COMUNIDAD MEDIATELECOM

ANÁLISIS

La tecnología nazi sin la que Elon Musk no podría lanzar sus cohetes al espacio

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo

La carrera espacial que hizo soñar a millones de personas durante los 60, 70 y 80 y que enganchó a más de dos millones de espectadores durante el lanzamiento del Falcon Heavy de Elon Musk de hace unos días no tiene sus orígenes en la visión de emprendedor filántropo de Sillicon Valley ni en el orgullo americano durante la Guerra Fría para demostrar en todos los campos su superioridad respecto a la Unión Soviética. Los grandes hitos de la carrera espacial arrancan con el científico de las Waffen SS, Wernher von Braun, que años más tarde se convertiría en director del Marshall Space Flight Center de la NASA, con mano de obra esclava del Tercer Reich y la obsesión de bombardear Londres para provocar el mayor número de muertos entre la población civil.

Al mirar hacia hacia el futuro, los grandes hitos de la innovación tecnológica se presentan como un camino de rosas gracias al márketing y la publicidad. Sin embargo, al mirar al pasado, deshaciendo el camino andado la realidad que se dibuja es otra.

-2018: En una extravagante maniobra publicitaria, Elon Musk lanza su cohete Falcon Heavy al espacio con uno de sus deportivos Tesla Roadster dentro. Su diseño, bebe directamente del modelo Falcon 9.

-2005: Elon Musk comienza el desarrollo de Falcon 9, un diseño directamente basado en los cohetes Saturno V que llevaron al hombre a la luna.

-1969: La NASA lanza un cohete Saturno V marcando un gran hito en la historia de la humanidad. El ser humano había conseguido llegar a la Luna gracias a Wernher von Braun, un doctor el físicas de las Waffen SS que diseñó los cohetes V2 con los que Hitler bombardeó Londres en los estertores del Tercer Reich.

Desde que Hitler se hizo con el poder en Alemania, los nazis comenzaron a soñar con cohetes con los que bombardear al enemigo a distancia. Para ello, militarizaron las investigaciones teóricas que se habían llevado a cabo durante la república de Weimar en el ámbito de la exploración espacial y comenzaron los primeros ensayos con cohetes, bautizados en sus inicios como A-4.

El primer vuelo exitoso de un cohete se produjo el 3 de octubre de 1942, y estaba coordinado por el más tarde se convertiría en el director del Marshall Space Flight Center de la NASA, Wernher von Braun, que por aquel entonces ostentaba el empleo de mayor en las Waffen SS y era el director técnico del programa de misiles nazi.

El primer A-4 que consiguió volar se elevó 5 kilómetros y cayó a 190 kilómetros de distancia de su punto de lanzamiento. Entusiasmado por el éxito, Hitler ordenó la producción en masa de este nuevo invento con el nombre de Vergeltungswaffe 2, arma de represalia número 2, en castellano. Más conocidos por su abreviatura, V2, este arma estaba destinada destinada a causar estragos entre la población civil de áreas urbanas debido a su escasa precisión para ser empleada contra objetivos móviles en el campo de batalla.

Los V2 eran considerados por los nazis como piezas de artillería móviles que lanzar desde una plataforma. Para su construcción en masa, los nazis emplearon mano de obra esclava procedente de algunos de los campos de concentración más infames del Tercer Reich, como Buchenwald.

La fabricación de los cohetes V-2 de von Braun era extremadamente exigente. La producción de estos misiles causó más muertes entre los trabajadores forzososque las 20.000 víctimas que los cohetes dejaron en las ciudades de Londres y Amberes a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Varios miembros de la resistencia francesa que cayeron en manos del Reich y que fueron obligados a participar en la construcción de los cohetes contaron las visitas de von Braun a los campos de trabajo en los que llegaban a amontonarse los cadáveres de los fallecidos y a explicar como, incluso el propio von Braun ordenó que se mandara azotar al autor de un presunto sabotaje.

Años más tarde, en libertad, en territorio estadounidense y en nómina del gobierno norteamericano, el propio Braun y sus subordinados, manifestaron que el físico reprobaba las prácticas que se realizaban en estos centros. Sin embargo, nunca hizo nada por evitarlas, alegando la imposibilidad de las circunstancias.

Cuando la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin, von Braun fue arrestado por la Gestapo cuando se vio envuelto en una conspiración orquestada por Himmler. Sin embargo, fue rápidamente puesto en libertad por mediación del propio Adolf Hitler, que consideraba a von Braun una persona clave para el devenir del Reich.

Con el ejército soviético aproximándose a un ritmo superior de 50 kilómetros cada día, von Braun y 500 de sus subordinados decidieron pactar su entrega con el a los estadounidenses: recopilaron planos, prototipos, y con ayuda del ejército norteameriano, lograron escapar de los soviéticos.

Von Braun se entregó al ejército norteamericano el 2 de mayo de 1945 en Austria. Mes y medio más tarde, el 20 de junio de 1945, von Braun ya estaba en nómina del gobierno de Estados Unidos.

El primer destino permanente de von Braun dentro de la estructura que el ejército norteamericano había creado para aprovechar el conocimiento de los científicos nazis fue la base de Fort Bliss en El Paso, Texas. Su primera misión consistió en replicar la tecnología nazi de los cohetes V2 en territorio estadounidense y estudiar su potencial de guerra. A partir de estos modelos, desarrollaron los misiles balísticos Júpiter y los cohetes Redstone.

El fichaje de von Braun por parte del ejército nortemericano no gozó de buena prensa entre la opinión publica. Científicos de renombre como Albert Einstein, que era judío, nacido en Alemania y que se refugió en Estados Unidos huyendo del terror nazi se mostró extremadamente crítico con la actitud del gobierno norteamericano hacia von Braun. El exmayor de las Waffen SS llegó incluso a protagonizar una canción satírica del matemático y cantautor judío Tom Lehrer en el año 1967.

Paralelamente a su trabajo en el campo de los sistemas de misiles para el ejército de Estados Unidos, von Braun comenzó a escribir artículos, científicos y de ficción, sobre la exploración espacial como The Mars Project (1952) sobre una colonia humana en marte y una novela publicada por fascículos en distintas revistas de temática espacial. Sus publicaciones inspiraron algunas escenas de la película 2001: Una odisea en el espacio y también trabajó como director técnico en los estudios de Walt Disney asesorando en tres películas de temática espacial como la tv movie Man in Space, que fue un éxito en audiencia con más de 40 millones de espectadores.

En 1960, el departamento para el que von Braun trabajaba fue fue transferido del ejército norteamericano a la NASA. El científico fue nombrado director del Marshall Space Flight Center de la NASA. Tomando como punto de partida los misiles Júpiter y los cohetes Redstone, von Braun encabezó la producción de los cohetes Saturno, que tuvieron como resultado la llegada del hombre a la luna con el Saturno V.

Von Braun ocupó cargos directivos en la NASA hasta 1972. Cuatro años más tarde, falleció Huntsville, Alabama. A diferencia de otros nazis que ocuparon puestos de responsabilidad en el Tercer Reich, nunca fue procesado. En los Estados Unidos, gozó de reconocimiento público. Además de bautizar un cráter lunar con su nombre, recibió distintas condecoraciones como la Ellitot Cresson Medal (1962), la Langley Gold Medal (1967), la NASA Distinguished Service Medal (1969) y la National Medal of Science en 1975. Unas condecoraciones que se suman a la Cruz al Mérito de Guerra con Espadas del Gobierno Nazi en 1943 y la a Cruz de Caballero al Mérito de Guerra en 1944 por su servicio en las Waffen SS .

Décadas más tarde, en el año 2002, el emprendedor Elon Musk funda la empresa privada SpaceX de transporte aeroespacial que, partiendo del diseño de los cohetes Saturno, ha desarollado los cohetes Falcon, que consiguieron poner uno de los coches Tesla en órbita. El futuro de la astronáutica resulta brillante y prometedor. Su pasado, no tanto.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ANÁLISIS

Uber revela el primer modelo para su línea de taxis aéreos

Carolina Valdovinos

Publicado

en

Siguen las sorpresas de Uber en la Cumbre Elevate, pues el día de ayer dio a conocer cómo sería su vehículo aerotransportado. El Modelo Común de Referencia (CRM, por sus siglas en inglés) es un vehículo totalmente eléctrico VTOL que puede transportar hasta a cuatro personas colocadas espalda con espalda y que podría reducir un viaje de dos horas a 15 minutos.

Uber tiene entre sus investigadores al ex ingeniero de la NASA Mark Moore, quien cuenta con mucha experiencia trabajando con aviones de propulsión eléctrica y está encargado de desarrollar el concepto. También se ha aliado con fabricantes de equipos de aviación para ayudar a la realización, entre ellos están Karem, Embraer y Pipistrel; además, Uber se asoció con Boeing Aurora Flight Sciences y Bell.

El modelo presentado en la cumbre cuenta con una serie de hélices, las cuales tienen como función responder en caso de alguna falla, la entrada y salida sólo se hace por un lado para hacer el abordaje y desembarque de la forma más sencilla y segura posible.

Moore comentó que este modelo de vehículo será más silencioso que modelos anteriores. Por la conformación de las hélices es mucho más seguro y tendrá mejor rendimiento.

Los cálculos sugieren que el alcance será de 60 millas debido a las limitaciones de la batería y sólo puede volar a 2 mil pies de altura, un poco más alto que el Empire State. Las pruebas del Uber Air se realizarán dentro de dos años en el Dallas-Fort Worth en Texas.

Sin embargo, el CMR no es más que un modelo de referencia para los demás fabricantes, con el cual será más sencillo unificar la tecnología y la infraestructura por venir. Si bien el CMR no es la imagen de cómo lucirán los taxis voladores, es un primer paso importante hacia el camino de la innovación.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Nokia venderá negocio de salud digital a su cofundador

Margarita Cruz

Publicado

en

Nokia entró en negociaciones exclusivas para vender su negocio de Salud Digital (Digital Health) a Eric Carreel, cofundador y expresidente de la startup francesa Withings, previamente adquirida por el proveedor de telecomunicaciones, luego de una revisión estratégica anunciada a mediados de febrero.

La empresa finesa se expandió al mercado de la salud en abril de 2016 al adquirir a Withings por 170 millones de euros e integrándola en sus operaciones de Nokia Technologies. Pero la compañía ha reconocido sus dificultades para hacer crecer el negocio, y si bien no se ha divulgado un precio, es probable que sea algo menor que lo que pagó Nokia.

El proveedor dijo que la eliminación planificada de su negocio de salud está en línea con su enfoque estratégico para convertirse en una empresa de negocio a negocio y licencia.

La cartera de productos de salud digital de Nokia incluye productos para consumidores y empresas, como un ecosistema de relojes inteligentes híbridos, balanzas y dispositivos digitales de salud.

Se espera que la venta finalice al término del segundo trimestre, sujeto a un proceso de consulta dentro del Comité de Empresa de Nokia Technologies Francia.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

ANÁLISIS

Empresas en China extraen datos del cerebro a empleados

Margarita Cruz

Publicado

en

En China, algunas empresas han comenzado a implementar una tecnología de lectura cerebral para detectar cambios en los estados emocionales de los trabajadores a fin de mejorar la productividad.

Los sensores livianos e inalámbricos que son colocados en cascos de seguridad o gorras de uniformes, monitorean constantemente las ondas cerebrales del usuario y transmiten los datos a computadoras que usan algoritmos de Inteligencia Artificial para detectar picos emocionales como depresión, ansiedad o ira.

Hangzhou Zhongheng Electric es una de las empresas que ya monitorea las ondas cerebrales de sus empleados al colocarles gorras durante sus jornadas laborales. Los datos, asegura, son utilizados para ajustar el ritmo de producción y rediseñar los flujos de trabajo. La compañía señala que esta técnica podría aumentar la eficiencia general de los trabajadores al manipular la frecuencia y la duración de los descansos para reducir el estrés mental.

La compañía State Grid Zhejiang Electric Power, que provee de energía a hogares y negocios en toda la provincia de Hangzhou, afirmó que la implementación del programa de vigilancia emocional entre sus empleados le ha permitido impulsar sus ganancias en unos 2 mil millones de yuanes (315 millones de dólares) desde su lanzamiento en 2014. La empresa cuenta con alrededor de 40 mil empleados.

De acuerdo con un gerente de Ningbo Shenyang Logistics, la empresa de electricidad usa los dispositivos principalmente para capacitar a nuevos empleados.

Los sensores cerebrales se integraron en auriculares de realidad virtual para simular diferentes escenarios en el entorno de trabajo. El gerente señaló que con la tecnología se han reducido significativamente el número de errores cometidos por los trabajadores, debido a la mejor comprensión entre los empleados y la empresa.

Jin Jia, profesora asociada de ciencias del cerebro y psicología cognitiva en la Universidad de Ningbo, dijo que un empleado emocional en un puesto clave podría afectar toda una línea de producción, poniendo en peligro su propia seguridad y la de los demás.

Neuro Cap es un centro de investigación en China que implementó el proyecto de vigilancia cerebral financiado por el gobierno en la Universidad de Ningbo. El programa se ha implementado en más de una docena de fábricas y negocios.

Jin explicó que cuando el sistema emite una advertencia, el gerente pide al trabajador que se tome un día libre o que pase a un puesto menos crítico.

Enfatizó en que los empleados inicialmente reaccionaron con temor y desconfianza hacia los dispositivos porque pensaban que podrían leer sus mentes; sin embargo, tiempo después se acostumbraron.

La tecnología también ha comenzado a emplearse en la medicina. Algunos hospitales en China, junto con universidades desarrollan versiones más sofisticadas de la lectura cerebral para monitorear las emociones de un paciente y prevenir incidentes violentos.

Además de la tapa, una cámara especial captura la expresión facial y la temperatura corporal del paciente. También hay una serie de sensores de presión plantados debajo de su cama para controlar los cambios en el movimiento del cuerpo.

En conjunto, la información puede dar una estimación más precisa del estado mental del paciente y advertir al personal médico de un posible estallido violento de la persona.

Por otra parte, los dispositivos de monitoreo cerebral de la empresa tecnológica Deayea son utilizados por los conductores de trenes que trabajan en la línea ferroviaria de alta velocidad Beijing-Shanghai, una de las más transitadas en el mundo.

La compañía con sede en Beijing-Shanghai afirma que los sensores, construidos en el borde del sombrero del conductor, podrían medir varios tipos de actividades cerebrales, incluidas la fatiga y la pérdida de atención con una precisión de más de 90 por ciento.

Si el conductor se queda dormido, por ejemplo, la tapa dispararía una alarma en la cabina para despertarlo.

Estos casos han llevado a plantearse la idea de introducir los dispositivos de lectura cerebral en las cabinas de los aviones para evitar accidentes aéreos, ya que muchos de ellos han sido causados por factores humanos y un piloto en estado emocional perturbado podría poner en riesgo un avión entero.

Pero también existe el riesgo y la preocupación de que las empresas abusen de la tecnología para controlar mentes e infringir la privacidad, mencionó Qiao Zhian, profesor de psicología en la Universidad Normal de Beijing.

“No existe una ley o regulación que limite el uso de este tipo de equipo en China. El empleador puede tener un fuerte incentivo para usar la tecnología para obtener mayores ganancias, y los empleados generalmente están en una posición demasiado débil para decir no”, dijo.

El profesor propuso que los legisladores actúen para limitar el uso de la vigilancia emocional y dar a los trabajadores más poder de negociación para proteger sus intereses.

Con información de South China Morning Post.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Trending

Bitnami