COMUNIDAD MEDIATELECOM

ANÁLISIS

Esta es la carta donde Tim Berners-Lee pide cerrar la brecha digital y más voces en la red

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

Hoy la World Wide Web cumple 29 años. Este año marca un hito en la historia de la web: cruzaremos un punto de inflexión y más de la mitad de la población mundial estará conectada.

Cuando comparto estas emocionantes noticias la gente suele reaccionar con alguna de las dos siguientes inquietudes:

  1. ¿Cómo hacemos para que la otra mitad del mundo pueda acceder a la web?
  2. ¿Estamos seguros de que el resto del mundo quiere conectarse a la web que tenemos hoy en día?

En la actualidad las amenazas a la web son muchas y reales, incluidas las que describí en mi última carta: desde la desinformación y el uso de propaganda política cuestionable hasta la pérdida de control sobre nuestros datos personales. Pero sigo comprometido con poder garantizar que la web sea un espacio libre, abierto y creativo — para todos.

Esa visión sólo es posible si conseguimos conectar a todo el mundo y nos aseguramos de que la web funcione en beneficio de las personas. Creé la Web Foundation para luchar por el futuro de la web. Estos son los puntos en los que deberíamos concentrar nuestros esfuerzos:

Cerrar la brecha digital

La brecha entre las personas que tienen acceso a internet y las que no lo tienen está aumentando las desigualdades ya existentes — desigualdades que plantean una grave amenaza mundial. Como era de esperar, es más probable estar desconectado si se es mujer, pobre, habitante de un área rural, de un país de bajos ingresos, o cualquier combinación de los anteriores. Hoy en día estar desconectado significa ser excluido de  oportunidades para aprender y ganarse el sustento, de acceder a servicios valiosos y de participar en el debate democrático. Si no invertimos seriamente en acabar con esta brecha, miles de millones de personas podrían tener que esperar hasta el año 2042 para poder tener acceso a internet. Eso implicaría dejar atrás a toda una generación.

En el año 2016 las Naciones Unidas declararon que el acceso a internet es un derecho humano, como lo son también el agua potable, la electricidad, la vivienda y los alimentos. Pero este derecho básico seguirá siendo denegado a miles de millones de personas hasta que el acceso a internet sea asequible para todos. Ya tenemos un objetivo establecido. Recientemente las Naciones Unidas adoptaron el umbral de asequibilidad propuesto por la Alianza por un Internet Asequible: 1 GB de banda ancha móvil por menos del 2% del ingreso promedio mensual. La realidad sin embargo es que todavía estamos muy lejos de alcanzar este objetivo — en algunos países el coste de 1GB de banda ancha móvil todavía está por encima del 20% del ingreso promedio mensual.

¿Qué hace falta para alcanzar este objetivo? Debemos apoyar políticas y modelos de negocio que mejoren las condiciones de acceso de los grupos más desfavorecidos a través de soluciones como las redes comunitarias y las iniciativas de acceso WIFI público. Debemos invertir recursos para garantizar el acceso de mujeres y niñas, y asegurarnos de que puedan aprovechar el poder de esta herramienta mediante la enseñanza de habilidades digitales.

Conseguir que la web funcione en beneficio de las personas

La web a la que muchos se conectaron años atrás ya no es la web con la que se encontrarán los nuevos usuarios. La rica variedad de blogs y sitios web de aquella época se ha visto comprimida bajo el aplastante peso de unas pocas plataformas dominantes. Esta concentración de poder da lugar a un nuevo conjunto de custodios de la red, permitiendo que un puñado de plataformas tengan control sobre cuáles serán las ideas y opiniones que se podrán ver y compartir.

Estas plataformas son capaces de afianzar su posición dominante mediante la creación de barreras de entrada a potenciales competidores. Absorben a las startups con potencial para convertirse en una amenaza, compran todas las innovaciones tecnológicas y contratan a los mejores talentos de la industria. Si a esto añadimos la ventaja competitiva que les proporcionan los datos de sus usuarios actuales, no podemos sino esperar que los próximos 20 años sean bastante menos innovadores que los anteriores.

Además, esta concentración de poder permite ampliar el impacto de quienes utilizan la web como un arma. En los últimos años hemos visto cómo teorías conspirativas logran convertirse en tendencia en las plataformas de medios sociales, cuentas falsas en Twitter y Facebook avivan las tensiones sociales, actores externos interfieren en los procesos electorales y grupos criminales se apoderan de valiosos datos personales.

Hemos buscado respuestas por parte de las propias plataformas. Las empresas son conscientes de estos problemas y se esfuerzan por solucionarlos — y observamos cómo cada cambio que implementan termina afectando a su vez a millones de personas. La responsabilidad — y a veces también la carga — de tomar estas decisiones recae sobre empresas que han sido creadas para maximizar sus beneficios económicos en lugar de maximizar el bien social. Un marco legal o regulatorio que tenga también en cuenta los objetivos sociales podría contribuir a aliviar esas tensiones.

Incorporar más voces al debate sobre el futuro de la web

El futuro de la web no trata únicamente acerca de todos aquellos que ya estamos conectados, sino también sobre aquellos que aún no lo están. La poderosa economía digital actual exige estándares sólidos que permitan equilibrar los intereses de las empresas y los de los ciudadanos conectados. Para ello será necesario pensar en cómo podemos alinear los incentivos del sector tecnológico con los de los usuarios y la sociedad en general, consultando a una muestra representativa y diversa de la sociedad en el proceso.

Dos mitos limitan actualmente nuestro imaginario colectivo: el mito de que la publicidad es el único modelo de negocio posible para las empresas digitales, y el mito de que ya es demasiado tarde para cambiar la forma en que operan las plataformas. Para resolver estas dos cuestiones deberemos ser un poco más creativos.

A pesar de que los problemas a los que se enfrenta la web son complejos y grandes, creo que deberíamos verlos simplemente como bugs: problemas en el código y en los sistemas de software que fueron creados por personas — y que por tanto pueden ser también corregidos por personas. Crea una nueva serie de incentivos y a continuación llegarán los cambios en el código. Podemos diseñar una web que ofrezca un entorno constructivo y alentador.

Hoy quiero que nos desafiemos a tener ambiciones más grandes para la web. Quiero que la web refleje nuestras esperanzas y cumpla nuestros sueños, en lugar de amplificar nuestros miedos y profundizar nuestras divisiones.

Como dijo en una ocasión el difunto activista de internet John Perry Barlow: “una buena manera de inventar el futuro es predecirlo”. Puede sonar utópico, puede parecer imposible de conseguir después de los reveses sufridos durante los dos últimos años, pero yo quiero que imaginemos ese futuro y lo construyamos.

Reunamos a las mentes más brillantes del ámbito de los negocios, la tecnología, el gobierno, la sociedad civil, las artes y el mundo académico para afrontar las amenazas al futuro de la web. En la Web Foundation estamos listos para desempeñar nuestro papel en esta misión y construir la web que todos queremos. Trabajemos juntos para hacerlo posible.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ANÁLISIS

Uber revela el primer modelo para su línea de taxis aéreos

Carolina Valdovinos

Publicado

en

Siguen las sorpresas de Uber en la Cumbre Elevate, pues el día de ayer dio a conocer cómo sería su vehículo aerotransportado. El Modelo Común de Referencia (CRM, por sus siglas en inglés) es un vehículo totalmente eléctrico VTOL que puede transportar hasta a cuatro personas colocadas espalda con espalda y que podría reducir un viaje de dos horas a 15 minutos.

Uber tiene entre sus investigadores al ex ingeniero de la NASA Mark Moore, quien cuenta con mucha experiencia trabajando con aviones de propulsión eléctrica y está encargado de desarrollar el concepto. También se ha aliado con fabricantes de equipos de aviación para ayudar a la realización, entre ellos están Karem, Embraer y Pipistrel; además, Uber se asoció con Boeing Aurora Flight Sciences y Bell.

El modelo presentado en la cumbre cuenta con una serie de hélices, las cuales tienen como función responder en caso de alguna falla, la entrada y salida sólo se hace por un lado para hacer el abordaje y desembarque de la forma más sencilla y segura posible.

Moore comentó que este modelo de vehículo será más silencioso que modelos anteriores. Por la conformación de las hélices es mucho más seguro y tendrá mejor rendimiento.

Los cálculos sugieren que el alcance será de 60 millas debido a las limitaciones de la batería y sólo puede volar a 2 mil pies de altura, un poco más alto que el Empire State. Las pruebas del Uber Air se realizarán dentro de dos años en el Dallas-Fort Worth en Texas.

Sin embargo, el CMR no es más que un modelo de referencia para los demás fabricantes, con el cual será más sencillo unificar la tecnología y la infraestructura por venir. Si bien el CMR no es la imagen de cómo lucirán los taxis voladores, es un primer paso importante hacia el camino de la innovación.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Nokia venderá negocio de salud digital a su cofundador

Margarita Cruz

Publicado

en

Nokia entró en negociaciones exclusivas para vender su negocio de Salud Digital (Digital Health) a Eric Carreel, cofundador y expresidente de la startup francesa Withings, previamente adquirida por el proveedor de telecomunicaciones, luego de una revisión estratégica anunciada a mediados de febrero.

La empresa finesa se expandió al mercado de la salud en abril de 2016 al adquirir a Withings por 170 millones de euros e integrándola en sus operaciones de Nokia Technologies. Pero la compañía ha reconocido sus dificultades para hacer crecer el negocio, y si bien no se ha divulgado un precio, es probable que sea algo menor que lo que pagó Nokia.

El proveedor dijo que la eliminación planificada de su negocio de salud está en línea con su enfoque estratégico para convertirse en una empresa de negocio a negocio y licencia.

La cartera de productos de salud digital de Nokia incluye productos para consumidores y empresas, como un ecosistema de relojes inteligentes híbridos, balanzas y dispositivos digitales de salud.

Se espera que la venta finalice al término del segundo trimestre, sujeto a un proceso de consulta dentro del Comité de Empresa de Nokia Technologies Francia.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Empresas en China extraen datos del cerebro a empleados

Margarita Cruz

Publicado

en

En China, algunas empresas han comenzado a implementar una tecnología de lectura cerebral para detectar cambios en los estados emocionales de los trabajadores a fin de mejorar la productividad.

Los sensores livianos e inalámbricos que son colocados en cascos de seguridad o gorras de uniformes, monitorean constantemente las ondas cerebrales del usuario y transmiten los datos a computadoras que usan algoritmos de Inteligencia Artificial para detectar picos emocionales como depresión, ansiedad o ira.

Hangzhou Zhongheng Electric es una de las empresas que ya monitorea las ondas cerebrales de sus empleados al colocarles gorras durante sus jornadas laborales. Los datos, asegura, son utilizados para ajustar el ritmo de producción y rediseñar los flujos de trabajo. La compañía señala que esta técnica podría aumentar la eficiencia general de los trabajadores al manipular la frecuencia y la duración de los descansos para reducir el estrés mental.

La compañía State Grid Zhejiang Electric Power, que provee de energía a hogares y negocios en toda la provincia de Hangzhou, afirmó que la implementación del programa de vigilancia emocional entre sus empleados le ha permitido impulsar sus ganancias en unos 2 mil millones de yuanes (315 millones de dólares) desde su lanzamiento en 2014. La empresa cuenta con alrededor de 40 mil empleados.

De acuerdo con un gerente de Ningbo Shenyang Logistics, la empresa de electricidad usa los dispositivos principalmente para capacitar a nuevos empleados.

Los sensores cerebrales se integraron en auriculares de realidad virtual para simular diferentes escenarios en el entorno de trabajo. El gerente señaló que con la tecnología se han reducido significativamente el número de errores cometidos por los trabajadores, debido a la mejor comprensión entre los empleados y la empresa.

Jin Jia, profesora asociada de ciencias del cerebro y psicología cognitiva en la Universidad de Ningbo, dijo que un empleado emocional en un puesto clave podría afectar toda una línea de producción, poniendo en peligro su propia seguridad y la de los demás.

Neuro Cap es un centro de investigación en China que implementó el proyecto de vigilancia cerebral financiado por el gobierno en la Universidad de Ningbo. El programa se ha implementado en más de una docena de fábricas y negocios.

Jin explicó que cuando el sistema emite una advertencia, el gerente pide al trabajador que se tome un día libre o que pase a un puesto menos crítico.

Enfatizó en que los empleados inicialmente reaccionaron con temor y desconfianza hacia los dispositivos porque pensaban que podrían leer sus mentes; sin embargo, tiempo después se acostumbraron.

La tecnología también ha comenzado a emplearse en la medicina. Algunos hospitales en China, junto con universidades desarrollan versiones más sofisticadas de la lectura cerebral para monitorear las emociones de un paciente y prevenir incidentes violentos.

Además de la tapa, una cámara especial captura la expresión facial y la temperatura corporal del paciente. También hay una serie de sensores de presión plantados debajo de su cama para controlar los cambios en el movimiento del cuerpo.

En conjunto, la información puede dar una estimación más precisa del estado mental del paciente y advertir al personal médico de un posible estallido violento de la persona.

Por otra parte, los dispositivos de monitoreo cerebral de la empresa tecnológica Deayea son utilizados por los conductores de trenes que trabajan en la línea ferroviaria de alta velocidad Beijing-Shanghai, una de las más transitadas en el mundo.

La compañía con sede en Beijing-Shanghai afirma que los sensores, construidos en el borde del sombrero del conductor, podrían medir varios tipos de actividades cerebrales, incluidas la fatiga y la pérdida de atención con una precisión de más de 90 por ciento.

Si el conductor se queda dormido, por ejemplo, la tapa dispararía una alarma en la cabina para despertarlo.

Estos casos han llevado a plantearse la idea de introducir los dispositivos de lectura cerebral en las cabinas de los aviones para evitar accidentes aéreos, ya que muchos de ellos han sido causados por factores humanos y un piloto en estado emocional perturbado podría poner en riesgo un avión entero.

Pero también existe el riesgo y la preocupación de que las empresas abusen de la tecnología para controlar mentes e infringir la privacidad, mencionó Qiao Zhian, profesor de psicología en la Universidad Normal de Beijing.

“No existe una ley o regulación que limite el uso de este tipo de equipo en China. El empleador puede tener un fuerte incentivo para usar la tecnología para obtener mayores ganancias, y los empleados generalmente están en una posición demasiado débil para decir no”, dijo.

El profesor propuso que los legisladores actúen para limitar el uso de la vigilancia emocional y dar a los trabajadores más poder de negociación para proteger sus intereses.

Con información de South China Morning Post.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

marzo 2018
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Trending

Bitnami