COMUNIDAD MEDIATELECOM

POLÍTICA

EUA vs Europa en el ring de la neutralidad de la red

Liliana Juárez

Publicado

en

En los últimos meses se ha generado polémica en torno a la llamada “neutralidad de la red”, en la cual han participado representantes de países de todo el planeta, pero ha sido protagonizada por Estados Unidos que decidió eliminar, a finales de 2017, las normas que garantizaban este principio en el país, previamente establecidas por la administración de Barack Obama.

Pero… ¿de qué se trata esta regulación? La neutralidad de la red es un principio por el cual los proveedores de servicios de Internet deben tratar todo el tráfico de datos por igual, sin discriminarlo o cobrar al usuario de manera diferente según el contenido, página web, plataforma, aplicación, tipo de equipamiento utilizado para el acceso o modo de comunicación.

En otras palabras, con esta regulación los operadores que proveen el servicio de Internet como Verizon, AT&T, T-Mobile o Comcast, entre otros, no pueden dar preferencia a ciertos servicios ni obligar a los usuarios o a las compañías de Internet a realizar un pago extra para obtener un trato preferencial.

La discusión inició en 2008, cuando la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) sancionó a Comcast por retrasar las transferencias de datos de sus usuarios.

Enfoque estadounidense

1. En febrero de 2015, durante la administración de Tom Wheeler como presidente del regulador de las comunicaciones estadounidense (FCC, por sus siglas en inglés), se suscribieron las reglas para la neutralidad de la red en el Título II del Acta de Comunicaciones de 1934.

Se adoptó la ley de neutralidad con base en una nueva definición de banda ancha que permitía al gobierno regular la infraestructura de Internet de la misma forma en que se regula la red telefónica. La FCC redefinió el “servicio de acceso de banda ancha” como un “servicio de telecomunicaciones” y la “banda ancha móvil” como un “servicio móvil comercial”. Con ello, la autoridad estaba obligada a regular el acceso y el servicio. También prohibió bloquear contenidos, aplicaciones y servicios; no perjudicar ni degradar el tráfico y no priorizar o favorecer el tráfico y los servicios de los afiliados de los proveedores de Internet. Al reclasificar la banda ancha en el Título II, cambió radicalmente la manera como se regula Internet y concedió a la FCC una autoridad sin precedentes sobre la red.

Obviamente, los proveedores de Internet se manifestaron en contra. Señalaron que esa regulación era anticuada y perjudicaría la inversión e innovación. Los proveedores de banda ancha argumentaron que ellos realizan las inversiones millonarias, despliegan las redes y soportan la carga regulatoria para proveer el acceso y el servicio.

2. Bajo la administración de Trump, la Comisión Federal de Comunicaciones votó a favor de eliminar las históricas normas que fueron implementadas en el periodo de Barack Obama.

Con 3 votos a favor y 2 en contra, la FCC votó a favor de eliminar las normas a finales de diciembre de 2017 bajo la propuesta de “restaurar la libertad de Internet”, impulsada por el actual presidente de la FCC, Ajit Pai, de postura republicana.

Pai asegura que con la nueva decisión se prioriza un enfoque regulatorio ligero en la industria para incentivar la inversión y la innovación.

La decisión significa quela FCC revierte lo avalado dos años atrás y restaura el acceso de banda ancha como un “servicio de información” y la banda ancha móvil un “servicio móvil privado”, es decir, como estaba previo a las reglas de neutralidad de la red aprobadas por Obama.

3. ¿Cómo quedó la regulación en EUA?

Tras eliminar las normas del Título II del Acta de Comunicaciones, la FCC ya no va a regular directamente a los proveedores de servicios de Internet, ahora la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) es la autoridad responsable de proteger a los consumidores de prácticas anticompetitivas de los operadores.

La FTC deberá verificar que las compañías informen de manera transparente si bloquean ciertos contenidos, ralentizan o dan prioridad en lugar de evitar esos comportamientos. Por su parte, los proveedores de Internet deben divulgar sus acuerdos con otras empresas, incluido bloqueos o priorización pagada.

Esta decisión de la Unión Americana ha desatado una enorme discusión a nivel local y mundial. Compañías tecnológicas y activistas se han manifestado en contra de la derogación de las normas de neutralidad; exigen defender el Internet abierto.

Enfoque europeo

La Unión Europea (UE) ha manifestado su apoyo total a las normas encargadas de regular la neutralidad. Después de la decisión de EUA, la UE emitió un comunicado donde señala que la neutralidad de la red “es un valor central” y que seguirá implementando las normas para procurar una Internet abierta e independiente.

Incluso el Parlamento Europeo envió una carta a los miembros del Congreso de Estados Unidos que advertía sobre la derogación de la legislación de neutralidad de la red como un peligro para los principios de acceso a la información libre y la competencia leal.

Fue en 2014 cuando el Parlamento Europeo votó a favor de la neutralidad en la red. Los principios básicos señalan que las compañías que ofrecen acceso a Internet deberán tratar todo el tráfico de manera equitativa, no podrán bloquear o ralentizar deliberadamente la descarga o subida de contenidos, las aplicaciones o servicios de operadores o receptores concretos, excepto en caso de orden judicial.

Sin embargo, las empresas podrán ofrecer “condiciones especiales” (como una calidad de Internet mejorada para algunos servicios) sólo bajo la condición de que no repercuta en la calidad general. Los proveedores de acceso a Internet no pueden gestionar el tráfico en sus redes para favorecer ciertos servicios. Tampoco se permite priorizar ciertos servicios por una supuesta congestión en sus redes. Entre las restricciones se encuentran ofrecer un acceso privilegiado a “servicios especializados“, es decir, aplicaciones sobre Internet.

En 2016, el Berec (Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas) aprobó las reglas para una aplicación armonizada de la neutralidad de la red. “Todo el tráfico que circula por una red es tratado de forma igual, independientemente del contenido, la aplicación, el servicio, el dispositivo o la dirección del que lo envía o lo recibe”, publicó el Berec en un post.

Las Directrices de neutralidad de la red previstas en el artículo 5.3 del Reglamento 2120/2015 de la Unión Europa abordan el zero rating, la prohibición de prácticas comerciales que no permitan a los usuarios acceder a todas las páginas web y el principio de transparencia.

Algunos países que conforman la Unión Europea también enfrentan este tema de manera local.

En 2012, Holanda aprobó la norma de neutralidad de la red que prohíbe a los operadores móviles bloquear o cobrar a los consumidores una tarifa extra por el uso de servicios determinados.

No obstante, en 2017 el ministro holandés de Asuntos Económicos, Henk Kamp, anunció la eliminación de la interpretación estricta de la neutralidad de la red de la Ley de Telecomunicaciones después de que fue declarada nula por un tribunal de Rotterdam.

En Alemania, Vodafone encendió el debate sobre la neutralidad cuando anunció que sus clientes de planes Red o Young podrían agregar un pase de datos ilimitados (zero rating) para usar ciertas aplicaciones de chat, redes sociales, música o video.

La Agencia Federal de Redes de Alemania indicó que examinará si las nuevas tarifas zero-rating de Vodafone violan la neutralidad de la red para decidir si, o en qué casos, los ajustes son necesarios.

Chile, un caso primordial

El país latinoamericano pasó a la historia por ser el primero en el mundo en introducir la neutralidad en la red en su legislación.

En julio de 2010, el Congreso Nacional de Chile aprobó con 99 votos a favor, cero en contra y sola una abstención el Proyecto de Ley de Neutralidad de Red y en agosto del mismo año se hizo oficial la ley Nº 20.453 que “consagra el principio de neutralidad de red para los consumidores y usuarios de Internet”.

La ley de Chile establece que los ISP “no podrán arbitrariamente bloquear, interferir, discriminar, entorpecer ni restringir el derecho de cualquier usuario de Internet para utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación o servicio legal a través de Internet, así como cualquier otro tipo de actividad o uso legal realizado a través de la red”.

La legislación chilena fue más allá de la administración del tráfico de Internet porque los ISP deberán cuidar la privacidad de los usuarios, proporcionar protección contra virus y la seguridad de la red. También están obligados a ofrecer controles parentales y a publicar en su sitio web toda la información relativa a las características del acceso a Internet. El regulador sectorial en Chile, la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), tiene facultades sancionatorias en materias de neutralidad de la red.

Otros países de América Latina también se han manifestado a favor de la neutralidad de la red.

En 2014 Brasil aprobó el Marco Civil de Internet que recoge como principio la neutralidad de la red.

Las compañías no podrán limitar el acceso de los usuarios a determinados contenidos o cobrar precios diferentes para cada tipo de servicio. El proveedor deberá mantener registros de conexión, en secreto, por el plazo mínimo de un año y los pondrá a disposición de las autoridades previa orden judicial.

En Perú, el reglamento de neutralidad de red que fija las reglas para promociones y accesos a servicios de Internet fijo y móvil entró en vigencia a partir del 1 de enero del 2017.

La legislación prohíbe a los proveedores de Internet bloquear el acceso a direcciones web, aplicaciones, contenidos o servicios a los usuarios; diseñar planes u ofertas comerciales que den un trato diferenciado; ni establecer prioridades en el tráfico para las web o aplicaciones de sus socios.

En Colombia, el director Ejecutivo y comisionado experto de la Comisión de Regulación de Comunicaciones, Germán Arias, opinó sobre la decisión de Estados Unidos de eliminar las reglas y aseguró que no afecta al país porque “en Colombia existe la resolución 3502 de 2011 que prohíbe cualquier gestión de tráfico, y mientras exista, el principio de neutralidad de red se mantendrá”.

La discusión sobre la neutralidad de la red sigue latente en todo el mundo. Los partidarios más radicales de la neutralidad suelen apelar a argumentos vinculados con la libertad de expresión y principios de no discriminación ante la posibilidad de que los proveedores de contenido se asocien con los operadores de telecomunicaciones, mientras que los críticos aseguran que las normas perjudican la inversión en infraestructura para satisfacer la creciente necesidad de consumo de datos.

Se trata de un tema relevante para el panorama económico, político y tecnológico. El caso de Estados Unidos es esencial para entender la discusión; por un lado, se encuentran los demócratas, las empresas de Internet y los activistas que buscan la regulación para una Internet abierta; por el otro lado, se hallan los republicanos y las empresas proveedoras de Internet que prefieren la desregulación, transparencia y fuerzas del mercado para alcanzar el mismo objetivo: libertad, innovación e inversión.

Lo cierto es que el modelo en Estados Unidos no es el único y el debate sobre la neutralidad de la red en Internet es una continuación entre la histórica discusión sobre cómo queremos que sea la comunicación y las tecnologías de la información: abiertas o cerradas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

POLÍTICA

Amazon vende a Trump tecnología de reconocimiento facial para deportar inmigrantes ilegales

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo

Amazon ha sufrido una ola de protestas por parte de sus empleados en Estados Unidos al enterarse de que estos el gobierno de Trump está comprando software de reconocimiento facial e infraestructuras para bases de datos que serán empleadas por agencias gubernamentales como el ICE, el servicio de inmigración y control de aduanas de EEUU que el los últimos días se ha visto envuelto en un escándalo por la aparición de niños separados de sus padres y recluidos dentro de jaulas de metal en el estado de Texas, cercad de la frontera con México.

Los empleados de Amazon, según informa The Verge, han enviado una carta interna de protesta al CEO y fundador de la compañía, Jeff Bezos, en la que muestran su disconformidad y sus temores de que la tecnología desarrollada en el seno de la empresa pueda utilizarse contra activistas de grupos como Black Lives Matter o para deportar inmigrantes ilegales.

“Como amazonianos [así se denominan a sí mismos los empleados de esta compañía] concienciados demandamos la posibilidad de elegir qué construimos y cómo se utiliza”, indican en una misiva que se ha estado distribuyendo por la intranet de la compañía.

En la carta, los empleados hacen una comparación con los servicios de computación que IBM vendió a los nazis durante el siglo pasado. “IBM no se responsabilizó entonces y cuando comprendieron su papel, ya era demasiado tarde”, indica recoge la carta. “No dejaremos que esto vuelva a suceder”, añade.

Los trabajadores norteamericanos de Amazon demandan el cierre de dos lineas de negocio de la compañía: el Amazon Web Services Rekognition, que es un software de reconocimiento facial que se vende a las fuerzas de seguridad, y la venta de sus servicios de computación y almacenamiento en la nube a Palantir,, una empresa de procesamiento de datos que proporciona un software con “información crítica” al servicio de inmigración y aduanas de Estados Unidos.

La plantilla de Amazon hace referencias en su carta de la separación de niños de sus familias como el detonante de su protesta y hablan “de una política inmoral de Estados Unidos con un trato cada vez más inhumano de refugiados e inmigrantes fruto de estas políticas, que nos preocupan porque Amazon está implicado proporcionando la infraestructura y los servicios a los departamentos de Inmigración y Seguridad Nacional que lo hacen posible”.

Otros motines en Silicon Valley

Hace unos meses se produjo una protesta de características similares en Google tras darse a conocer la noticia de que la empresa propietaria del principal buscador de internet del mundo estaba trabajando con el Pentágono para construir una Inteligencia Artificial que supervise las grabaciones de los drones de vigilancia.

El enfrentamiento se saldó con la dimisión de 12 empleados de la compañía, con Google abandonando el proyecto militar y el compromiso de la compañía de que no trabajaría ni colaboraría en el desarrollo de la inteligencia artificial con fines militares.

El motín de Amazon vino precedido de otro en Microsoft, en el que 300 trabajadores exigierona su empresa que dejase de proporcionar servicios de computación en la nube al Departamento de Inmigración de Estados Unidos. Una papel que los directivos de la compañía minimizaron al asegurar que sólo proporcionaban servicios de mensajería y correo electrónico.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

El GDPR pone un freno a rastreadores web más sofisticados

Liliana Juárez

Publicado

en

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entró en vigor el 25 de mayo, tiene la capacidad de poner un alto (aunque no totalmente) a los sistemas de rastreo de usuarios de Internet más sofisticados, por ejemplo, las temidas “huellas digitales”.

Para empezar, ¿qué son las huellas digitales?

Según explica la Fundación Electronic Frontier, las huellas dactilares digitales son un sistema que puede obtener suficiente información sobre el navegador de un usuario, con el fin de distinguirlo de los otros.

La información que revelan las huellas dactilares del navegador generalmente incluye la zona horaria, fuentes del sistema, resolución de pantalla, complementos que ha instalado y las plataformas que ejecuta determinado navegador.  

De esta manera, las huellas digitales son capaces de reunir suficiente información para identificar a los usuarios de forma encubierta, rastrearlos en sitios web e incluso crearle un perfil publicitario dirigido.

El objetivo de la toma de huellas digitales es realizar un seguimiento para identificar indirectamente usuarios únicos entre el mar de usuarios de Internet con el fin de rastrearlos, crear sus perfiles de comportamiento y, finalmente, presentarles publicidad dirigida.

La implementación de huellas digitales se verá en aprietos luego de la entrada en vigor del GDPR, ya que el nuevo reglamento establece que cualquier método de seguimiento con base en datos personales debe tener el consentimiento del usuario.

Es decir, las compañías que usan la huella digital deberán revelar la huella dactilar antes de que se ejecute y esperar a que el usuario dé consentimiento sobre el uso de su información.

La implementación de huellas dactilares no el ilegal bajo el nuevo reglamento europeo; sin embargo, deben de cumplir con ciertas medidas… y dado que el objetivo de la toma de huellas dactilares es escapar del control del usuario, no es sorprendente que los rastreadores se nieguen a aplicar este estándar.

El GDPR  establece reglas más estrictas en cuanto a la recolección, tratamiento y resguardo de datos personales en la red.

Entre las disposiciones del GDPR destacan la obligación para las empresas de permitir a los ciudadanos que ejerzan el derecho al olvido (borrar completamente sus datos de Internet), la opción de que otras empresas gestionen sus datos personales, además de darle a las personas la opción de elegir si quiere o no que una empresa tenga sus datos.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

Amazon se rebelan por venta de software de reconocimiento facial al gobierno de EE.UU.

“No deberíamos estar en el negocio de la vigilancia”.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Raúl Estrada Franco

Al igual como los empleados de Google reclamaron por lo que la compañía estaba haciendo la milicia estadounidense, ahora son los empleados de Amazon quienes protestan por los contratos de la empresa con el gobierno.

En una carta dirigida al mismísimo Jeff Bezos, CEO de Amazon, trabajadores dicen estar consternados por el software de reconocimiento facial AWS Rekognition que la compañía le entrega a agencias gubernamentales. “No tenemos que imaginar mucho para saber como estas tecnologías se van a usar”, dice la misiva.

Los empleados también ponen sus reparos respecto a Palantir, compañía que utiliza Amazon Web Services para correr el software Investigative Case Management (ICM) que es utilizado por el gobierno en casos de deportaciones. Y justamente este es un tema delicado en Estados Unidos, debido a las políticas migratorias y las situaciones de niños separados de sus padres.

“En vista de estas políticas inmorales”, dice la carta, “y el tratamiento inhumano de Estados Unidos hacia refugiados e inmigrantes más allá de estas políticas específicas, estamos muy preocupados de que Amazon está involucrado proveyendo infraestructura y servicios”.

Nos negamos a construir la plataforma que da soporte a la Agencia de Inmigración y Aduanas y nos rehusamos a contribuir a herramientas que violan los derechos humanos.

Amazon le está pidiendo a Jeff Bezos que deje de vender el software de reconocimiento facial al gobierno, que no le de más servicios a Palantir y que haya más transparencia en general respecto de las agencias oficiales que utilizan las herramientas de la empresa. “Nuestra compañía no debiera estar en el negocio de la vigilancia ni tampoco dar soporte a quienes monitorean y oprimen a personas marginalizadas”.

La carta completa la pueden leer (en inglés) en Gizmodo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Trending

Bitnami