COMUNIDAD MEDIATELECOM

INTERNET

¿Peligra la web con la eliminación de la neutralidad en EE.UU.?

Trump dará vía libre a operadores de banda ancha para que discriminen paquetes de datos en internet.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Tiempo-Ariel Torres

Internet es, de lejos, la obra de ingeniería más compleja jamás construida. Pero una decisión del presidente Donald Trump, que entrará en vigor este lunes, pone en jaque, al menos en Estados Unidos, uno de sus principios básicos: la neutralidad de la red.

¿Qué es la neutralidad? Que todos los paquetes de datos deben ser tratados igual. Que ni los proveedores de conexión internet ni los operadores de banda ancha pueden discriminar arbitrariamente ningún paquete.

Para entender este enunciado es necesario mirar dentro del mecanismo con el cual funciona internet. Toda la información que circula por la red lo hace encapsulada en paquetes de datos. Sin importar si se trata de un mensaje de WhatsApp, una publicación en Facebook, una foto de Instagram o un ‘mail’, toda la información circula como paquetes discretos que se mueven de forma autónoma, independiente y adaptable. En el camino, una infraestructura que opera automáticamente les va indicando la mejor ruta para llegar a destino. Al final, en un pestañeo, los paquetes se reensamblan y vemos el mensaje de WhatsApp, el post en Facebook, la foto en Instagram.

Al deconstruir la información en piezas simples, los creadores de esta tecnología (los estadounidenses Bob Kahn y Vinton Cerf) consiguieron conectar redes muy diversas entre sí. Crearon, con la tecnología internet (también conocida como TCP/IP), el lenguaje universal de las redes.

Al contrario de lo que se cree, internet no conecta computadoras; conecta redes, y este fue su aporte disruptivo cuando se la puso en marcha, el primero de enero de 1983. Si desde su casa puede visitar las páginas de un sitio en Japón, eso sucede gracias a que su red y la del sitio japonés están conectadas a internet, saben hablar ese idioma común.

Con este correo, las cartas (paquetes de datos) llegan sin importar cuál es el idioma que se habla en el país del destinatario o del remitente, si las calles tienen números o nombres, o si son de asfalto, tierra o adoquines.

Vinton Cerf, uno de los creadores de internet, y Tim Berners-Lee, el inventor de la web, son férreos defensores de la neutralidad. Pero Bob Kahn, el coautor de los protocolos de internet, se opone a la neutralidad. ¿Cómo puede ser? ¿No es lógico evitar la discriminación arbitraria? ¿Acaso la neutralidad no nivela la cancha para que cualquier nuevo emprendedor pueda prosperar e innovar sin pedir permiso ni pagar peajes? Por supuesto que sí. El problema es que no existe una única definición de neutralidad.

Kahn habla de discriminar paquetes para mejorar la calidad del servicio, algo que internet hace por diseño. Cerf habla de discriminación arbitraria (por ejemplo, para que el proveedor de conexión gane más dinero o privilegie sus propios servicios). Ambos tienen razón porque cada uno habla de una neutralidad diferente.

Si desde su casa puede visitar las páginas de un sitio en Japón, eso sucede gracias a que su red y la del sitio japonés están conectadas a internet, saben hablar ese idioma común

Un tema muy polarizado

Aparte de que es un asunto extremadamente técnico, está muy polarizado. En Estados Unidos, el demócrata está a favor de la neutralidad, mientras que el republicano no. El problema de esta polarización es que, como se vio antes, la neutralidad no tiene una sola definición. Tiene al menos dos. De hecho, la escala de internet es tan fabulosa que conduce a paradojas desconcertantes. Una de ellas podría resumirse así: internet no podría funcionar si fuera 100 por ciento neutral, pero tampoco podría hacerlo sin un alto grado de neutralidad.

El retruécano se esconde en cuestiones de ingeniería, en las que no hay lugar para la política. Hagai Bar-El, un ingeniero israelí experto en seguridad informática, definió así la neutralidad: “Es la adhesión al paradigma de que la operación en una cierta capa de un componente de la red (o un proveedor) que ha sido constituido para operar en esa capa no sufre la influencia de la interpretación de los datos procesados en las capas superiores”.

En este abismo entre el debate político, el eslogan para la tribuna, los intereses económicos y las sutilezas técnicas se ancla la polémica que viene subiendo de volumen desde hace tres años en Estados Unidos. Es decir, la polémica sobre si internet debe ser neutral por decreto o dejar de serlo por decreto.

Obama versus Trump

Durante la mayor parte de su historia, internet fue lo bastante neutral como para garantizar la innovación y la competencia equitativa. Pero, como suele ocurrir en esta industria, a principios de siglo se inició un fuerte proceso de concentración. Google y Facebook se quedaron con el negocio de la publicidad ‘online’. Netflix, con el cine y las series por ‘streaming’. Amazon y Alibaba, con el comercio electrónico. Y también se concentró el negocio de las telecomunicaciones, esto es, los proveedores de conexión y de infraestructura.

A los primeros les convenía la neutralidad. A los otros, desde luego, no. La tensión se puso al rojo vivo cuando Comcast (un proveedor de conexión) estranguló el tráfico de datos de Netflix para forzar un acuerdo comercial, violando la neutralidad.

Para evitar tales abusos, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por su sigla en inglés) estableció en el 2015 que los operadores de banda ancha quedaran clasificados bajo el título II de la ley de telecomunicaciones de ese país. Pasaron así a ser ‘common carriers’ y quedaron sujetos a reglas de interconexión y de no discriminación. Barack Obama había decretado la neutralidad de la red.

Donald Trump, previsiblemente, hizo lo opuesto. Puso al frente de la FCC a Ajit Pai –exabogado de Verizon, uno de los principales operadores de banda ancha–, y la neutralidad quedó en entredicho. En diciembre pasado, por tres votos contra dos, la FCC de Trump revirtió el decreto de Obama y cuando la nueva regulación entre en vigor, el 11 de junio, dará carta blanca a los proveedores de conexión para discriminar arbitrariamente el tráfico de datos.

“El efecto de esta medida será un acceso a internet más barato, rápido y de mejor calidad, así como la internet libre y abierta que hemos tenido durante muchos, muchos años”, les dijo Pai a los periodistas.

Su colega en la FCC, la demócrata Jessica Rosenworcel, fue categórica al criticar el decreto: “La agencia no escuchó al pueblo y le dio poca importancia a su profunda convicción de que una internet abierta debe convertirse en una ley nacional. La FCC está del lado equivocado de la historia, del lado equivocado de la ley y del lado equivocado respecto del ciudadano estadounidense”.

Nótese que ambos enfatizan el concepto de internet abierta. Otra paradoja, pero más fácil de entender. Internet nació como un experimento académico, entre pares. Esta apertura dio origen a la neutralidad. No al revés. La neutralidad fue un resultado de aquel estado de cosas.

en Estados Unidos, la resistencia al cambio ya se manifiesta en el ámbito estatal; varios estados federales se oponen a la derogación de la norma con leyes que restaurarán la antigua neutralidad

Luego, la descomunal concentración de la industria de internet creó silos cada vez más estancos y opacos, pero de los que dependía cada vez más la economía global. Antes de liquidar la neutralidad, la industria misma había terminado con la internet abierta de los primeros años.

Tal vez el único aspecto positivo de la medida antineutralidad de la FCC es que los operadores están obligados (en Estados Unidos) a hacer públicos sus acuerdos comerciales; es decir, la forma como administran el tráfico. El problema es que estas tecnologías son cajas negras y, por lo tanto, detectar y fiscalizar abusos es extremadamente difícil.

“El fin de la neutralidad afectará el tráfico igualitario de contenidos en internet, ya que en la práctica podrá derivar en una mayor velocidad para la circulación de ciertos paquetes de datos en detrimento de otros –observa Fernando Tomeo, abogado especialista en nuevas tecnologías–. Si bien los proveedores de conexión tendrán la llave para discriminar paquetes, también es cierto que conductas de este tipo los exponen a demandas”.

Martín Elizalde, de la consultora Foresenics, sostiene que “en Estados Unidos, la resistencia al cambio ya se manifiesta en el ámbito estatal; varios estados federales se oponen a la derogación de la norma con leyes que restaurarán –en su ámbito territorial– la antigua neutralidad”.

Sin embargo, para Enrique Chaparro, matemático, especialista en redes y secretario del Consejo de Administración de la Fundación Vía Libre, “la ley se incumple abiertamente ante la inacción del ente encargado de regular las comunicaciones”.

Lucha de titanes

Según Chaparro, aunque la idea núcleo de la neutralidad está bien, “la discusión está un tanto fuera de foco, e incluso es un poco anacrónica. Internet se ha vuelto más chata, y los grandes jugadores montan sus propias redes privadas por fuera de la internet pública, para prescindir de los servicios de los operadores de banda ancha globales”. A su juicio, esta batalla es más bien entre colosos. De un lado, los operadores de banda ancha. Del otro, compañías como Google o Netflix. “El problema parece ser menos de neutralidad que de concentración”, observa.

De hecho, la concentración ha sido históricamente el talón de Aquiles de la revolución digital. AT&T, IBM, Microsoft, Google, Facebook, donde se mire, la innovación y el efecto democratizador de las computadoras e internet se han visto bajo la amenaza del abuso de los monopolios. La neutralidad no es sino una nueva víctima. Pero todo indica que, dadas las paradojas antedichas, será un hueso duro de roer.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INTERNET

En México nada es gratis: Usan WiFi del Metro para robar cuentas bancarias

Cientos de denuncias por robo de identidad contra el STC de la Ciudad México han revelado un grave problema con el WiFi gratuito del metro.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Miguel Reyes

Hace poco fue anunciado el término de la instalación de una red WiFi dentro de las instalaciones de una línea más del Metro de la Ciudad de México. Con un costo de millones de pesos por la instalación y mantenimiento de este servicio completamente gratuito, se esperaba que el servicio le fuera de utilidad a las miles de personas que hacen uso del transporte público de la ciudad. Pero desde entonces, al menos 100 denuncias de robo de identidad han sido otorgadas al Sistema de Transporte Colectivo(STC).

Robo( o “fuga”) de datos personales, uso indebido de la red y suplantación de identidad. El STC ha acumulado denuncias y quejas acerca de estos casos relacionados con el uso de la red WiFi en distintas líneas del metro de la CDMX. Aún cuando esta red requiere de una conexión “segura” al pedir un registro al servicio, se han reportado inclusive el robo de cuentas bancarias de personas que han utilizado este servicio.

WiFi en el Metro

Uno de estos casos fue Miriam Sánchez, quien se conectó a esta red en la Línea 3 del metro. Tras navegar en redes sociales y algunas páginas de internet por medio de esta red, se percató 20 minutos después de su conexión original de dos retiros a una de sus cuentas bancarias que fueron realizados sin su permiso, y que juntos superan los 20 mil pesos.

Me llegaron dos cargos a mi tarjeta de al menos 20 mil pesos que, por supuesto, yo no hice. Reclamé al banco inmediatamente; sin embargo, el asesor me dijo que posiblemente se trató de una fuga de datos personales o un virus que obtuve cuando me conecté a la red de WiFi del Metro(sic)” mencionó Miriam Sánchez, en una entrevista con Big Data.

El riesgo de usar WiFi gratuito

Aunque no se conoce a los responsables de estos ataques, el riesgo de utilizar la red se puede reconocer al leer los términos que aceptamos al utilizar el servicio. La compañía de seguridad que maneja el servicio de WiFi en el metro, BKO Security, específica antes de otorgar acceso que al aceptar los términos les entregamos casi todos los derechos de nuestra información.

BKO Security

Utilizar, tratar, recolectar, procesar, almacenar información, incluidos los envíos por correo electrónico y telefonía celular de cada usuario”, o al menos así se lee en el documento que todos deben aceptar antes de conectarse a esta red gratuita.

Por si fuera poco que esta empresa puede hacer lo que desee con la información de los usuarios, sin excepción, al entrar a la red por medio de alguna red social, como lo son Twitter, Facebook o Instagram, también le otorga control de sus cuentas a esta empresa. Esto significa que tienen la capacidad de modificar el perfil de cualquier usuario, realizar publicaciones bajo el nombre del usuario, y leer todo mensaje que pasa por nuestros perfiles.

Tal vez esté WiFi “gratuito” no te cobra por acceder a él. Pero el precio puede ser alto para tu seguridad cibernética.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

INTERNET

El polémico tuit por el que están investigando a Elon Musk (y por qué Arabia Saudita puede salir al rescate del fundador de Tesla)

Los 280 caracteres de Twitter son suficientes para que Elon Musk se siga metiendo en problemas.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

BBC Mundo

El mes pasado, un tuit en el que calificaba de “pedófilo” a uno de los buzos que protagonizaron el rescate de 11 personas en una cueva de Tailandia lo puso al borde de un proceso judicial por difamación.

Ahora, es el mensaje en el que anunciaba que estaba pensando sacar a Tesla de la bolsa el que lo ha vuelto a poner contra las cuerdas.

Este lunes ha tenido que publicar una nota aclaratoria y revelar quién es el fondo inversor que estaría interesado en hacerse con las acciones de su compañía.

Todo empezó la semana pasada cuando el también fundador de SpaceX, escribió un tuit en el que aventuraba la posibilidad de convertir a su compañía de automóviles eléctricos en una empresa privada con “financiamiento asegurado“.

Los 61 caracteres del tuit provocaron un alza de las acciones de Tesla en la bolsa y, también, una polémica sobre si Musk debió usar Twitter para hacer un anuncio de esa envergadura.

El proceso legal

El pasado viernes, varios inversionistas presentaron dos demandas contra Musk por considerar el anuncio “fraudulento y engañoso”, ya que en su criterio, buscaba únicamente provocar un remolino en la bolsa.

Pero las posible consecuencias legales no quedaron ahí.

De acuerdo con reportes de varios medios estadounidenses, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) está investigando también a Musk (o más bien, a su tuit) para determinar si era una broma, si iba en serio y -en ese caso- determinar si violó la ley.

Publicación de Twitter por @elonmusk: Am considering taking Tesla private at $420. Funding secured.

La vara para medir la legalidad del tuit de Musk es una ley de 1934, que prohíbe a las empresas que cotizan en bolsa anunciar sus planes para comprar o vender valores si los ejecutivos no tienen la intención de hacerlo, si no cuentan con los medios para ello o si, simplemente, buscan manipular el precio de las acciones.

Si bien Twitter fue una forma poco convencional de hacer el anuncio, la SEC -que regula el mercado estadounidense- permite a las empresas usar redes sociales siempre que se les avise a los inversores con anterioridad.

Sin embargo, no queda claro si Musk cumplió con esto y varios grupos de inversiones denunciaron que no habían sido notificados.

No obstante, la gran interrogante del anuncio era si, en realidad, había una fuente de financiamiento real detrás del tuit.

Un auto de Tesla.
Se conoce que en el pasado Tesla ha tenido problemas para alcanzar sus metas de producción.

De lo contrario, las penurias que ya tiene Tesla en sus ingresos se multiplicarían con el escándalo legal que esto representaría.

Por eso, este lunes Musk no tuvo más alternativa que revelar quién sería el bolsillo detrás de la potencial salida de Tesla de la bolsa.

Un fondo saudita

Una publicación en su blog fue el espacio que utilizó Musk para calmar las cosas e intentar justificar su tuit.

“La única forma en que podía tener discusiones significativas con nuestros mayores accionistas era comunicarles mi deseo de privatizar la empresa. Sin embargo, no sería correcto compartir información sobre la privatización solo con nuestros mayores inversores sin compartir la misma información con todos los inversores al mismo tiempo”, alegó.

Y también, presentó al, hasta ahora, desconocido potencial inversor.

Según Musk, es el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, que posee ya el 5% de las acciones de Tesla.

Tesla.
El fondo de inversión saudita quiere apoyar la salida de Tesla de la bolsa, según Musk.

De acuerdo con Musk, en una reciente reunión, el líder saudita del fondo “expresó su pesar por no haber avanzado anteriormente en una transacción privada con ellos y reiteró su apoyo para financiar una transacción privada para Tesla en este momento”.

El Fondo saudita ha optado en los últimos años por diversificar sus activos lejos del petróleo y ha realizado movidas en otros sectores que van desde comprar acciones de Tesla hasta invertir en obras de artes o en la creación de museos.

Según información oficial, tiene un monto de US$2 billones bajo su administración y su deseo de diversificar sus inversiones responde a un programa estatal llamado Visión 2030, que busca disminuir la dependencia del país de los ingresos petroleros.

La salida de la bolsa

Si Musk saca finalmente a Tesla de la bolsa, podría continuar el desarrollo de sus productos fuera del escrutinio trimestral al que deben someterse las empresas que cotizan.

En una carta enviada la pasada semana a sus empleados, el también creador de Paypal aseguró: “Ser pública significa que hay un gran número de personas que tienen el incentivo para atacar a la empresa”.

Tesla perdió casi US$2.000 millones el año pasado y, en lo que va de 2018, ha gastado aproximadamente US$1.800 millones en efectivo a medida que aumenta la producción del Modelo 3.

Al final del trimestre de junio, la compañía tenía US$2.200 millones en efectivo en sus reservas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

INTERNET

Plataformas de video de China pagarán menos a sus actores por evasión de impuestos

Carolina Valdovinos

Publicado

en

Las principales plataformas de video en streaming de China, iQiyi, Youku y Tencent Video, se comprometieron a limitar la paga de los actores, mientras las autoridades intensifican su investigación de evasión de impuestos sobre la industria cinematográfica.

Esta medida fue tomada después de que surgieran acusaciones de que algunos de los actores más famosos de país firmaban contratos “yin-yang”, esto trata de un contrato que establece los términos de pago acordados y un segundo convenio con una cifra menor para las autoridades fiscales y asegurar pagar menos impuestos.

Las compañías acordaron limitar el pago a actores 40 por ciento del costo total de producción. El pago de los actores principales no implica más de 70 por ciento de los cheques de pago.

Los contratos “yin-yang” son ampliamente utilizados en China y se caracterizan por todo tipo de adquisiciones de bienes raíces hasta clubes de fútbol.

La Asociación de Productores de Programas de Radio y Televisión de Capital, prometió poner en la lista negra a cualquiera que eluda impuestos, rompa contratos o firme un contrato “yin-yang”.

Cabe destacar que hasta el momento ningún actor o actriz chino ha sido condenados por fraude fiscal.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

DÍA A DÍA

junio 2018
L M X J V S D
« May   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Trending

Bitnami