COMUNIDAD MEDIATELECOM

ANÁLISIS

Las noticias falsas viajan más rápido y se propagan mucho más que la información veraz

Un estudio analiza unos 126.000 «tuits» y sus «retuits», llegando a la conclusión de que las llamadas «fake news» o bulos se propagan más rápido, llegan más lejos y calan más hondo que las noticias verdaderas; hay un 70% más de posibilidades de se que produzca este hecho que deforma la realidad pudiendo, incluso, influir en las decisiones del usuario

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC-P.Biosca

La viralidad de las noticias falsas es uno de los grandes problemas del fenómeno conocido como «fake news», una práctica que difunde informaciones que no son ciertas y que tienen como objetivo desde crear ruido para distraer del asunto más importante a influenciar incluso en unas elecciones presidenciales como las de Estados Unidos. Aunque diferentes autoridades han alertado sobre su peligro, aún no se habían llevado a cabo estudios que demostraran con datos que, efectivamente, las noticias falsas se propagan más rápido y calan más hondo dentro de la opinión pública.

Se trata de un estudio de tres investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Soroush VosoughiDeb Roy Sinan Aral, quienes han descubierto que este tipo de contenidos «llega más lejos, más rápido, de forma más profunda y amplia que la verdad, en todas las categorías de la información», tal como afirman en la revista «Science»donde acaba de ser publicada su investigación. Tras un análisis de 126.000 «cascadas» de Twitter (es decir, las noticias que consiguen ser retuiteadas de forma masiva) entre 2013 y 2017 que habían sido compartidos por un total de 3 millones de personas alrededor de 4,5 millones de veces, los expertos han concluido que las «fake news» tienen un 70% más de probabilidades de ser replicadas que las noticias veraces.

La idea se le ocurrió a Vosoughi cuando buscaba información acerca del atentado de Boston en Twitter. «Esta red social se ha convertido en nuestra principal fuente de noticias. Pero entonces me di cuenta de que una buena parte de lo que estaba leyendo eran rumores», asegura. Tras contactar con sus colegas del MIT y llevar a cabo la investigación, obsevaron que las noticias verdaderas tienen queser hasta seis veces más largas que las falsas para poder llegar a 1.500 personas. Y todo sin contar con los «bots» o programas que replican de forma mecánica los tuits, ya que una vez eliminados los resultados de estos «replicantes automáticos», los resultados no variaban: la viralidad de las «fake news» era mucho mayor que la de las noticias verdaderas. El problema, sin embargo, estriba en que la mayor difusión de estos enunciados carentes de veracidad no recae en usuarios robots, sino que son las personas quienes protagonizan el mayor eco de los mismos.

Para añadirle mayor rigor al estudio, utilizaron la ayuda de seis organizaciones de verificación de hechos (factcheck.org, hoax-slayer.com, politifact.com, snopes.org, truthorfiction.com y urbanlegends.about.com), con las que compartían el criterio el 95% de las veces. El análisis también reveló que la política era la categoría informativa que más se replicaba, con 45.000 «cascadas» de las 126.000 analizadas, seguida de urbanismo, economía, terrorismo, ciencia, entretenimiento y desastres naturales. La investigación concluye que la cantidad de noticias falsas en Twitter se está incrementando «claramente» y «repunta durante acontecimientos importantes» como ocurrió durante las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2012 y 2016 en las que salió como ganador Donald Trump. «Es un problema real y es un problema que requiere investigación seria para solucionarlo», apunta Filippo Menczer, profesor de la Universidad de Indiana y coautor del documento, que llama a una acción global para combatir la falsedad.

El «clickbait» como amenaza

«Lo que vende no es la noticia en sí, sino el “clickbait” que se consigue mediante los titulares efectistas que desde el principio ya forman parte de la elaboración del fake», apunta Iván Rodríguez, experto en social media y creador del servicio Emojistwitter. Pese a la percepción mayoritaría, este analista descarga parte de la responsabilidad en el empleo de los «bots», a pesar de que el estudio afirma que no se han tenido en cuenta a la hora de mostrar los resultados.

Sin embargo, se trata de una conducta muy utilizada que, desde la semana pasada, la propia compañía ha querido atajar prohibiendo su uso pese a que este movimiento puede provocar qu se reduzca el número de usuarios registrados. «No es que a los “tuiteros” nos gusten más las noticias falsas, ni mucho menos que nos creamos cualquier trola, simplemente quienes realizan esas campañas de noticias falsas saben exactamente qué estructura y copy deben utilizar para conseguir ese “retuit” fácil», sugiere. «Esas mismas noticias falsas están siempre respaldadas nada más ser publicadas por cientos de cuentas bots (espero que cada día menos), que son las primeras en difundirlas. Eso y una buena planificación y textos, lo hacen todo», lamenta.

Querer ser el primero en «retuitear»

Otros expertos creen que el principal factor que contribuye a esa mayor difusión de un contenido falso se encuentra en la psique del ser humano. «El querer conseguir autoridad hace que la gente quiera ser el primero en difundir, en darle a “retuitear”», reconoce Pablo Herreros, socio director de la agencia Goodwill Comunicación. A su juicio, el «afán de protagonismo» impulsa a determinados usuarios de redes sociales a compartir contenido independientemente de su veracidad, algo que asegura se debe a las políticas de dinamización de contenidos enmarcadas dentro de lo que se conoce como «clickbait». Es decir, presentar las noticias o titulares de una forma impactante para ganar la atención del usuario rápidamente.

Pese a que esta práctica se ha generalizado en los últimos años, este experto considera que es «pan para hoy y hambre para mañana». Es más, se muestra convencido que las «fake news» están «llegando a su fin». «Tocaron su punto álgido con la llegada de [Donald] Trump al poder, pero estamos ante un evidente ocaso. Va camino de ser un tema residual», asegura. La razón -dice- es por el esfuerzo de las plataformas digitales de alejarse de estas prácticas para acercarse a las marcas comerciales, «que están preocupadas por distanciarse de las mentiras».

La novedad como motor de las «fake news»

«Las noticias falsas son más novedosas y es más probable que las personas compartan información de este tipo», afirma Aral, que comparte la visión de Herreros y señala el sentimiento de relevancia que otorga a las personas compartir contenidos que, a priori, son desconocidos (aunque también falsos). Por ello, aplicaron la «hipótesis de la novedad» a un subgrupo, para ver las reacciones ante las «fake news» de los usuarios.

«Vimos un perfil emocional diferente: la gente responde a las noticias falsas más con sorpresa y disgusto, mientras que las historias reales producen respuestas en general caracterizadas por tristeza, anticipación y confianza». Así se determina que, aunque no se puede señalar a ciencia cierta la causa de los retuits, la teoría de la novedad puede ser una parte de la explicación. Para Aral, este resultado es «muy aterrador», ya que la solución no pasa por un remedio tecnológico, sino que habría que actuar sobre la conducta humana.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ANÁLISIS

Uber revela el primer modelo para su línea de taxis aéreos

Carolina Valdovinos

Publicado

en

Siguen las sorpresas de Uber en la Cumbre Elevate, pues el día de ayer dio a conocer cómo sería su vehículo aerotransportado. El Modelo Común de Referencia (CRM, por sus siglas en inglés) es un vehículo totalmente eléctrico VTOL que puede transportar hasta a cuatro personas colocadas espalda con espalda y que podría reducir un viaje de dos horas a 15 minutos.

Uber tiene entre sus investigadores al ex ingeniero de la NASA Mark Moore, quien cuenta con mucha experiencia trabajando con aviones de propulsión eléctrica y está encargado de desarrollar el concepto. También se ha aliado con fabricantes de equipos de aviación para ayudar a la realización, entre ellos están Karem, Embraer y Pipistrel; además, Uber se asoció con Boeing Aurora Flight Sciences y Bell.

El modelo presentado en la cumbre cuenta con una serie de hélices, las cuales tienen como función responder en caso de alguna falla, la entrada y salida sólo se hace por un lado para hacer el abordaje y desembarque de la forma más sencilla y segura posible.

Moore comentó que este modelo de vehículo será más silencioso que modelos anteriores. Por la conformación de las hélices es mucho más seguro y tendrá mejor rendimiento.

Los cálculos sugieren que el alcance será de 60 millas debido a las limitaciones de la batería y sólo puede volar a 2 mil pies de altura, un poco más alto que el Empire State. Las pruebas del Uber Air se realizarán dentro de dos años en el Dallas-Fort Worth en Texas.

Sin embargo, el CMR no es más que un modelo de referencia para los demás fabricantes, con el cual será más sencillo unificar la tecnología y la infraestructura por venir. Si bien el CMR no es la imagen de cómo lucirán los taxis voladores, es un primer paso importante hacia el camino de la innovación.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Nokia venderá negocio de salud digital a su cofundador

Margarita Cruz

Publicado

en

Nokia entró en negociaciones exclusivas para vender su negocio de Salud Digital (Digital Health) a Eric Carreel, cofundador y expresidente de la startup francesa Withings, previamente adquirida por el proveedor de telecomunicaciones, luego de una revisión estratégica anunciada a mediados de febrero.

La empresa finesa se expandió al mercado de la salud en abril de 2016 al adquirir a Withings por 170 millones de euros e integrándola en sus operaciones de Nokia Technologies. Pero la compañía ha reconocido sus dificultades para hacer crecer el negocio, y si bien no se ha divulgado un precio, es probable que sea algo menor que lo que pagó Nokia.

El proveedor dijo que la eliminación planificada de su negocio de salud está en línea con su enfoque estratégico para convertirse en una empresa de negocio a negocio y licencia.

La cartera de productos de salud digital de Nokia incluye productos para consumidores y empresas, como un ecosistema de relojes inteligentes híbridos, balanzas y dispositivos digitales de salud.

Se espera que la venta finalice al término del segundo trimestre, sujeto a un proceso de consulta dentro del Comité de Empresa de Nokia Technologies Francia.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Empresas en China extraen datos del cerebro a empleados

Margarita Cruz

Publicado

en

En China, algunas empresas han comenzado a implementar una tecnología de lectura cerebral para detectar cambios en los estados emocionales de los trabajadores a fin de mejorar la productividad.

Los sensores livianos e inalámbricos que son colocados en cascos de seguridad o gorras de uniformes, monitorean constantemente las ondas cerebrales del usuario y transmiten los datos a computadoras que usan algoritmos de Inteligencia Artificial para detectar picos emocionales como depresión, ansiedad o ira.

Hangzhou Zhongheng Electric es una de las empresas que ya monitorea las ondas cerebrales de sus empleados al colocarles gorras durante sus jornadas laborales. Los datos, asegura, son utilizados para ajustar el ritmo de producción y rediseñar los flujos de trabajo. La compañía señala que esta técnica podría aumentar la eficiencia general de los trabajadores al manipular la frecuencia y la duración de los descansos para reducir el estrés mental.

La compañía State Grid Zhejiang Electric Power, que provee de energía a hogares y negocios en toda la provincia de Hangzhou, afirmó que la implementación del programa de vigilancia emocional entre sus empleados le ha permitido impulsar sus ganancias en unos 2 mil millones de yuanes (315 millones de dólares) desde su lanzamiento en 2014. La empresa cuenta con alrededor de 40 mil empleados.

De acuerdo con un gerente de Ningbo Shenyang Logistics, la empresa de electricidad usa los dispositivos principalmente para capacitar a nuevos empleados.

Los sensores cerebrales se integraron en auriculares de realidad virtual para simular diferentes escenarios en el entorno de trabajo. El gerente señaló que con la tecnología se han reducido significativamente el número de errores cometidos por los trabajadores, debido a la mejor comprensión entre los empleados y la empresa.

Jin Jia, profesora asociada de ciencias del cerebro y psicología cognitiva en la Universidad de Ningbo, dijo que un empleado emocional en un puesto clave podría afectar toda una línea de producción, poniendo en peligro su propia seguridad y la de los demás.

Neuro Cap es un centro de investigación en China que implementó el proyecto de vigilancia cerebral financiado por el gobierno en la Universidad de Ningbo. El programa se ha implementado en más de una docena de fábricas y negocios.

Jin explicó que cuando el sistema emite una advertencia, el gerente pide al trabajador que se tome un día libre o que pase a un puesto menos crítico.

Enfatizó en que los empleados inicialmente reaccionaron con temor y desconfianza hacia los dispositivos porque pensaban que podrían leer sus mentes; sin embargo, tiempo después se acostumbraron.

La tecnología también ha comenzado a emplearse en la medicina. Algunos hospitales en China, junto con universidades desarrollan versiones más sofisticadas de la lectura cerebral para monitorear las emociones de un paciente y prevenir incidentes violentos.

Además de la tapa, una cámara especial captura la expresión facial y la temperatura corporal del paciente. También hay una serie de sensores de presión plantados debajo de su cama para controlar los cambios en el movimiento del cuerpo.

En conjunto, la información puede dar una estimación más precisa del estado mental del paciente y advertir al personal médico de un posible estallido violento de la persona.

Por otra parte, los dispositivos de monitoreo cerebral de la empresa tecnológica Deayea son utilizados por los conductores de trenes que trabajan en la línea ferroviaria de alta velocidad Beijing-Shanghai, una de las más transitadas en el mundo.

La compañía con sede en Beijing-Shanghai afirma que los sensores, construidos en el borde del sombrero del conductor, podrían medir varios tipos de actividades cerebrales, incluidas la fatiga y la pérdida de atención con una precisión de más de 90 por ciento.

Si el conductor se queda dormido, por ejemplo, la tapa dispararía una alarma en la cabina para despertarlo.

Estos casos han llevado a plantearse la idea de introducir los dispositivos de lectura cerebral en las cabinas de los aviones para evitar accidentes aéreos, ya que muchos de ellos han sido causados por factores humanos y un piloto en estado emocional perturbado podría poner en riesgo un avión entero.

Pero también existe el riesgo y la preocupación de que las empresas abusen de la tecnología para controlar mentes e infringir la privacidad, mencionó Qiao Zhian, profesor de psicología en la Universidad Normal de Beijing.

“No existe una ley o regulación que limite el uso de este tipo de equipo en China. El empleador puede tener un fuerte incentivo para usar la tecnología para obtener mayores ganancias, y los empleados generalmente están en una posición demasiado débil para decir no”, dijo.

El profesor propuso que los legisladores actúen para limitar el uso de la vigilancia emocional y dar a los trabajadores más poder de negociación para proteger sus intereses.

Con información de South China Morning Post.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

marzo 2018
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Trending

Bitnami