COMUNIDAD MEDIATELECOM

POLÍTICA

Facebook usará el correo postal para verificar a los compradores de publicidad política

La multinacional estadounidense anuncia una nueva medida para combatir a los anuncios falsos que consistirá en enviar un código identificativo para comprobar si la persona interesada reside en EE.UU. como dicta la ley

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC-J.M.Sánchez

Ni sistemas de verificación de dos pasos, ni «captchas», ni siquiera el tradicional mensaje de texto. El correo postal, el tradicional método dedicado a transportar documentos escritos, será el mecanismo escogido por Facebook para evitar futuras injerencias de organismos y grupos de extremistas en su lucha contra los anuncios falsos que ha puesto en aprietos a la multinacionalestadounidense en el último año.

El uso de cartas postales en papel servirá para verificar la identidad y localización de aquellos usuarios residentes en EE.UU. que tienen la idea de contratar publicidad electoral, según desvela ReutersHasta ahora, la introducción de una dirección de correo electrónico y la vinculación con una tarjeta de crédito eran los únicos requerimientos a la hora de adquirir un anuncio en esta plataforma. Sin embargo, este sistema que tan bien le ha funcionado a la firma digital como su principal fuente de ingresos se ha demostrado ineficaz. Grupos de ideología extremista pervirtieron el sistema a su antojo mientras Facebook, en este caso como empresa beneficiaria del sistema, miraba hacia otro lado.

Un episodio que ha formado parte, sin duda, del «annus horribilis» de Facebook. Pero su idea para corregir supuestas intromisiones y manipulaciones de los potenciales votantes es recurrir a un mecanismo tradicional, el papel. El gigante de las redes sociales aplicará esta medida en la publicidad destinada a promocionar candidaturas electorales. Con 169 millones de usuarios registrados en Estados Unidos, el servicio con mayor repercusión del planeta (2.035 millones de usuarios a nivel global) es un lugar no solo para el intercambio de opinión entre amigos, sino un espacio donde desarrollar ideas.

Sus seguidores están expuestos a constantes impulsos sociales. Cuando se aproximan unos comicios, las sensibilidades están a flor de piel y cualquier intento de bombardeo hacia uno u otro lado puede ser una manipulación del electorado. Millones de personas que ven, reciben y consumen información a través de esta red social y que puede influir en la decisión de voto. Un episodio que Facebook no quiere que se vuelva a repetir después del polémico nombramiento de Donald Trump como presidente. La multinacional anuncio estos planes después de que el asesor especial de EE.UU. Robert Mueller destapara las acusaciones a trece usuarios y firmas de procedencia rusa de intentar interferir en las pasadas elecciones impulsando a través de anuncios publicitarios a Trump en detrimento de la candidata demócrata Hillary Clinton.

Frente a las protestas, Facebook se ha inclinado en el tradicional sistema de correo postal. Así lo ha confirmado la directora global de Política de Facebook, Katie Harbath, quien ha asegurado que estos envíos incluirán un código de identificación que será necesario aportar para contratar anuncios que quieran promocionar a una candidatura específica a un cargo federal. No obstante, este requerimiento no será necesaria para la contratación de publicidad política en general. Pese a tratarse de una medida excepcional con ciertas virtudes a la hora de identificar a los potenciales clientes, desde la compañía tecnológica han asumido que tampoco puede resolver todos los problemas.

«Si publicas un anuncio mencionando a un candidato te enviaremos una postal por correo y deberás usar ese código para demostrar que te encuentra en los Estados Unidos», explicó Harbath en una conferencia de fin de semana de la Asociación Nacional de Secretarios de Estado. La legislación del país establece la prohibición de contratar publicidad para fines políticos y realizar donaciones a los extranjeros.

Con esta verificación, Facebook pretende hacer frente a las críticas recibidas a su gestión durante la campaña de las elecciones presidenciales de 2016 en el país, en las que entidades vinculadas al Gobierno de Rusia utilizaron la red social para difundir contenido propagandístico para acentuar la división de opiniones políticas, según concluyó la inteligencia norteamericana tras una investigación. Por ahora, se desconoce si estas medidas se harán extensibles a otros países. Otras empresas afectadas por la popularización de perfiles falsos como Google también están estudiando mecanismos de verificación en la publicidad institucional. La credibilidad de las redes sociales ha quedado en entredicho en el último año a consecuencia de la crisis ya bautizada como «fake news» que ha evidenciado la manipulación informativa entre los usuarios.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

POLÍTICA

Amazon vende a Trump tecnología de reconocimiento facial para deportar inmigrantes ilegales

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo

Amazon ha sufrido una ola de protestas por parte de sus empleados en Estados Unidos al enterarse de que estos el gobierno de Trump está comprando software de reconocimiento facial e infraestructuras para bases de datos que serán empleadas por agencias gubernamentales como el ICE, el servicio de inmigración y control de aduanas de EEUU que el los últimos días se ha visto envuelto en un escándalo por la aparición de niños separados de sus padres y recluidos dentro de jaulas de metal en el estado de Texas, cercad de la frontera con México.

Los empleados de Amazon, según informa The Verge, han enviado una carta interna de protesta al CEO y fundador de la compañía, Jeff Bezos, en la que muestran su disconformidad y sus temores de que la tecnología desarrollada en el seno de la empresa pueda utilizarse contra activistas de grupos como Black Lives Matter o para deportar inmigrantes ilegales.

“Como amazonianos [así se denominan a sí mismos los empleados de esta compañía] concienciados demandamos la posibilidad de elegir qué construimos y cómo se utiliza”, indican en una misiva que se ha estado distribuyendo por la intranet de la compañía.

En la carta, los empleados hacen una comparación con los servicios de computación que IBM vendió a los nazis durante el siglo pasado. “IBM no se responsabilizó entonces y cuando comprendieron su papel, ya era demasiado tarde”, indica recoge la carta. “No dejaremos que esto vuelva a suceder”, añade.

Los trabajadores norteamericanos de Amazon demandan el cierre de dos lineas de negocio de la compañía: el Amazon Web Services Rekognition, que es un software de reconocimiento facial que se vende a las fuerzas de seguridad, y la venta de sus servicios de computación y almacenamiento en la nube a Palantir,, una empresa de procesamiento de datos que proporciona un software con “información crítica” al servicio de inmigración y aduanas de Estados Unidos.

La plantilla de Amazon hace referencias en su carta de la separación de niños de sus familias como el detonante de su protesta y hablan “de una política inmoral de Estados Unidos con un trato cada vez más inhumano de refugiados e inmigrantes fruto de estas políticas, que nos preocupan porque Amazon está implicado proporcionando la infraestructura y los servicios a los departamentos de Inmigración y Seguridad Nacional que lo hacen posible”.

Otros motines en Silicon Valley

Hace unos meses se produjo una protesta de características similares en Google tras darse a conocer la noticia de que la empresa propietaria del principal buscador de internet del mundo estaba trabajando con el Pentágono para construir una Inteligencia Artificial que supervise las grabaciones de los drones de vigilancia.

El enfrentamiento se saldó con la dimisión de 12 empleados de la compañía, con Google abandonando el proyecto militar y el compromiso de la compañía de que no trabajaría ni colaboraría en el desarrollo de la inteligencia artificial con fines militares.

El motín de Amazon vino precedido de otro en Microsoft, en el que 300 trabajadores exigierona su empresa que dejase de proporcionar servicios de computación en la nube al Departamento de Inmigración de Estados Unidos. Una papel que los directivos de la compañía minimizaron al asegurar que sólo proporcionaban servicios de mensajería y correo electrónico.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

El GDPR pone un freno a rastreadores web más sofisticados

Liliana Juárez

Publicado

en

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entró en vigor el 25 de mayo, tiene la capacidad de poner un alto (aunque no totalmente) a los sistemas de rastreo de usuarios de Internet más sofisticados, por ejemplo, las temidas “huellas digitales”.

Para empezar, ¿qué son las huellas digitales?

Según explica la Fundación Electronic Frontier, las huellas dactilares digitales son un sistema que puede obtener suficiente información sobre el navegador de un usuario, con el fin de distinguirlo de los otros.

La información que revelan las huellas dactilares del navegador generalmente incluye la zona horaria, fuentes del sistema, resolución de pantalla, complementos que ha instalado y las plataformas que ejecuta determinado navegador.  

De esta manera, las huellas digitales son capaces de reunir suficiente información para identificar a los usuarios de forma encubierta, rastrearlos en sitios web e incluso crearle un perfil publicitario dirigido.

El objetivo de la toma de huellas digitales es realizar un seguimiento para identificar indirectamente usuarios únicos entre el mar de usuarios de Internet con el fin de rastrearlos, crear sus perfiles de comportamiento y, finalmente, presentarles publicidad dirigida.

La implementación de huellas digitales se verá en aprietos luego de la entrada en vigor del GDPR, ya que el nuevo reglamento establece que cualquier método de seguimiento con base en datos personales debe tener el consentimiento del usuario.

Es decir, las compañías que usan la huella digital deberán revelar la huella dactilar antes de que se ejecute y esperar a que el usuario dé consentimiento sobre el uso de su información.

La implementación de huellas dactilares no el ilegal bajo el nuevo reglamento europeo; sin embargo, deben de cumplir con ciertas medidas… y dado que el objetivo de la toma de huellas dactilares es escapar del control del usuario, no es sorprendente que los rastreadores se nieguen a aplicar este estándar.

El GDPR  establece reglas más estrictas en cuanto a la recolección, tratamiento y resguardo de datos personales en la red.

Entre las disposiciones del GDPR destacan la obligación para las empresas de permitir a los ciudadanos que ejerzan el derecho al olvido (borrar completamente sus datos de Internet), la opción de que otras empresas gestionen sus datos personales, además de darle a las personas la opción de elegir si quiere o no que una empresa tenga sus datos.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

Amazon se rebelan por venta de software de reconocimiento facial al gobierno de EE.UU.

“No deberíamos estar en el negocio de la vigilancia”.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Raúl Estrada Franco

Al igual como los empleados de Google reclamaron por lo que la compañía estaba haciendo la milicia estadounidense, ahora son los empleados de Amazon quienes protestan por los contratos de la empresa con el gobierno.

En una carta dirigida al mismísimo Jeff Bezos, CEO de Amazon, trabajadores dicen estar consternados por el software de reconocimiento facial AWS Rekognition que la compañía le entrega a agencias gubernamentales. “No tenemos que imaginar mucho para saber como estas tecnologías se van a usar”, dice la misiva.

Los empleados también ponen sus reparos respecto a Palantir, compañía que utiliza Amazon Web Services para correr el software Investigative Case Management (ICM) que es utilizado por el gobierno en casos de deportaciones. Y justamente este es un tema delicado en Estados Unidos, debido a las políticas migratorias y las situaciones de niños separados de sus padres.

“En vista de estas políticas inmorales”, dice la carta, “y el tratamiento inhumano de Estados Unidos hacia refugiados e inmigrantes más allá de estas políticas específicas, estamos muy preocupados de que Amazon está involucrado proveyendo infraestructura y servicios”.

Nos negamos a construir la plataforma que da soporte a la Agencia de Inmigración y Aduanas y nos rehusamos a contribuir a herramientas que violan los derechos humanos.

Amazon le está pidiendo a Jeff Bezos que deje de vender el software de reconocimiento facial al gobierno, que no le de más servicios a Palantir y que haya más transparencia en general respecto de las agencias oficiales que utilizan las herramientas de la empresa. “Nuestra compañía no debiera estar en el negocio de la vigilancia ni tampoco dar soporte a quienes monitorean y oprimen a personas marginalizadas”.

La carta completa la pueden leer (en inglés) en Gizmodo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Trending

Bitnami