COMUNIDAD MEDIATELECOM

POLÍTICA

El «yo confieso» por carta de Mark Zuckerberg

El fundador de Facebook reconoce en una carta de 229 páginas enviada ayer a los mismos senadores de Estados Unidos a los que no respondió en su día, cuando compareció en persona, que Facebook recopila datos con fines publicitarios cuando los usuarios salen de sus dominios e incluso hasta de quienes no tienen cuenta en su red social

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC-J.M.Sánchez/P.Biosca

Dos meses después de someterse a un «tercer grado» en el Senado de los Estados Unidos (al que le siguió la comparecencia ante el Congreso y hace poco más de un mes su aparición en el Parlamento Europeo), el fundador y responsable de FacebookMark Zuckerberg, dirigió ayer una carta a los senadores para contestar a todas las dudas que en su día dejó sobre la mesa, siendo mucho más rotundo ahora en sus contestaciones.

«Los anunciantes, desarrolladores de aplicaciones y editores nos envían información a través de las herramientas publicitarias de Facebook, como el botón “Me gusta”»

Facebook guarda información tanto de sus usuarios como de personas que no tienen cuenta en esta red social a través de las páginas y aplicaciones que utilizan su herramienta de publicidad. Es decir, cada persona que se «pasea» por webs que tienen integrada su tecnología (sus anuncios con el típico botón de «Me gusta»), envía información a la plataforma, que a su vez utiliza para poner a punto y puliar su lucrativa tecnología publicitaria, su principal fuente de ingresos. Esta afirmación es mucho más explícita que la ofrecida ante el Senado, donde afirmó: «Puede que haya asuntos específicos sobre cómo usted usa Facebook, incluso cuando no está conectado, de los que hacemos un seguimiento para asegurarnos de que no esté infringiendo las políticas del sistema (…) Sé que la gente utiliza “cookies” en internet, y que las personas pueden asociar la actividad entre diferentes sesiones iniciadas».

«Nuestros socios nos proporcionan información de los usuarios fuera de Facebook, incluyendo datos sobre su dispositivo, los sitios web que visita, las compras que hace, los anuncios que ve, tenga o no una cuenta de Facebook»

Un apartado para la polémica. Zuckerberg confirma de esta manera que Facebook recopila datos incluso de los usuarios que no están conectados y de aquellos que no poseen cuenta, señalando a sus «socios», que son empresas anunciantes y desarrolladores de aplicaciones principalmente, como los «chivatos» de la ecuación. Y no solo de que ha entrado en determinada página, sino de su interacción dentro de la misma. Sin embargo, el dueño de Facebook matiza que no emplea los llamados «perfiles ocultos» para guardar información sobre aquellas personas que no tienen cuenta en Facebook.

«Agregamos esos registros para proporcionar resúmenes y puntos de vista a sitios web y aplicaciones sobre cómo visitan muchas personas sus páginas o cómo utilizan sus productos y características específicas, como nuestro botón»

Zuckerberg confiesa de esta manera que toda la información que recopila de la navegación fuera de Facebook después la comparte con sus empresas «socias» (las que se publicitan a través de su plataforma y con su tecnología), una respuesta mucho más concreta que la ofrecida en el Senado, donde dejó claro que su compañía «no vende datos», pero sin especificar hasta qué punto muestra su potencial informativo. «Si un navegador visitó cientos de sitios en los últimos cinco minutos, es una señal de que podría tratarse de un “bot”. Sería una muestra de estar ante una cuenta potencialmente falsa», afirma Zuckerberg en la misma respuesta por escrito, argumentando una defensa ante el mal uso de su plataforma por parte de los usuarios («echando balones fuera» de Facebook). Sin embargo, según afirma el estadounidense, no utilizan «datos de navegación web para mostrar anuncios a los no usuarios o almacenar perfiles sobre ellos».

«Sí. Recopilamos de ordenadores, teléfonos, televisores y otros dispositivos conectados»

La incógnita de hasta dónde se extienden los tentáculos de Facebook queda resuelta: cualquier equipo conectado de un usuario con cuenta en Facebook y que utilice la plataforma, no solo para navegar, sino para, por ejemplo, registrarse en una aplicación diferente a la red social, enviará información no solo acerca de su actividad, sino también sobre los dispositivos que utiliza (marca, modelo, frecuencia de uso e incluso «el nivel de batería», según explica en esta misma respuesta remitida al Senado) para tener un perfil más completo de esa persona. Hasta ahora, Zuckerberg nunca había sido tan rotundo en afirmar acerca de la cantidad de equipos que utiliza para «engordar» su lista de información acerca de los usuarios. De hecho, presencialmente en el Senado afirmó que «no podía asegurar» que su plataforma hiciese uso de dispositivos conectados que no estuvieran conectados a Facebook. «En general no lo hace, pero sí que usa Google o alguna aplicación de mensajería, siempre que el usuario lo permita», remató. De hecho, hace unos días se supo que la compañía otorgó «permisos especiales» sobre datos a fabricantes de dispositivos móviles.

«No sabemos cuántos usuarios compartieron datos con Cambridge Analytica, por lo que los 87 millones de afectados son una estimación muy conservadora»

Una de las críticas que más se repitió en todas las comparecencias de Zuckerberg (ante el Senado, el Congreso e incluso delante del Parlamento Europeo, donde Zuckerberg acudió a explicar de forma voluntaria el escándalo Cambridge Analytica de manera voluntaria hace apenas un mes) fue que Facebook no quería dar cifras exactas acerca de cuántos usuarios habrían visto sus datos personales comprometidos por el caso de la fuga de datos. Las primeras estimaciones contemplaron que 50 millones de personas habrían sido afectadas directamente, aunque poco después las cifras crecían hasta los 87 millones. En su nueva respuesta, el creador de la red social vuelve a rectificar y asegura que, en realidad, se desconoce el alcance del suceso y que, de hecho, las últimas cifras son «conservadoras».

«Hasta la fecha, se han suspendido alrededor de 200 aplicaciones. (…) Muchas son de “prueba” y nunca fueron accesibles, aunque nuestra investigación está en curso»

Aunque la auditoría que Facebook está realizando sobre las aplicaciones que operan en su plataforma y manejan gran cantidad de datos está en marcha, son los medios de comunicación y no la propia compañía quienes están filtrando algunos resultados preliminares. Si bien Zuckerberg informó de que 200 «apps» habrían sido eliminadas por ser sospechosas de recopilar datos como «This is your digital life» (herramienta de la que sacó Cambridge Analytica toda su información para luego influir en procesos políticos como las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. a favor de Donald Trump o incluso el Brexit), no se habían facilitado los nombres concretos de estas aplicaciones para la opinión pública hasta ahora, donde se señala concretamente a desarrolladores como Kogan, AIQ, Cube You, the Cambridge Psychometrics Center y myPersonality. Con esta afirmación, además, se reconoce que existen más desarrolladores que utilizaron el mismo sistema para recopilar información.

«En 2017 tomamos medidas contra unas 370.000 aplicaciones, que van desde la imposición de ciertas restricciones a su eliminación. Por otra parte, hemos requerido que borren los datos a aquellos desarrolladores que han utilizado nuestros datos sin autorización»

Sin dar más datos, esta afirmación de Zuckerberg tiene implícita la confirmación de que otras aplicaciones a terceros han abusado de la información recopilada, si bien no se tiene constancia de que se haya avisado a los usuarios que se han podido ver envueltos en estas filtraciones. A pesar de que la compañía ha prometido informar de nuevas filtraciones, de momento solo ha confirmado un error informático que afectó a 14 millones de personas.

«Vamos a ofrecer a todos los mismos controles y ajustes, sin importar dónde vivan. Pero también seremos más sensibles a las normas regionales, para tener la flexibilidad de trabajar con los reguladores locales»

Zuckerberg se contradice en sus respuestas al Senado afirmando que, por un lado, se aplicarán las mismas políticas de privacidad en toda su plataforma a nivel mundial, pero que se atenderá a las normas específicas de cada país, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR por sus siglas en inglés), mucho más restrictivo que el norteamericano. La explicación de esta enrevesada cita está en el movimiento de la compañía antes de la entrada en vigor de la ley europea, que desplazó 1,5 millones de cuentas alojadas en Irlanda a sus oficinas en Estados Unidos. Algo por lo que Zuckerberg fue la diana de las críticas a pesar de que en el Congreso de su país aseguró que «los mismos controles de seguridad de Facebook estarán en todo el mundo».

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

POLÍTICA

El GDPR pone un freno a rastreadores web más sofisticados

Liliana Juárez

Publicado

en

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entró en vigor el 25 de mayo, tiene la capacidad de poner un alto (aunque no totalmente) a los sistemas de rastreo de usuarios de Internet más sofisticados, por ejemplo, las temidas “huellas digitales”.

Para empezar, ¿qué son las huellas digitales?

Según explica la Fundación Electronic Frontier, las huellas dactilares digitales son un sistema que puede obtener suficiente información sobre el navegador de un usuario, con el fin de distinguirlo de los otros.

La información que revelan las huellas dactilares del navegador generalmente incluye la zona horaria, fuentes del sistema, resolución de pantalla, complementos que ha instalado y las plataformas que ejecuta determinado navegador.  

De esta manera, las huellas digitales son capaces de reunir suficiente información para identificar a los usuarios de forma encubierta, rastrearlos en sitios web e incluso crearle un perfil publicitario dirigido.

El objetivo de la toma de huellas digitales es realizar un seguimiento para identificar indirectamente usuarios únicos entre el mar de usuarios de Internet con el fin de rastrearlos, crear sus perfiles de comportamiento y, finalmente, presentarles publicidad dirigida.

La implementación de huellas digitales se verá en aprietos luego de la entrada en vigor del GDPR, ya que el nuevo reglamento establece que cualquier método de seguimiento con base en datos personales debe tener el consentimiento del usuario.

Es decir, las compañías que usan la huella digital deberán revelar la huella dactilar antes de que se ejecute y esperar a que el usuario dé consentimiento sobre el uso de su información.

La implementación de huellas dactilares no el ilegal bajo el nuevo reglamento europeo; sin embargo, deben de cumplir con ciertas medidas… y dado que el objetivo de la toma de huellas dactilares es escapar del control del usuario, no es sorprendente que los rastreadores se nieguen a aplicar este estándar.

El GDPR  establece reglas más estrictas en cuanto a la recolección, tratamiento y resguardo de datos personales en la red.

Entre las disposiciones del GDPR destacan la obligación para las empresas de permitir a los ciudadanos que ejerzan el derecho al olvido (borrar completamente sus datos de Internet), la opción de que otras empresas gestionen sus datos personales, además de darle a las personas la opción de elegir si quiere o no que una empresa tenga sus datos.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

Amazon se rebelan por venta de software de reconocimiento facial al gobierno de EE.UU.

“No deberíamos estar en el negocio de la vigilancia”.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Raúl Estrada Franco

Al igual como los empleados de Google reclamaron por lo que la compañía estaba haciendo la milicia estadounidense, ahora son los empleados de Amazon quienes protestan por los contratos de la empresa con el gobierno.

En una carta dirigida al mismísimo Jeff Bezos, CEO de Amazon, trabajadores dicen estar consternados por el software de reconocimiento facial AWS Rekognition que la compañía le entrega a agencias gubernamentales. “No tenemos que imaginar mucho para saber como estas tecnologías se van a usar”, dice la misiva.

Los empleados también ponen sus reparos respecto a Palantir, compañía que utiliza Amazon Web Services para correr el software Investigative Case Management (ICM) que es utilizado por el gobierno en casos de deportaciones. Y justamente este es un tema delicado en Estados Unidos, debido a las políticas migratorias y las situaciones de niños separados de sus padres.

“En vista de estas políticas inmorales”, dice la carta, “y el tratamiento inhumano de Estados Unidos hacia refugiados e inmigrantes más allá de estas políticas específicas, estamos muy preocupados de que Amazon está involucrado proveyendo infraestructura y servicios”.

Nos negamos a construir la plataforma que da soporte a la Agencia de Inmigración y Aduanas y nos rehusamos a contribuir a herramientas que violan los derechos humanos.

Amazon le está pidiendo a Jeff Bezos que deje de vender el software de reconocimiento facial al gobierno, que no le de más servicios a Palantir y que haya más transparencia en general respecto de las agencias oficiales que utilizan las herramientas de la empresa. “Nuestra compañía no debiera estar en el negocio de la vigilancia ni tampoco dar soporte a quienes monitorean y oprimen a personas marginalizadas”.

La carta completa la pueden leer (en inglés) en Gizmodo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

Netflix, Spotify, Uber, Amazon, AliExpress y otros servicios pagarán impuestos en Chile

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Transmedia

El Gobierno a través de su ministro de Hacienda Felipe Larraín, anunció impuestos para las diversas plataformas digitales que operan en el pais y que además gozan de gran popularidad.

“Creemos que compañías como Uber en transportes de pasajeros, Airbnb en servicio de alojamiento; Netflix y Spotify, en entretenimiento y todo el comercio digital como Amazon y AliExpress, por dar algunos ejemplos, deben tributar, aportando así al desarrollo de Chile y nivelando la cancha con sus competidores”

La autoridad resaltó que “No es justo que prestando el mismo servicio unos paguen impuestos y otros no. En principio, y cuando proceda, todos deben pagar impuesto a la renta e IVA y arancel de importación, salvo que tengan un tratado de libre comercio con Chile. El problema radica en que algunas de estas empresas no están constituidas en Chile y por tanto es más difícil cobrarles impuestos”.

El personero además señaló que si bien el gobierno no desea restarse a la modernidad (sic), no podemos luchar ni tapar el sol con un dedo, pero sí podemos hacer que compitamos en igualdad de condiciones, frente a las pymes

Por ello estamos el gobierno está evaluando alternativas indirectas de gravarlos como es cobrar un impuestos a la transacción.

Según el secretario de Estado, la recaudación fiscal por impuestos a la economía digital, incluyendo el comercio digital, podría llegar “a varios cientos de millones de dólares”, dependiendo de cómo se haga y cuán exitosos seamos en llegar a la persona o empresa que preste servicio.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Trending

Bitnami