COMUNIDAD MEDIATELECOM

TENDENCIAS

Por qué hay que dejar Facebook (o no)

El escándalo de Cambridge Analytica ha sido la puntilla. ¿Hay que formar parte de una red en la que te manipulan? Puede que sea la hora de irse, pero el asunto no es tan sencillo

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El País-Joseba Elola

Sentirse decepcionado y manipulado por una plataforma que nos invita a compartir con nuestros amigospara que nos sintamos parte de una gran comunidad mientras lo que hay por debajo es todo un businesscon nuestros datos —manejado con escaso sentido de la responsabilidad— es motivo suficiente para darse de baja de Facebook. El pastel ha quedado al descubierto por tan solo un flanco, el de Cambridge Analytica, y el debate sobre qué hacer, si seguir formando parte de la cosa, o marcharse, procede. Pero el asunto no es sencillo.

La lista de motivos para dar el portazo crece día a día. Marc Zuckerberg, trajeado, sin su tradicional camiseta gris, compareció esta semana durante casi cinco horas ante el Congreso norteamericano. Brindando meme-momentos en los que su contención ante tan solemne cita le hacía asemejarse a un robot -o aún mejor, a Data, el personaje de la saga Star Trekinterpretado por Brent Spiner- admitió algunos fallos de su red: boquetes de seguridad en la extracción de datos, injerencia rusa en las elecciones, diseminación de noticias falsas, expansión del discurso del odio. Una vez más, como ya tantas veces ha hecho desde que creó esta plataforma que llega a más de 2.000 millones de seres humanos del planeta, pidió perdón. La primera vez que lo hizo, no lo olvidemos, fue tras crear Facemash, plataforma desde la que ofrecía ver fotos de las estudiantes de la uni para que el usuario dijera cuál estaba más buena; así arrancó, en 2003, su larga retahíla de disculpas -la dimisión nunca ha sido una opción, cuestión esta, que, al menos en este país, resulta familiar-.

Facebook no ha protegido los datos de 87 millones de norteamericanos que podrían haber sido manipulados mientras decidían su voto en las elecciones que ganó Trump; entre 2015 y 2018, ha permitido (presuntamente) a miles de aplicaciones acceder a datos de sus usuarios y de sus amigos (que a saber dónde habrán acabado); ha sido correa de transmisión del discurso islamófobo que ha alimentado el genocidio de los rohinyá en Myanmar; ha creado una máquina adictiva, a sabiendas de lo que hacía, para sostener un modelo de negocio que contribuye a la crispación del debate público (y del privado); ha sido acusado de guardar las llamadas y SMS de los usuarios de plataformas Android; de escanear los chats e imágenes de conversaciones privadas en Messenger. Por no hablar del tiempo que se malgasta en la plataforma, del inconveniente que puede suponer cuando buscas trabajo (teniendo en cuenta el fácil acceso que hay a tus datos) y de la insatisfacción que genera, según varios estudios, en aquellos que observan el escaparate de la vida de otros que siempre parecen vivir tan felices y sonrientes.

Ha sido acusado de guardar las llamadas y SMS de los usuarios de plataformas Android; de escanear los chats e imágenes de conversaciones privadas en Messenger

La lista es larga, sí. Pero nos encontramos ante una formidable herramienta de distribución de información; que puede reforzar lazos de amistad y el contacto con los que están lejos; que te permite acceder a las noticias que le interesan a tu gente; que te permite “loguearte a 50.000 webs distintas con un solo clic”, tal y como decía el you tuber Emilio Doménech en Youtuberland; que contiene la mitad de tu vida, tus contactos, recordatorios, eventos, cumpleaños de amigos; que para muchos pequeños negocios es una herramienta imprescindible de marketing y relación con el cliente; que en muchos países (Indonesia, Egipto, Myanmar) es, básicamente, sinónimo de Internet.

Así que la decisión de abandonarla no es fácil. Además, su modelo de negocio, tan dañino para nuestra privacidad, impera en casi todas las grandes (Google, Twitter; amén de Whatsapp e Instagram, que le pertenecen). Como decía en The New York Times Siva Vaidhyanathan, profesor de la Universidad de Virginia, si todos aquellos a los que preocupa la privacidad, la rendición de cuentas de los gobiernos y la esfera pública abandonan la plataforma, esta puede resultar menos informada y diversa. Por no decir más peligrosa. Entonces, ¿qué hacer? Pelear por regulaciones estrictas es una vía. Redimensionarla, segregar el oligopolio, otra. Clamar por la dimisión de Zuckerberg, una más. Y luego ya queda marcharse.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INTERNET

Después de años de quejas, el streaming salvó la industria musical

Efrén Páez

Publicado

en

Pese a la resistencia de la industria discográfica, incluidas disqueras y artistas, el streaming se ha consolidado como una popular opción para el acceso a música. Según un estudio patrocinado por la Digital Media Association (DiMA), el “streaming salvó a la industria musical”, dando un crecimiento de 6 por ciento en los ingresos de las compañías discográficas y de hasta 8 por ciento para las editoras musicales.

El estudio realizado por MIDiA Research señala que después de dos décadas de disminución de los ingresos, 2017 fue el tercer año consecutivo de crecimiento de los ingresos en la industria musical, impulsado por un aumento en el consumo de música digital.

Los ingresos digitales en Estados Unidos crecieron 15 por ciento en 2017 a 6.5 mil millones de dólares. Afirma que este crecimiento fue impulsado por un aumento de 63 por ciento en los ingresos por streaming de suscripción a 4 mil millones de dólares.

El crecimiento del streaming ha beneficiado también a los consumidores, a través del acceso a catálogos de música prácticamente ilimitados, una mejor curaduría de contenidos y aprovechando nuevas tecnologías para ofrecer experiencias personalizadas, con precios asequibles desde gratuitas o por suscripciones de 10 o 15 dólares al mes.

MiDIA señala que el streaming de audio bajo demanda ha aumentado 50.3 por ciento a 377 mil millones. En promedio, diariamente se realizan mil 57 millones 218 mil streams de música bajo demanda tan solo en Estados Unidos.

El número de streams en servicios por publicidad se incrementaron 27.3 por ciento, mientras que en servicios por suscripción pagada subieron 57.5 por ciento.

Así como alguna vez los usuarios dedicaban horas al armado de casettes con su música favorita, hoy en día las listas de reproducción o playlists se han convertido en la manera preferida por los usuarios de consumir su contenido de audio favorito.

Por ello, los proveedores de música digital utilizan la curaduría humana, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para organizar sus enormes bibliotecas de música disponible de forma intuitiva y convincente.

En el último año, 54 por ciento de los usuarios de plataformas de música señalan tener mayor preferencia por las playlists sobre los álbumes. Asimismo, 50 por ciento de todos los streams en Spotify se acceden a través de playlists.

Entre los ejemplos de curaduría se incluyen el trabajo de Apple Music, una de las promesas que la compañía presentó para diferenciarse de sus competidores. Asimismo, señala que 70 por ciento de las vistas de video en YouTube se acceden mediante la recomendación de la plataforma basada en inteligencia artificial.

Adicionalmente, el estudio afirma que el streaming y la capacidad de personalización de las plataformas ha permitido una mayor diversidad en la industria musical, “empoderando” a los usuarios para elegir el contenido que mejor se adapte a sus gustos.

Por ejemplo, el estudio encontró que mientras que el Top 10 de canciones en estaciones de radio terrestre se compone principalmente de música en inglés, el Top 10 de los videos de YouTube más vistos se compone principalmente (6 de 10) por música en español.

Mientras en la radio terrestre la canción más transmitida era Shape of You de Ed Sheeran, en YouTube, Despacito de Luis Fonsi supera todos los récords de reproducción. En YouTube, el reggetón se ha convertido en uno de los géneros más populares, acaparando el Top 10 con figuras como Maluma, J Balvin, Chris Jeday, Nicky Jam y Enrique Iglesias.

En ese sentido, el estudio de MiDIA destaca el surgimiento de nuevos artistas a través de las plataformas digitales con poco o ningún apoyo de las transmisiones en radio. El ejemplo más evidente es Bodak Yello de Cardi B que después de colocarse en populares playlists de Hip-Hop en Apple y Spotify, se colocó en pocas semanas en el U.S. Billboard Hot 100. De manera similar, destaca el caso de Rockstar de Post Malone.

“La industria de la música claramente ha alcanzado un punto de inflexión si dos de las canciones más populares en el mercado más grande de la música han aterrizado allí con la influencia mínima de la radio. Es posible que miremos hacia atrás a fines de 2017 al momento en que los streams y las redes sociales realmente comenzaron a dejar atrás a la radio tradicional como líderes en el descubrimiento de la música”, afirma el estudio.

El estudio realizado por MiDIA Research fue patrocinado por DiMA, asociación compuesta por las compañías tecnológicas Amazon, Apple, Google (YouTube) y Microsoft, así como las plataformas de música digital Napster, Pandora y Spotify.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

PRESS

Músicos independientes y streaming impulsan industria musical

Liliana Juárez

Publicado

en

¿Quién dijo que la industria musical está en crisis? Un nuevo estudio de Media Research reveló que los ingresos globales de música grabada llegaron a 17.4 mil millones de dólares en 2017, por encima de los 16 mil millones de dólares generados en 2016, una tasa de crecimiento anual del 8.5 por ciento.

Como era de esperar, la modalidad streaming ha representado el gran motor de crecimiento que la industria musical ha tenido en los últimos años. Esta modalidad representa nada más y nada menos que 43 por ciento de todos los ingresos.

Universal Music lideró el ranking de ingresos con más de 5 mil 162 millones de dólares en 2017, equivalente a 29.7 por ciento de todos los ingresos; seguida de Sony Music con 3 mil 635 millones de dólares, 22.1 por ciento del total; mientras que Warner Music tuvo la mayor tasa de crecimiento de ingresos alcanzando 3 mil 127 millones de dólares y una participación de 18 por ciento.

Artistas independientes, un factor relevante en el crecimiento de la industria

Los artistas que no cuentan con un sello discográfico representaron el segundo motor en el crecimiento de ingresos de la industria musical.

De acuerdo con el estudio, este segmento registró un crecimiento interanual de 27.2 por ciento en 2017. Esto incluye los ingresos generados por los artistas mediante la distribución directa a través de plataformas como Tunecore, CD Baby y Bandcamp de Believe Digital; todas estas plataformas generaron más de 472 millones de dólares en ingresos durante el mismo año.

De acuerdo con la firma de investigación, la industria de música grabada está creciendo a pasos agigantados, mucho más rápido que las empresas tradicionales.

El reto: streaming y la piratería

En el modo streaming no todo es miel sobre hojuelas. Un reciente informe de MUSO, la autoridad mundial en piratería digital, dio a conocer que los sitios de piratería que albergan contenidos de música alcanzaron 73.9 mil millones de visitas durante 2017.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

TENDENCIAS

Profesor que realizó minado de datos para Cambridge Analytica pide disculpas

Aleksandr Kogan dice estar “sinceramente arrepentido”.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Raúl Estrada Franco

No solo Mark Zuckerberg ha pedido disculpas por la gran filtración de datos de Facebook. El hombre detrás del minado de datos realizado en 2014 por Cambridge Analytica, también.

Aleksandr Kogan fue la persona contratada por la compañía para extraer los datos y le dijo al New York Times estar “sinceramente arrepentido” por lo que sucedió, excusándose en que en ese minuto, todos pensaron que la situación “estaba bien”:

En ese momento de 2014, creíamos que todo estaba bien. Pero ahora, mi opinión realmente ha cambiado.

Pienso que la idea inicial que teníamos -esa de ‘todos saben y a nadie le importa’- estaba muy equivocada. Y por eso, estoy sinceramente arrepentido.

Kogan es un profesor de la Universidad de Cambridge que creó un cuestionario inicialmente académico, el que respondieron muchas personas. Pero al responder ese cuestionario, los usuarios entregaban sus datos a la aplicación en base a las políticas de Facebook que justamente permitían -y siguen permitiendo- que esos datos se pongan disponibles para los desarrolladores de forma interna.

Y luego, llegó Cambridge Analytica, procesó los datos, hizo perfiles de usuarios, creó publicidad específica para tocarle la fibra a esos usuarios y como si nada, puso a Trump en el poder.

OK, eso último no es tan así. Pero de que sus acciones hacen tambalear el sistema democrático como lo conocemos hasta ahora, no hay muchas dudas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Trending

Bitnami