COMUNIDAD MEDIATELECOM

GADGETS

HomePod: suena bien, sabe a poco

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo– Ángel Jiménez de Luis

Antes de hablar de qué es exactamente el nuevo HomePod de Apple conviene explicar lo que no es, al menos de momento. HomePod no es un competidor de la línea de altavoces inteligentes Echo de Amazon o Home de Google. Es un altavoz, sí, y tiene ciertas funciones similares a la de estos altavoces inteligentes, pero en esta primera versión el producto no aspira a convertirse en una alternativa a ellos.

Tampoco es un altavoz Bluetooth. Es inalámbrico y tiene un tamaño parecido al de esta clase de dispositivos pero la conexión está limitada a la tecnología AirPlay de Apple y para su configuración inicial es obligatorio contar con un iPhone o un iPad. No tiene entrada auxiliar para dispositivos externos como un reproductor de MP3 o CD y sólo se entiende con el ecosistema de productos de Apple.

¿Qué es, entonces? Tras dos semanas probándolo, creo que la mejor forma de definirlo es como un altavoz pensado fundamentalmente para reproducir el catálogo de Apple Music o iTunes (es decir, las canciones comparadas a través del servicio de música de la compañía), iTunes Match (colección personal sincronizada en la nube), Apple Podcasts y la posibilidad añadida de usarlo como altavoz AirPlay para dispositivos externos como el iPhone, el iPad, el Mac o el AppleTV. Nada más.

Un altavoz

Como altavoz, HomePod es excepcional. No tengo un oído privilegiado pero sí la suerte -o desgracia, según se mire- de haber escuchados a lo largo de las últimas dos décadas altavoces de todo tipo de precio y características. En su tamaño y precio (350 dólares) no he escuchado jamás nada que suene tan bien como el HomePod.

Es un sonido que llena cualquier habitación, sólido y rico en detalles. Es posible que algunos encuentren los bajos demasiado prominentes y que prefieran un sonido más “plano”. En el mundo del sonido no existe la perfección, sino las preferencias.

Aún así creo que es loable lo que ha conseguido Apple, sobre todo teniendo en cuenta que no es una compañía con una gran experiencia en el sector del audio. Hace unos años puso en el mercado el iPod HiFi pero fue un pequeño fracaso comercial y parecía haber abandonado para siempre este tipo de productos.

El secreto del HomePod está en la forma en la que distribuye el sonido por la estancia. En el interior hay 7 tweeters alrededor de un ciclíndro central, seis micrófonos y un subwoofer apuntando hacia el techo. Al iniciar por primera vez el HomePod, éste se calibra automáticamente para aprovechar la geometría de la habitación en la que está, decidiendo qué tweeters llevarán la mayor parte de la carga y cuáles harán rebotar el sonido en las paredes para que la escucha sea óptima en cualquier punto de la sala.

Es uno de los trucos más curiosos del dispositivo, sobre todo cuando se compara con altavoces convencionales. Da igual donde lo pongas, el sonido es fantástico. Al mover el HomePod de lugar, los acelerómetros detectan el cambio de posición y vuelve a calibrarse para que se siga escuchando igual. Independientemente de dónde estés situado dentro de la habitación, el HomePod suena siempre igual.

Algunos usuarios han reportado que la base de silicona del altavoz puede dejar cercos en algunos muebles de madera al reaccionar con el barniz de los mismos. Después de dos semanas no he notado este efecto en ninguna superficie, incluida las de madera, en las que he usado el altavoz.

HomePod llega, lamentablemente, cojo en algunas funciones. Cuando Apple anunció el HomePod por primera vez en Junio de 2017 prometió tres cosas:

La primera es que saldría a la venta antes de finales de año. Al final ha salido a la venta a mediados de febrero.

La segunda es que se podrían utilizar dos de forma simultánea para sonido estéreo y varios repartidos por la casa en varias habitaciones para reproducción simultánea. Esta función no está disponible aún.

La tercera, que el HomePod sería compatible con AirPlay 2, la segunda generación del protocolo que recorta la latencia al enviar audio desde fuentes externas. Ahora, desde que se pulsa un botón en el iPhone o el iPad y el altavoz responde pasan dos segundos. Llegará, pero será necesario una futura actualización de software para añadirla.

Estos tres problemas no convierten al HomePod en un mal altavoz, pero hace más difícil que destaque ante alternativas como Sonos, que han solucionado algunos de estos obstáculos (como el uso de varios altavoces simultáneos) y son más versátiles. No suenan igual de bien, pero la diferencia no es tan grande.

Un asistente personal virtual

He empezado esta reseña aclarando que el HomePod no es un competidor para Amazon Echo o Google Home, pero es imposible no establecer paralelismos y comparar el HomePod con ellos. Después de todo, en este dispositivo también vive Siri y si le hablas, responde.

Y responde siempre. Es, con diferencia, el producto que mejor escucha al usuario de todos los que ha sacado hasta ahora la compañía. “Oye Siri” suele ser un comando de invocación con bastantes problemas en el iPhone y el iPad, sobre todo cuando el dispositivo no está cerca de quien habla. En el HomePod funciona perfectamente, con un volumen de voz normal, desde el otro lado de la habitación e incluso mientras suena la música.

Escucha tan bien, de hecho, que puede ser un problema. Apple tiene aquí un obstáculo que no afecta de momento a Amazon y es decidir qué dispositivo debe contestar a una petición del usuario. ¿Estaba ese “Oye Siri” dirigido al iPhone? ¿Al iPad?

Cuando tienes un HomePod en casa la respuesta es, por lo general, al HomePod incluso aunque tengamos el teléfono en la mano. Los servidores de la compañía dan prioridad a la interacción con el altavoz.

Sumemos problemas. En casas de plano abierto es fácil que el HomePod recoja los comandos dirigidos al teléfono incluso desde otra habitación. Yo suelo poner las alarmas usando Siri al acostarme. Varios días en las últimas semanas al decir “Oye Siri, despiértame a las 8” la respuesta ha venido desde la habitación contigua.

No es una tragedia para alguien que viva solo y en un piso muy pequeño (o muy grande y bien aislado) pero HomePod está pensado para ser usado en casa por todos y Siri es mucho más limitada en el altavoz que en el teléfono. No puede acceder a los mismos recursos ni puede ofrecer una lista de enlaces como sugerencia cuando no encuentra la información.

Es posible enlazar información personal de la cuenta del usuario al HomePod y pedir que lea mensajes o correos cuando lleguen al teléfono. Desde el punto de vista de la privacidad, sin embargo, es una pequeña pesadilla. Mientras el teléfono del usuario esté dentro de la red WiFi, cualquiera en casa puede acceder a esa información tan solo preguntándole a Siri por ella.

Esto son problemas que afectan también a otros altavoces inteligentes -por ejemplo los de Google, que también ofrece asistentes virtuales en varios dispositivos- pero en el caso de Apple se combinan con una Siri que sí, mejora poco a poco, pero a una velocidad muy inferior a la de Alexa o Google Assistant.

Alexa, en especial, destaca frente a este intento de Apple. El asistente de Amazon tiene una sintaxis más reducida y habla pocos idiomas (en este caso poco importa porque aunque Siri está disponible en muchos más, HomePod sólo entiende ingles de momento) pero responde mucho más rápido a cualquier petición verbal.

Para la mayor compañía de tecnología del mundo, y más teniendo en cuenta que fue la que dio el pistoletazo de salida de los asistentes virtuales, esto debería ser motivo de sonrojo. HomePod era una excelente oportunidad para lavar la imagen de Siri pero de momento parece desaprovechada.

Una plataforma limitada

El segundo problema del HomePod como altavoz inteligente es que no resulta especialmente versátil. Es un producto centrado alrededor de las ofertas de Apple en el mundo musical pero que no puede expandirse mediante apps como Echo o Google Home.

De entrada estro quiere decir que cualquier usuario que prefiera Spotify a Apple Music va a encontrar en HomePod un accesorio hostil. Para los usuarios de Apple Music, en cambio, es un altavoz fantástico. Siri ha aprendido datos de la historia de la música y es capaz de responder de forma competente a cualquier pregunta relacionada con años de publicación de álbumes y singles o los créditos de cualquier canción. También hace buenas selecciones musicales y la voz es un instrumento fantástico para ir creando listas de reproducción conforme se descubre un nuevo tema “Oye Siri, añade esto a mi lista de favoritos”.

Además de música, Siri puede reproducir un resumen de noticias, podcasts, información del tiempo y controlar diferentes elementos inteligentes de la casa que funcionen con el estándar HomeKit. El altavoz, de hecho, se controla desde la aplicación de Home del iPhone o el iPad (un detalle fabuloso es que resulta tan fácil de configurar la primera vez como los AirPods, basta encenderlo cerca de un teléfono y pulsar un único botón en pantalla). Pero ya está. Eso es todo lo que sabe hacer.

Esta situación debería cambiar a mediados de este año. En junio Apple celebrará su conferencia mundial de desarrolladores, la WWDC, que es el lugar donde suele presentar las nuevas herramientas para crear aplicaciones y extensiones en sus dispositivos. La apuesta de la mayoría e expertos es que HomePod recibirá algún tipo de herramienta para añadir funciones y vocabulario desde apps instaladas en el teléfono.

Eso quiere decir que un usuario que tenga la aplicación de Uber, por ejemplo, podría pedir un coche simplemente hablando con el altavoz. También abriría la puerta a aplicaciones y juegos para toda la familia.

No hay ninguna certeza de que vaya a suceder, pero cuesta imaginar otro camino para Apple. En un mundo en el que Amazon Echo o Google Home no existieran y en el que Spotify fuera un lejano competidor de Apple Music, HomePod sería un altavoz excelente. Un accesorio casi imprescindible para cualquier amante de la música.

Pero existen, y su mera presencia diluyen la propuesta de HomePod. Apple va a tener que evolucionar tanto el altavoz como Siri a un ritmo mucho mayor si quiere realmente ser considerado un rival digno.

HomePod no está disponible aún en España. La compañía no ha comunicado aún cuando piensa poner el dispositivo a la venta en nuestro país. En el Reino Unido está a la venta a un precio de 319 libras, impuestos incluidos, y en Estados Unidos a 349 dólares, impuestos no incluidos.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CULTURA DIGITAL

El 45% de los espectadores usa otro dispositivo móvil mientras mira la televisión

El 71% busca información complementaria mientras un tercio compra lo que ve o comparte opiniones en redes y plataformas de mensajería

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El País-Raúl Limón

El avance de las plataformas digitales en dispositivos móviles, como teléfonos y tabletas, así como el uso masivo de redes sociales han modificado la forma en la que los espectadores ven la televisión. El último estudio de Nielsen, Total audience report, muestra que los adultos de Estados Unidos utilizaron las pantallas a lo largo del último cuatrimestre más de 10 horas al día, un tiempo que solo se explica si se tiene en cuenta el uso simultáneo. El 45% ve la televisión “muy a menudo” o “siempre” mientras consulta otras plataformas digitales. Un 30% lo hizo “alguna vez” y solo un 12% declaró, según el estudio, no utilizar nunca más de una pantalla. La misma tendencia se produce en España.

Este comportamiento de recurrir a fuentes de información, ocio o relaciones de forma simultánea es totalmente diferente cuando se escucha la radio. En este último caso, la encuesta de Nielsen refleja que solo el 6% afirma seguir un programa con otro dispositivo audiovisual en la mano.

El estudio también analiza para qué se utilizan los móviles y las tabletas mientras se ve la televisión. El 71% afirma haber consultado información relacionada con el contenido que está viendo en televisión.

Pero la faceta comercial, la que más interés despierta entre los anunciantes, refleja que el 35% de los espectadores (y también el 25% de los oyentes de radio) reconocen haber comprado productos y servicios anunciados mientras veían la televisión o escuchan la radio.

El 45% de los espectadores usa otro dispositivo móvil mientras mira la televisión

Entre un 28% y un 41% también afirman haber enviado, escrito o leído un correo o un texto tanto en plataformas de mensajería como en redes sociales sobre el contenido que en esos momentos visualizan.

Estos comportamientos no son uniformes a lo largo del día. El considerado horario de máxima audiencia sigue siendo el que más espectadores acapara y también el que más usuarios simultáneos de plataformas. La radio sigue captando la mayor parte de su audiencia en horas de trabajo.

El uso de dispositivos digitales sigue manteniendo una enorme franja de uso estable y continuado entre las nueve de la mañana y de la noche y empieza a experimentar un incremento a partir de las cinco de la madrugada frente a la televisión y la radio.

Compras

Las empresas de Internet y de televisión se acomodan a estos nuevos comportamientos. Muchas compañías, desde gigantes como Amazon, a empresas españolas de televisión, han desarrollado aplicaciones para adquirir lo que se ve en televisión con un solo clic sobre la pantalla de las televisiones inteligentes o sobre los dispositivos móviles. En uno de los programas de la nueva edición de MasterChef Junior. los aspirantes no entrarán en el supermercado para hacer la compra, ya que lo harán por internet a través de la aplicación del supermercado de El Corte Inglés.

Pero, teniendo en cuenta la tendencia del espectador (71%) a aumentar la información sobre lo que ve, la mayoría de cadenas han desarrollado aplicaciones paralelas para enganchar al usuario en todas las pantallas.

Producción interactiva sobre el Teatro Real de Madrid en lab.rtve.es
Producción interactiva sobre el Teatro Real de Madrid en lab.rtve.es

En este sentido, RTVE es una de las televisiones europeas de referencia en Internet junto con la BBC. Ya no se trata solo de la televisión a la carta, que permite a los espectadores acceder a series del archivo histórico en Internet y documentales. La cadena española fue la primera en la retransmisión de los Juegos Olímpicos y los Premios Goya multipantalla, desarrolló el Botón Rojo para las televisiones inteligentes e implantó +TVE, una aplicación pionera de segunda pantalla.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GADGETS

Los mejores dispositivos del año para tener una casa a la última e inteligente

El fenómeno de los altavoces inteligentes como Apple HomePod, Google Home o Amazon Echo ha incentivado el interés por los aparatos que engloban la actual tendencia del «Internet de las Cosas»

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC Tecnología-J.M.Sánchez

HomePod

El ímpetu con el que los fabricantes de tecnología han querido meterse de lleno en el mundo de los altavoces inteligentes discrepa, en parte, con el mercado, todavía en un estado muy verde. Pero ante el objetivo de «domotizar» los hogares, este tipo de aparatos han venido a convertirse en el centro neurálgico de la casa. No es para menos, puesto que el software de voz que incorpora permiten realizar peticiones y controlar algunas funciones de otros aparatos electrónicos fácilmente con solo pronunciar unas simples palabras.

Es cierto, todo hay que decirlo, que falta mucho recorrido y mucho margen de mejora, pero en su mayoría son interesantes prestarles algo de atención. Y más teniendo en cuenta el inminente despliegue de las redes móviles 5Gprevistas para desplegarse de manera comercial para 2020, y que están concebidas para conectar todo tipo de dispositivos. Eso lo puede cambiar todo.

De ahí a que surjan este tipo de altavoces inteligentes. Dado que algunos fabricantes contaban con sus propios asistentes digitales, su incorporación en otros aparatos estaba prácticamente cantado. Aunque ha tardado en reaccionar, Apple lanzó este año su HomePod. Sorprende que, además, se ha adaptado al español muy rápido, puesto que su llegada al mercado local en noviembre ha permitido tener a mano un producto de calidad que, es cierto, tiene más de altavoz que de asistente.

El equipo, de diseño minimalista y muy cuidado, es un mamotreto cilíndrico de 2,5 kilogramos de peso que proyecta el sonido de manera magistral. Está concebido como un reproductor de música en condiciones pero con funciones para conectar otros aparatos. Su rendimiento es sorprendente y permite «hablar» con otros electrodomésticos, aunque su enfoque actual está dirigido a emplearse como correa de transmisión con Apple Music, el servicio de música en streaming de la compañía.

La aplicación HomeKit ejerce ce piedra angular a ese deseo de hacer inteligente la casa. A través del asistente Siri el usuario puede realizar ciertas peticiones fácilmente -su sistema de reconocimiento es impecable y funciona en la lejanía incluso- a una treintena de «gadgets», que van desde sistemas de iluminación, termostatos, cámaras de vigilancia o ciertos enchufes que sirven para controlar el producto que se conecte -encender o apagar una lámpara, por ejemplo- con solo pronunciar las palabras mágicas. Todavía queda mucho camino por recorrer pero ha sido un intento más que interesante para la compañía estadounidense.

Amazon Echo Plus

El gigante del comercio electrónico ha sido el fabricante que más ha tirado la casa por la ventana. No es para menos puesto que venía con cierta ventaja, dado que sus altavoces inteligentes y dispositivos para el hogar desembarcaron en el mercado norteamericano hace dos años. Ha tenido tiempo más que suficiente para adentrarse en este incipiente mercado y hacerlo muy bien -es líder mundial-. Esta temporada se metió en la batalla por el españolcon cinco dispositivos muy diferenciados entre sí pero entre los que destaca este modelo en particular.

Por lo pronto, cuenta en su interior con su propio sensor de temperatura con lo que si le preguntamos qué temperatura hace en el interior el domicilio el sistema será capaz de responder de manera precisa. Pero, también, este equipo, el más sofisticado del catálogo, dispone de altavoces bastante buenos (woofer de 3 pulgadas y tweeter de 0,8) y tiene la capacidad de controlar otros dispositivos del hogar digital (luces, climatización, etc) sin necesidad de pasar por un Hub externo, ya que lleva uno incorporado. De tal forma que conectar unas bombillas capaces de conectarse a internet es una tarea fácil.

Google Home

Otro gigante que ya contaba con su propio asistente de voz y que lo ha visto muy claro para adentrarse en el negocio del control doméstico ha sido Google, que trajo en junio sus dos altavoces inteligentes a España. El equipo principal, también cilíndrico como el resto de sus competidores, sirve tanto de altavoz como de mayordomo digital. El dispositivo cuenta con dos micrófonos para recoger la señal de la voz desde varias fuentes para poder optimizar el comportamiento.

Dado que es también un altavoz, Home permite emitir sonido procedente por ejemplo de Spotify, pero la experiencia mejora con su propio servicio. Tiene una pantalla táctil superior desde donde controlar el volumen o apagarlo con un toque. Pero ofrece muchas compatibilidades. Por ejemplo, sólo pronunciando que queremos ver «La casa de Papel» en Netflix, automáticamente aparecerá en la pantalla a la que se haya vinculado el acceso.

Pero este tipo de aparatos abre la puerta a un futuro domótico en donde gran parte de las tareas domésticas se realicen con solo emplear la voz, como el control del sistema de iluminación, la gestión del termostato o la activación de un robot-aspirador. Su debut ha partido de una compatibilidad con unos mil productos con funciones «inteligentes» de 150 firmas. Además, permite utilizarse con hasta seis cuentas distintas de voz para que tenga una experiencia personalizada. Por defecto, el asistente prioriza las peticiones directamente a Home en caso que se disponga de un teléfono con Android.

Sonos Beam

Este equipo es una verdadera joya por su calidad de audio. Se trata de una impresionante barra de sonido para el televisor pero es compatible con los asistentes digitales, en especial Alexa, el software de Amazon. También se puede utilizar con Siri, el asistente de Apple, a través de la tecnología propietaria AirPlay 2. De tal manera que la voz ejerce de vehículo para poder controlar algunas de sus funciones básicas.

Al conectarse a través de la red WiFi doméstica, este dispositivo puede transmitir información desde varias vías como Apple Music, Tidal, Spotify y demás con solo utilizar una aplicación específica. Su mayor virtud es una calidad de sonido por encima de sus rivales, con lo que la experiencia de ver, por ejemplo, una película es fantástica, pero al integrarse el software de voz se gana algunas características para poder solicitarle, por ejemplo, información del tiempo. También cuenta con una tecnología que adapta el audio a la noche, mitigando así algunos efectos. Se conecta a través de un puerto HDMI.

Ecobee4 Smart Thermostat

Esta temporada se ha renovado el termostato inteligente de esta firma especializada. Cuenta con un sensor capaz de detectar los puntos fríos o calientes de la habitación para ajustar de manera más equilibrada la temperatura. El aparato, cuya instalación es fácil, viene con Alexa ya incorporado, de tal forma que se puede controlar por voz. Así, puede servir, entre otras cosas, para solicitar información del tiempo, del tráfico o leer las noticias.

Tiene una serie de micrófonos integrados con reconocimiento de voz cuyo rango de alcance es bastante amplio, pero además dispone de un altavoz diseñado para proyectar la voz en la lejanía si es necesario. Se escucha muy bien desde el otro lado de la habitación. Tiene un diseño algo austero y tosco, pero acompaña perfectamente a la decoración.

Y si fuera poco, su enfoque como aparato para ahorrar dinero también puede servir de ayuda para prestarle atención. Según los cálculos de la compañía, es capaz de reducir hasta un 23% el gasto energético de la calefacción. Y, entre otras funciones interesantes, destaca su sistema de presencia que permite automatizar sus usos en caso de no estar en el domicilio.

Neato Botvac D7 Connected

Este aspirador robot es tan útil que sorprende. Cuenta, además de las funciones básicas, una tecnología de limpieza de zonas para poder enfocarse en las áreas más complicadas de tu casa de manera frecuente. Es el más grande (y potente) de la familia de esta compañía especializada. Su diseño en forma de «D» permite, además, que pueda limpiar de manera más óptima en las esquinas.

También dispone de una tecnología llamada LaserSmart que escanea el hogar y crea un plano del suelo que el robot seguirá durante la limpieza. Se mueve exactamente como debería hacerlo un robot inteligente, en líneas rectas y no de forma aleatoria.

Los láseres le permiten limpiar incluso en la oscuridad. Puede establecer límites de áreas para organizarse mejor si cabe y cuenta con un sistema de automatización para programar limpiezas. Pero, sobre todo, llama la atención por sus alta compatibilidad: se puede encender y apagar desde tu móvil, Apple Watch, así como altavoces inteligentes como Amazon Echo o Google Home.

Nest Cam IQ Outdoor Security

Se trata de una de vigilancia para exteriores perfectamente adaptada a los nuevos tiempos. Es resistente a los agentes atmosféricos y a prueba de manipulaciones. Puede detectar a una persona a una distancia de hasta 15 metros y luego enviarte una alerta con una foto que la identifique.

Su sensor de resolución 4K con un procesamiento de imágenes HDR inteligente logra, en ese sentido, capturar imágenes de gran calidad porque, además, tiene doce aumentos y en un campo visual de 130 grados. Su diseño, minimalista y austero, lo hace muy práctico. Sus dimensiones son 12,8 x 9,3 x 9,3 centímetros, que es lo de menos, pero su peso es de solo 568 gramos.

Philips Hue White A19 Starter Kit

Se presenta como la «iluminación conectada». Pero más allá del eslogan, por lo que más destaca es por su catálogo variado e interminable. Hay desde bombillas conectadas de varios tipos a lámparas de distintos diseños y tamaños que, seguro, se adapta a cualquier hogar.

La gracia de este tipo de sistemas de iluminación es que se pueden controlar desde una aplicación, crear áreas determinadas, programar algunas tareas y ofrece, además de todo ello, compatible con todos los altavoces inteligentes del mercado con lo que con solo pronunciar unas palabras se podrá encender, apagar, atenuar o, si se requiere, cambiar su escala cromática.

Los usuarios pueden jugar con la luz y elegir entre 16 millones de colores de la aplicación para adaptar la luz al estado de ánimo o las necesidades. Pero, también, sincronizar las luces con la música o las películas generando unas experiencia, de verdad, fantástica. Por ejemplo, es posible adaptarlo a un determinado videojuego para que, por ejemplo, cada vez que el jugador coja un objeto potenciador (imagínate en el título de disparos multijugador «Quake») cambie el color o, cuando la barra de vida del personaje esté en las últimas también haga lo mismo.

Por si fuera poco, se puede controlar las luces de manera remota, pero tiene una utilidad: comprobar si te has olvidado de apagarlas antes de salir de casa con solo una aplicación. El ecosistema gana peso empleando un aparato en forma de puente desde donde añadir hasta 50 luces distintas. Es posible con el enlace WiFi a través del router.

August Smart Lock

Esta cerradura inteligente (¿o deberíamos llamarlo pestillo?) es compatible con los principales asistentes digitales como Alexa, Google Assistant y Apple. Con este aparato se puede controlar y vigilar la puerta desde cualquier lugar, así como bloquear la puerta en remoto.

Pero, también, permite transferir unas claves digitales seguras a los invitados. Y todo, desde el teléfono. Su instalación es fácil: se acopla al cerrojo ya existente, en el interior de su puerta para que se pueda usar sus llaves físicas. El sistema se desbloquea automáticamente cuando se detecta la presencia del usuario y se bloquea en el momento en el que sales.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GADGETS

Adolescentes prefieren un teléfono inteligente a un smartwatch

Valeria Romero

Publicado

en

A pesar de que la tecnología wearable está en crecimiento para los usuarios adultos, un reciente pronóstico de eMarketer afirma que no es así para los adolescentes.

El crecimiento en el uso de wearables entre usuarios de 12 a 17 años es baja, tan solo uno de cada 10 usuarios en este rango de edad utilizó un dispositivo portátil en 2018.

¿Cuál es la razón?

El motivo de esta baja tendencia en los usuarios más jóvenes se debe al precio elevado de dispositivos como relojes inteligentes, ya que muchos cuestan lo mismo que un teléfono inteligente.

La mayoría de los adolescentes tiene acceso a un solo dispositivo, por lo que un smartphone es mucho más atractivo para ellos.

De hecho, según el pronóstico de eMarketer, 83 por ciento de los usuarios de Internet entre 12 y 17 años navegan con teléfonos inteligentes.

A pesar de que algunos rastreadores físicos tienen un precio asequible, las características de monitoreo de salud no son tan atractivas para los menores como para adultos.

No obstante, los padres millennials estarían dispuestos a integrar wearables en la vida de sus hijos para el seguimiento de su salud.

Según un estudio de IEEE, 85 por ciento de los padres jóvenes adoptarían un wearable para sus hijos a temprana edad; sin embargo, 32 por ciento afirmó estar más cómodo al introducirlos hasta la adolescencia.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

marzo 2018
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Trending

Bitnami