COMUNIDAD MEDIATELECOM

GADGETS

HomePod: suena bien, sabe a poco

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo– Ángel Jiménez de Luis

Antes de hablar de qué es exactamente el nuevo HomePod de Apple conviene explicar lo que no es, al menos de momento. HomePod no es un competidor de la línea de altavoces inteligentes Echo de Amazon o Home de Google. Es un altavoz, sí, y tiene ciertas funciones similares a la de estos altavoces inteligentes, pero en esta primera versión el producto no aspira a convertirse en una alternativa a ellos.

Tampoco es un altavoz Bluetooth. Es inalámbrico y tiene un tamaño parecido al de esta clase de dispositivos pero la conexión está limitada a la tecnología AirPlay de Apple y para su configuración inicial es obligatorio contar con un iPhone o un iPad. No tiene entrada auxiliar para dispositivos externos como un reproductor de MP3 o CD y sólo se entiende con el ecosistema de productos de Apple.

¿Qué es, entonces? Tras dos semanas probándolo, creo que la mejor forma de definirlo es como un altavoz pensado fundamentalmente para reproducir el catálogo de Apple Music o iTunes (es decir, las canciones comparadas a través del servicio de música de la compañía), iTunes Match (colección personal sincronizada en la nube), Apple Podcasts y la posibilidad añadida de usarlo como altavoz AirPlay para dispositivos externos como el iPhone, el iPad, el Mac o el AppleTV. Nada más.

Un altavoz

Como altavoz, HomePod es excepcional. No tengo un oído privilegiado pero sí la suerte -o desgracia, según se mire- de haber escuchados a lo largo de las últimas dos décadas altavoces de todo tipo de precio y características. En su tamaño y precio (350 dólares) no he escuchado jamás nada que suene tan bien como el HomePod.

Es un sonido que llena cualquier habitación, sólido y rico en detalles. Es posible que algunos encuentren los bajos demasiado prominentes y que prefieran un sonido más “plano”. En el mundo del sonido no existe la perfección, sino las preferencias.

Aún así creo que es loable lo que ha conseguido Apple, sobre todo teniendo en cuenta que no es una compañía con una gran experiencia en el sector del audio. Hace unos años puso en el mercado el iPod HiFi pero fue un pequeño fracaso comercial y parecía haber abandonado para siempre este tipo de productos.

El secreto del HomePod está en la forma en la que distribuye el sonido por la estancia. En el interior hay 7 tweeters alrededor de un ciclíndro central, seis micrófonos y un subwoofer apuntando hacia el techo. Al iniciar por primera vez el HomePod, éste se calibra automáticamente para aprovechar la geometría de la habitación en la que está, decidiendo qué tweeters llevarán la mayor parte de la carga y cuáles harán rebotar el sonido en las paredes para que la escucha sea óptima en cualquier punto de la sala.

Es uno de los trucos más curiosos del dispositivo, sobre todo cuando se compara con altavoces convencionales. Da igual donde lo pongas, el sonido es fantástico. Al mover el HomePod de lugar, los acelerómetros detectan el cambio de posición y vuelve a calibrarse para que se siga escuchando igual. Independientemente de dónde estés situado dentro de la habitación, el HomePod suena siempre igual.

Algunos usuarios han reportado que la base de silicona del altavoz puede dejar cercos en algunos muebles de madera al reaccionar con el barniz de los mismos. Después de dos semanas no he notado este efecto en ninguna superficie, incluida las de madera, en las que he usado el altavoz.

HomePod llega, lamentablemente, cojo en algunas funciones. Cuando Apple anunció el HomePod por primera vez en Junio de 2017 prometió tres cosas:

La primera es que saldría a la venta antes de finales de año. Al final ha salido a la venta a mediados de febrero.

La segunda es que se podrían utilizar dos de forma simultánea para sonido estéreo y varios repartidos por la casa en varias habitaciones para reproducción simultánea. Esta función no está disponible aún.

La tercera, que el HomePod sería compatible con AirPlay 2, la segunda generación del protocolo que recorta la latencia al enviar audio desde fuentes externas. Ahora, desde que se pulsa un botón en el iPhone o el iPad y el altavoz responde pasan dos segundos. Llegará, pero será necesario una futura actualización de software para añadirla.

Estos tres problemas no convierten al HomePod en un mal altavoz, pero hace más difícil que destaque ante alternativas como Sonos, que han solucionado algunos de estos obstáculos (como el uso de varios altavoces simultáneos) y son más versátiles. No suenan igual de bien, pero la diferencia no es tan grande.

Un asistente personal virtual

He empezado esta reseña aclarando que el HomePod no es un competidor para Amazon Echo o Google Home, pero es imposible no establecer paralelismos y comparar el HomePod con ellos. Después de todo, en este dispositivo también vive Siri y si le hablas, responde.

Y responde siempre. Es, con diferencia, el producto que mejor escucha al usuario de todos los que ha sacado hasta ahora la compañía. “Oye Siri” suele ser un comando de invocación con bastantes problemas en el iPhone y el iPad, sobre todo cuando el dispositivo no está cerca de quien habla. En el HomePod funciona perfectamente, con un volumen de voz normal, desde el otro lado de la habitación e incluso mientras suena la música.

Escucha tan bien, de hecho, que puede ser un problema. Apple tiene aquí un obstáculo que no afecta de momento a Amazon y es decidir qué dispositivo debe contestar a una petición del usuario. ¿Estaba ese “Oye Siri” dirigido al iPhone? ¿Al iPad?

Cuando tienes un HomePod en casa la respuesta es, por lo general, al HomePod incluso aunque tengamos el teléfono en la mano. Los servidores de la compañía dan prioridad a la interacción con el altavoz.

Sumemos problemas. En casas de plano abierto es fácil que el HomePod recoja los comandos dirigidos al teléfono incluso desde otra habitación. Yo suelo poner las alarmas usando Siri al acostarme. Varios días en las últimas semanas al decir “Oye Siri, despiértame a las 8” la respuesta ha venido desde la habitación contigua.

No es una tragedia para alguien que viva solo y en un piso muy pequeño (o muy grande y bien aislado) pero HomePod está pensado para ser usado en casa por todos y Siri es mucho más limitada en el altavoz que en el teléfono. No puede acceder a los mismos recursos ni puede ofrecer una lista de enlaces como sugerencia cuando no encuentra la información.

Es posible enlazar información personal de la cuenta del usuario al HomePod y pedir que lea mensajes o correos cuando lleguen al teléfono. Desde el punto de vista de la privacidad, sin embargo, es una pequeña pesadilla. Mientras el teléfono del usuario esté dentro de la red WiFi, cualquiera en casa puede acceder a esa información tan solo preguntándole a Siri por ella.

Esto son problemas que afectan también a otros altavoces inteligentes -por ejemplo los de Google, que también ofrece asistentes virtuales en varios dispositivos- pero en el caso de Apple se combinan con una Siri que sí, mejora poco a poco, pero a una velocidad muy inferior a la de Alexa o Google Assistant.

Alexa, en especial, destaca frente a este intento de Apple. El asistente de Amazon tiene una sintaxis más reducida y habla pocos idiomas (en este caso poco importa porque aunque Siri está disponible en muchos más, HomePod sólo entiende ingles de momento) pero responde mucho más rápido a cualquier petición verbal.

Para la mayor compañía de tecnología del mundo, y más teniendo en cuenta que fue la que dio el pistoletazo de salida de los asistentes virtuales, esto debería ser motivo de sonrojo. HomePod era una excelente oportunidad para lavar la imagen de Siri pero de momento parece desaprovechada.

Una plataforma limitada

El segundo problema del HomePod como altavoz inteligente es que no resulta especialmente versátil. Es un producto centrado alrededor de las ofertas de Apple en el mundo musical pero que no puede expandirse mediante apps como Echo o Google Home.

De entrada estro quiere decir que cualquier usuario que prefiera Spotify a Apple Music va a encontrar en HomePod un accesorio hostil. Para los usuarios de Apple Music, en cambio, es un altavoz fantástico. Siri ha aprendido datos de la historia de la música y es capaz de responder de forma competente a cualquier pregunta relacionada con años de publicación de álbumes y singles o los créditos de cualquier canción. También hace buenas selecciones musicales y la voz es un instrumento fantástico para ir creando listas de reproducción conforme se descubre un nuevo tema “Oye Siri, añade esto a mi lista de favoritos”.

Además de música, Siri puede reproducir un resumen de noticias, podcasts, información del tiempo y controlar diferentes elementos inteligentes de la casa que funcionen con el estándar HomeKit. El altavoz, de hecho, se controla desde la aplicación de Home del iPhone o el iPad (un detalle fabuloso es que resulta tan fácil de configurar la primera vez como los AirPods, basta encenderlo cerca de un teléfono y pulsar un único botón en pantalla). Pero ya está. Eso es todo lo que sabe hacer.

Esta situación debería cambiar a mediados de este año. En junio Apple celebrará su conferencia mundial de desarrolladores, la WWDC, que es el lugar donde suele presentar las nuevas herramientas para crear aplicaciones y extensiones en sus dispositivos. La apuesta de la mayoría e expertos es que HomePod recibirá algún tipo de herramienta para añadir funciones y vocabulario desde apps instaladas en el teléfono.

Eso quiere decir que un usuario que tenga la aplicación de Uber, por ejemplo, podría pedir un coche simplemente hablando con el altavoz. También abriría la puerta a aplicaciones y juegos para toda la familia.

No hay ninguna certeza de que vaya a suceder, pero cuesta imaginar otro camino para Apple. En un mundo en el que Amazon Echo o Google Home no existieran y en el que Spotify fuera un lejano competidor de Apple Music, HomePod sería un altavoz excelente. Un accesorio casi imprescindible para cualquier amante de la música.

Pero existen, y su mera presencia diluyen la propuesta de HomePod. Apple va a tener que evolucionar tanto el altavoz como Siri a un ritmo mucho mayor si quiere realmente ser considerado un rival digno.

HomePod no está disponible aún en España. La compañía no ha comunicado aún cuando piensa poner el dispositivo a la venta en nuestro país. En el Reino Unido está a la venta a un precio de 319 libras, impuestos incluidos, y en Estados Unidos a 349 dólares, impuestos no incluidos.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

GADGETS

Probamos la nueva BlackBerry Key2: ¿tiene sentido en 2018 poner teclado físico?

Clásica por fuera, pero con todo lo último en su interior, el nuevo modelo de teléfono móvil apuesta por dobles cámaras y constata su viraje hacia el mundo Android

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC Tecnología-J.M.Nieves

¿Quién dijo que los teclados físicos ya no están de moda en los móviles? Bueno, puede que el término «de moda» resulte algo exagerado, pero de lo que no cabe duda es que por lo menos una marca, precisamente la que tiene a gala haber fabricado algunos de los mejores teclados físicos de la historia, se resiste con uñas y dientes a su desaparición.

Hace algo más de un año, durante la edición de 2017 del Mobile World Congress, Blackberry presentó su KeyOne. Todo un prodigio de renovación y adaptación a los nuevos tiempos, pero sin renunciar a sus propias señas de identidad. Aquél dispositivo, en efecto, (el primero de la firma que incorporó Android), se las arregló para hacer compatible el sistema operativo de Google con sus propios (y legendarios) protocolos de seguridad. Y se atrevió, en pleno despegue de la moda de grandes pantallas sin bordes, a insistir con el teclado físico.

Y no es que la KeyOne se convirtiera en un rotundo éxito de ventas (algo menos de un millón de unidades en 2017), pero sí que demostró que un dispositivo así seguía teniendo su hueco en el mercado. En otras palabras y con los tiempos que corren, un éxito. Por eso no es de extrañar que la firma repita este año con su nueva BlackBerry Key2.

Mismo diseño, mismo concepto, pero con notables mejoras tanto en el procesador como en la memoria RAM y el apartado fotográfico. De este modo, los amantes del teclado físico podrán seguir haciendo uso de uno que, además, ahora es algo más grande gracias a la reducción del marco superior, y cuenta con una nueva tecla de acceso rápido llamada Speed Key, que permite alternar, desde cualquier pantalla, entre contactos y aplicaciones con un simple toque. Durante las pruebas, bastaron un par de días de uso para acostumbrarse al uso y a los atajos del excelente teclado de la Key2. Tanto, que muchas de sus funciones se echaban de menos al volver a usar móviles con teclado virtual.

Por lo que respecta a la seguridad, el terminal incorpora la última versión del software de BlackBerry, DTEK, e incluye como novedad la herramienta Proactive Heath que, como su propio nombre indica, se encarga de escanear continuamente el dispositivo en busca de posibles brechas de seguridad y sugiere al usuario las mejores configuraciones.

En cuanto al procesador, el nuevo terminal incorpora el Qualcomm Snapdragon 660 (ocho núcleos hasta 2,2 GHz), mucho más potente que el anterior Snapdragon 625, y pasa de 3 a 6 GB de memoria RAM, lo que garangtiza la fluidez de las aplicaciones prácticamente en cualquier situación. La memoria de almacenamiento varía, según la versión elegida, entre los 64 y los 128 GB, y una más que generosa batería de 3.500 miliamperios garantiza los dos días de uso sin tener que parar por el cargador, especialmente si tenemos en cuenta que la pantalla es de 4,5 pulgadas.

En el apartado fotográfico, la firma no ha querido dejar de ofrecer a sus usuarios una doble cámara trasera que cumple a la perfección con las exigencias más actuales: dos sensores de 12 megapíxeles, con aperturas de F1.8 y F2.6 y grabación de vídeo en calidad 4K. Por supuesto, se incluye un modo retrato para captar sujetos nítidos y desenfocar el fondo. La cámara frontal es de 8 megapíxeles. El dispositivo se puede adquirir en la tienda online de BlackBerry a un precio de 649 euros.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

GADGETS

Los riesgos que ocultan los asistentes inteligentes en el hogar

Panda Security recuerda que este tipo de dispositivos, al estar conectados a la Red son objetivo de ciberdelincuentes

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC Tecnología

Los asistentes inteligentes en el hogar han sido protagonistas este año. En nuestro país ya disponemos de Google Home y muy pronto de HomePod, de Apple. A finales de 2018, si nada falla, aterrizará Amazon Echo. Aunque nos hagan la vida más fácil, el usuario no debe perder de vista un asunto clave: los riesgos que entrañan.

Tal y como recuerda Panda Security, son dispositivos vulnerables en el mundo del Internet de las Cosas (IoT). «A priori, no se trata de ningún error por parte de sus desarrolladores. Lo que ocurre cada vez que el uso de una tecnología se convierte o va a convertirse en masivo es que los ciberdelincuentes vuelcan todos sus esfuerzos en encontrar vulnerabilidades. Así, consiguen sacar rendimientos económicos en forma de robos y extorsiones», advierte Hervé Lambert, Consumer Global Operations Manager de Panda Security.

Los asistentes inteligentes se conectan con otros dispositivos que usamos en el hogar, como por ejemplo una alarma, webcams, nuestro ordenador o el móvil. De esta manera, a los los hackers no les hace falta vulnerar la seguridad de HomePod, Amazon Echo, Google Home o Movistar Home, ya que son capaces de entrar en los hogares accediendo a cualquier otro dispositivo que esté conectado a al asistente inteligente. De esta manera, pueden hacer pedidos a Amazon o incluso desactivar la alarma de la casa.

Otro de los riesgos que entrañan los altavoces inteligentes y asistentes de voz son los «ataques delfín» (del inglés Dolphin Attacks). Por medio de este ciberataque, los delincuentes son capaces de generar un sonido imperceptible para el oído humano que se traduce en un comando de voz en estos dispositivos.

Aunque todavía no se ha producido ninguna inyección de malware en un «smart home» por medio de los ataques delfín, los expertos de Panda Security apuntan a que es muy probable que en algunos años se diseñen ataques de «ransomware» o inyecciones de código malicioso para estos dispositivos.

Cabe reseñar, también, que estos dispositivos se basan en Inteligencia Artificial (IA) y son capaces de almacenar todo el historial de peticiones para que se anticipen a las necesidades de sus usuarios. Esto entraña, a su vez, otros ciber riesgos: los hackers pueden acceder a la nube en la que se almacena toda esa información.

Desde Panda Security recuerdan que hay que tratar toda la información que se maneje con los asistentes inteligentes con la mayor precaución posible. Los riesgos, de hehco, s epueden minimizar si el usuario añade además una capa de seguridad que vigile estos dispositivos y demás conexiones a Internet del hogar.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

CULTURA DIGITAL

La inteligencia Artificial le da vista a los ciegos

Estos wearables son las nuevas herramientas que pueden cambiar la vida de las personas con discapacidad visual.

Valeria Romero

Publicado

en

Cada vez más startups se centran en soluciones para mejorar la calidad de vida de los seres humanos. En el caso de las discapacidades visuales podemos encontrar nuevas opciones que le pueden brindar a un ciego herramientas para interactuar con el mundo que lo rodea.

Los perros guía o los controles por voz de un teléfono inteligente eran las únicas opciones de una persona ciega para poder moverse sin ayuda.

Sin embargo, algunas tareas simples como distinguir entre una lata y otra en la despensa o leer un cómic parecían imposibles hasta hace poco.

Aira es un ejemplo de startup preocupada por darle vista a quienes no la tienen.

La empresa ofrece un servicio de suscripción mediante el cual los usuarios ciegos pueden adquirir la asistencia de una persona con vista, la cual puede ver en tiempo real lo que el usuario graba de su entorno gracias a una cámara integrada en un juego de gafas inteligentes.

Aira ya cuenta con aproximadamente 400 suscriptores ciegos o con problemas de visión y ha ayudado a muchas personas a mejorar su calidad de vida.

Por ahora, la plataforma funciona con un modelo de negocio similar a Uber, ya que las personas que asisten al usuario son denominadas agentes, los cuales tienen la capacidad de iniciar sesión, recibir llamadas de un usuario y cobrar por las horas que trabajan.

El fundador de Aira, Suman Kanuganti, afirma que en el futuro planea agregar Inteligencia Artificial a la plataforma, la cual brindará mayor intimidad al usuario.

Una computadora podría ayudar a los ciegos a recordarles donde dejaron las llaves, leer las señales de tránsito en una intersección, o reconocer cuáles de sus amigos están en una habitación.

Cámaras que se vuelven ojos

Hay otras opciones que se han ido desarrollado para atender las necesidades de personas ciegas.

Un ejemplo es un prototipo de ojo biónico llamado Argus II. Es un sistema que transmite la información visual que produce una pequeña cámara montada en unos lentes de sol, transmitiendo hacia un dispositivo retinal que, al implantarse quirúrgicamente, puede crear impulsos eléctricos que permiten reconocer destellos de luz al usuario.

Argus II fue reconocido por la FDA en 2013; sin embargo, es un sistema muy costoso y a pesar de que los beneficios son notables, aún existe la posibilidad de no ser un candidato para usarlo y que el usuario experimente efectos adversos.

Otra opción que omite los tratamientos quirúrgicos es MyEye, desarrollado por la startup Orcam.

La gran diferencia entre Aria y MyEye es el completo uso de un software con Inteligencia Artificial, el cual al presionar un botón, el dispositivo puede dictar texto o identificar un objeto a la vista, además puede memorizar las caras de 100 personas y 150 cosas.

Muchas personas también tienen limitaciones en su vista, no al grado de ser ciegos, pero para estas personas ya existen otras alternativas como eSight.

Un dispositivo auricular que funciona con Realidad Virtual, ampliando las imágenes que sean difíciles de visualizar, proyectando a una pantalla OLED frente a los ojos del usuario.

Por último, también encontramos BrainPort, un sistema por el cual las personas ciegas pueden recibir sensaciones ópticas a través de su lengua, captando las señales de luz de la cámara integrada a unas gafas de sol, traduciendolas en impulsos eléctricos.

Para todas estas alternativas la Inteligencia Artificial ha dado un nuevo futuro a las personas sin vista, creando posibilidades de interactuar con el mundo que los rodea de una forma mucho más simple.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

VIDEO #1MTECH

Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!

#1MTech La información más relevante del día en menos de un minuto:Facebook es presionado por el gobierno de EUA para romper cifrado de Messenger.Apple sucumbe a presión china y elimina ¡más de 25 mil apps de App Store!#Apple #Messenger #Netflix #Youtube #extremista

Posted by Mediatelecom Tecnología on Tuesday, August 21, 2018
Advertisement

DÍA A DÍA

marzo 2018
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Trending

Bitnami