la actividad al aire libre, “estamos ante una adicción”.

Basándose en una serie de estudios e informaciones recientes, los dos expertos coinciden en apuntar que este mal manejo de celulares y redes sociales provoca una descarga de dopamina en el cerebro que a la larga crea una dependencia emocional que puede ser peligrosa.

Es por eso que la vuelta a las actividades cotidianas tras las pausas puede ser un buen momento para depurarse a nivel digital y replantearse qué tipo de relación se está construyendo con las redes. “Se trata de un momento en el que solemos volver más relajados, con un buen estado de ánimo y es un excelente punto de partida para evitar malos hábitos”, asegura la psicóloga Ana Gutiérrez. Es lo que denomina ‘detox digital’, que pasa por marcarse límites concretos en el uso de estos dispositivos.

12 claves para la ‘Detox digital’

Evitar distracciones

Revise y de baja los ‘newsletters’ que no lea y que solo generan ruido.

Desactive los avisos del correo electrónico

Por ejemplo, las notificaciones para la bandeja de entrada del correo electrónico, y propóngase dos horarios específicos al día para realizar una revisión de sus correos.

Silencie los grupos de chat

Deje en silencio los grupos de chat y elimine aquellos que ya no utilice.

Diga adiós a las alertas de WhatsApp

Desactive las notificaciones y sonidos de WhatsApp para no estar constantemente pendiente del celular cada vez que le avise de la entrada de un nuevo mensaje.

Reflexione sobre sus redes sociales

Haga un balance sobre cómo utiliza estas plataformas y elimine aquellas que le generen negatividad psicológica o excesiva dependencia.

Controle el tiempo que le dedica

Empiece a contar las horas que dedica al día a las redes sociales, fijándose un máximo de tiempo y, cuando ese tiempo se agote, dirija su atención a otras actividades y no vuelva a acceder en toda la jornada a estas plataformas.

Deje el celular en casa de vez en cuando

En su tiempo de descanso, fines de semana o vacaciones, trate de acceder lo menos posible a su celular. Puede ayudar no llevarlo encima constantemente. Déjelo en casa de vez en cuando y notará el cambio.

Retome las actividades y las aficiones abandonadas

Recupere esas lecturas atrasadas y actividades al aire libre. Haga un listado de aficiones y quehaceres alternativos que disfrute y que no requieran el uso de dispositivos electrónicos.

Cree su propia rutina

Establezca unos horarios que incluyan los tiempos de trabajo y los de ocio, así como las cinco comidas principales. Esto le ayudará a planificar qué momentos del día va a destinar a sus actividades diarias sin que el celular interfiera con el resto de tareas.

La comida, un momento de esparcimiento

Evite el uso de pantallas y del móvil mientras come. Acuerde con el resto de personas que lo acompañan a la mesa la posibilidad de dejar los celulares fuera del alcance de todos.

Reduzca las conversaciones ‘online’

Trate de bajar el tiempo que dedica a hablar por redes sociales o mensajes y sustitúyalas por encuentros en persona o llamadas de teléfono en las que pueda prestar una atención al aquí y ahora.

Utilice un reloj despertador

Compre un reloj con alarma en vez de emplear la del celular. Este sencillo gesto ayudará a que consultar las redes sociales no sea la primera actividad que realice nada más despertarse.

Redes sociales y desórdenes alimenticios

La psicóloga Ana Gutiérrez apunta que las redes sociales pueden contribuir al desarrollo de trastornos de orden alimenticio, como atracones, comer de forma compulsiva, bulimia, ortorexia, vigorexia o anorexia, así como otras consecuencias desfavorables, como depresión, comparación social negativa o ‘bullying’ (matoneo).

Su uso excesivo también favorece un estilo de vida sedentario, cuadros de sobrepeso y desajustes en los horarios de sueño y en las comidas. “Durante su manejo se genera, además, un mayor consumo de alimentos altamente procesados ricos en grasas y azúcares”, añade el nutricionista Rubén Bravo.

Otro de los problemas asociados es la tendencia a consultar sistemáticamente páginas sobre la pérdida de peso, la quema de grasa, la alimentación deportiva, los ejercicios para aumentar o reducir volumen, las dietas sin sustento científico y la venta de esteroides. “Se trata de contenido que incide directamente en las conductas obsesivas y compulsivas en las personas predispuestas a los desórdenes alimentarios”, asegura la nutricionista Andrea Marqués, que añade: “Compararse con los estilos de vida que se muestran en plataformas como las redes sociales, que ensalzan un ideal poco realista de felicidad 24 horas, puede generar sentimientos de insatisfacción y ansiedad que se compensan con ingestas excesivas de alimentos muy calóricos”.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

Circula nuevo correo falso de Apple y Spotify que intenta robar datos de usuarios

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Transmedia

Para estar atentos, una vez más aparece una estafa de suplantación de identidad (phishing) que está intentando engañar a las personas para que renuncien a Apple ID y que ha quedado al descubierto por los medios de comunicación en el Reino Unido y que daba cuenta de que un usuario supuestamente recibía un mail de parte de Spotify y Apple Music con un comprobante de pago de Spotify por US$150.99.

Claramente la estafa obviamente intenta asustar a los usuarios con un cargo aparentemente fraudulento a su tarjeta de crédito e intenta que los usuarios hagan clic en un enlace que los lleva a un sitio de ID de Apple falsa donde pueden “cancelar” su suscripción, pero en realidad, el sitio es una web falsa que recopilará el correo electrónico y la contraseña de Apple ID del usuario.

Si bien las estafas de phishing dirigidas a los usuarios de Apple no son nuevas, este ataque en particular resalta lo convincentes y sofisticados que pueden ser.

El correo electrónico en sí es bastante simple pero puede parecer lo suficientemente auténtico como para engañar a los usuarios inconscientes. La falsa página de destino de ID de Apple también parece increíblemente real, y a muchos usuarios les resultaría difícil decir la diferencia entre los dos a primera vista.

Si un usuario ingresa su ID de Apple y contraseña en una página web de este tipo, los hackers podrían tener acceso total a sus cuentas. y eso puede incluir realizar compras fraudulentas de iTunes o App Store (lo que les pasó a muchos usuarios chinos recientemente) e incluso podrían robar fotos, calendarios y otros datos confidenciales de iCloud.

MEDIDAS DE PRECAUCION

En primer lugar, la dirección web del sitio  Apple falsa, si bien contiene “myappleid”, el resto de la URL tiene varios aspectos sospechosos como “confirmar cancelación” y “aijcbtgroup”. Estas no son direcciones web utilizadas por Apple.

De manera similar, generalmente puede distinguir páginas web auténticas de grandes compañías tecnológicas porque serán HTTPS, en lugar de HTTP.

Los pequeños detalles pueden ser fáciles de pasar por alto, pero también son una clara señal de que se trata de una estafa. Apple y Spotify nunca enviarían un correo electrónico conjunto y mientras que el correo electrónico dice ser un recibo de Apple, está firmado con “Saludos cordiales, el equipo de Spotify”.

Normalmente, los errores gramaticales y de ortografía también están presentes en muchas de estas estafas, pero todo indica que cada vez hay más esmero pues en  este ataque en particular parece estar relativamente libre de esos errores comunes.

En segundo lugar, es una buena idea tener habilitada la autenticación de dos factores, pues cuando esta función de seguridad está activada, los atacantes no podrán iniciar sesión en su cuenta a menos que tengan acceso físico a uno de sus dispositivos iOS o Mac de confianza.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

¿Cómo entrenar una inteligencia artificial con pocos datos? Bienvenidos al “Small Data”

Cada vez más, la inteligencia artificial empapa el debate y la innovación tecnológica allá donde se mire. Pero, aunque en ocasiones pueda parecerlo, no se trata solo de un claim comercial de distintas multinacionales para hacer más atractiva la última versión de su producto.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Hipertextual-David Ortiz 

La IA lleva de cabeza a cientos de miles de investigadores de todo el mundo, y disciplinas como el aprendizaje automático o el aprendizaje profundo tienen cada vez más aplicaciones. Estos modelos informáticos, en principio, basan sus predicciones en ingentes cantidades de datos. Pero, ¿es siempre así?

La teoría es relativamente sencilla: le enseñas decenas o cientos de miles de imágenes a una red neuronal, junto a su categoría, y de esta forma aprenderá a categorizar el resto de imágenes que le enseñes en base a los patrones que extrajo de las primeras.

Por ejemplo, en el caso de la detección de cáncer de mama se han utilizado utilizaban unas 40.000 mamografías para el entrenamiento, y otras 10.000 para su verificación. Pero, ¿qué ocurre cuando estamos frente a una enfermedad rara? ¿Qué pasa si tenemos solo un pequeño puñado de datos?

Small Data: todavía hay hueco a la predicción cuando cuentas con pocos datos

Si bien una red bien entrenada puede superar el rendimiento de especialistas en un área, una poco entrenada da lugar a falsos que se quieren evitar. Ahí es donde entra el ‘Small Data’. Este se basa en el tratamiento apropiado y más avanzado de los pocos datos de los que se dispone para obtener resultados mucho más precisos.

Esto es extrapolarle a multitud de casos, por ejemplo:

  • Detección de partes defectuosas en una fábrica.
  • Reconocimiento de ejemplares de especies en peligro de extinción.
  • Detección de partículas, como el bosón de Higgs, en experimentos de altas energías.

Al final, se trata de utilizar modelos estadísticos que se ajusten de una forma más precisa al caso que se está tratando. Justin Kinney, investigador en el Cold Spring Harbor Laboratory, explica cómo, por ejemplo, su modelo de física de partículas (DEFT) puede ser aplicado a otros casos con poco volumen de datos.

El equipo de Kinney publica en Physical Review Letters cómo han aplicado este modelo a predicciones en ensayos clínicos con pacientes bajo medicación. En estos estudios, se busca obtener predicciones con el menor volumen de datos -y riesgo- posible.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Trending

Bitnami