COMUNIDAD MEDIATELECOM

POLÍTICA

Multas a Uber y Cabify se triplicaron en 2017: Superaron las 3.600 infracciones

Mariana Torres

Publicado

en

Emol – Redacción

El año pasado la cantidad de controles por parte del Ministerio de Transportes aumentó en un
21,6% y las sanciones pueden llegar hasta los $940 mil en caso de reincidir.

La tramitación en el Congreso del proyecto de ley que regula a las
plataformas tecnológicas de transporte de pasajeros no ha evitado que los
conductores de Uber y Cabify sean fiscalizados en las calles.

De hecho, a pesar de que los parlamentarios están ad portas de aprobar la iniciativa
que legalizaría el funcionamiento de estas aplicaciones, el Ministerio de Transportes
triplicó en 2017 las multas cursadas a quienes utilizan estas plataformas, que ya
cuentan con más de 90 mil conductores en el país.

Así, el balance del Departamento de Fiscalización de la cartera, publicado por La
Tercera, informó que el año pasado se emitieron 3.639 sanciones a vehículos
vinculados a Uber y Cabify, mientras que en 2016 la cifra sólo alcanzaba las 1.359
multas.
En general, el año pasado se efectuaron 27.447 controles, de los cuales 8.360
resultaron en sanciones a conductores por transporte ilegal, un 21,6% más que en el
año anterior.

La cantidad de infracciones aumenta a 5.086 para el caso de los taxistas, que tienen
un parque de 44.011 vehículos a lo largo del país. Entre las razones de las sanciones
se encuentran la falta de permisos, no tener las revisiones técnicas al día y el mal uso
del taxímetro o sistema de cobro (cuyas infracciones aumentaron de 48 en 2016 a
204 el año pasado).

El monto de las multas bordea entre las 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) y
las 15, correspondientes a $705 mil. Si el conductor reincide en esta conducta, la
infracción puede llegar a ascender a $940 mil.

Además de las sanciones monetarias, 4.800 de los vehículos fiscalizados fueron
retirados, sin embargo, el número es menor dado que los aparcaderos municipales se
encuentran copados.

Respecto a estos controles, Uber rechazó que sus conductores tengan el mismo trato
que otros tipos de vehículos profesionales, ya que aún no se termina de tramitar el
proyecto de ley que legalizará a las aplicaciones.

“Consideramos que estas fiscalizaciones no deberían llevarse a cabo tomando en
cuenta que hoy existe un proyecto de ley que pretende modernizar la legislación
sobre transporte remunerado de pasajeros y que la intención del Gobierno es
regularla, no para impedir su desarrollo sino que, por el contrario, para que pueda ser
llevada a cabo”, sostuvieron desde la firma.

Una opinión opuesta tuvo el presidente de la Confederación Nacional de Taxis de
Chile, Luis Reyes, quien abogó por una mayor fiscalización de las aplicaciones, ya
que “hemos sido testigos de conductas que no son sancionadas”

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

POLÍTICA

Amazon vende a Trump tecnología de reconocimiento facial para deportar inmigrantes ilegales

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Mundo

Amazon ha sufrido una ola de protestas por parte de sus empleados en Estados Unidos al enterarse de que estos el gobierno de Trump está comprando software de reconocimiento facial e infraestructuras para bases de datos que serán empleadas por agencias gubernamentales como el ICE, el servicio de inmigración y control de aduanas de EEUU que el los últimos días se ha visto envuelto en un escándalo por la aparición de niños separados de sus padres y recluidos dentro de jaulas de metal en el estado de Texas, cercad de la frontera con México.

Los empleados de Amazon, según informa The Verge, han enviado una carta interna de protesta al CEO y fundador de la compañía, Jeff Bezos, en la que muestran su disconformidad y sus temores de que la tecnología desarrollada en el seno de la empresa pueda utilizarse contra activistas de grupos como Black Lives Matter o para deportar inmigrantes ilegales.

“Como amazonianos [así se denominan a sí mismos los empleados de esta compañía] concienciados demandamos la posibilidad de elegir qué construimos y cómo se utiliza”, indican en una misiva que se ha estado distribuyendo por la intranet de la compañía.

En la carta, los empleados hacen una comparación con los servicios de computación que IBM vendió a los nazis durante el siglo pasado. “IBM no se responsabilizó entonces y cuando comprendieron su papel, ya era demasiado tarde”, indica recoge la carta. “No dejaremos que esto vuelva a suceder”, añade.

Los trabajadores norteamericanos de Amazon demandan el cierre de dos lineas de negocio de la compañía: el Amazon Web Services Rekognition, que es un software de reconocimiento facial que se vende a las fuerzas de seguridad, y la venta de sus servicios de computación y almacenamiento en la nube a Palantir,, una empresa de procesamiento de datos que proporciona un software con “información crítica” al servicio de inmigración y aduanas de Estados Unidos.

La plantilla de Amazon hace referencias en su carta de la separación de niños de sus familias como el detonante de su protesta y hablan “de una política inmoral de Estados Unidos con un trato cada vez más inhumano de refugiados e inmigrantes fruto de estas políticas, que nos preocupan porque Amazon está implicado proporcionando la infraestructura y los servicios a los departamentos de Inmigración y Seguridad Nacional que lo hacen posible”.

Otros motines en Silicon Valley

Hace unos meses se produjo una protesta de características similares en Google tras darse a conocer la noticia de que la empresa propietaria del principal buscador de internet del mundo estaba trabajando con el Pentágono para construir una Inteligencia Artificial que supervise las grabaciones de los drones de vigilancia.

El enfrentamiento se saldó con la dimisión de 12 empleados de la compañía, con Google abandonando el proyecto militar y el compromiso de la compañía de que no trabajaría ni colaboraría en el desarrollo de la inteligencia artificial con fines militares.

El motín de Amazon vino precedido de otro en Microsoft, en el que 300 trabajadores exigierona su empresa que dejase de proporcionar servicios de computación en la nube al Departamento de Inmigración de Estados Unidos. Una papel que los directivos de la compañía minimizaron al asegurar que sólo proporcionaban servicios de mensajería y correo electrónico.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

El GDPR pone un freno a rastreadores web más sofisticados

Liliana Juárez

Publicado

en

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que entró en vigor el 25 de mayo, tiene la capacidad de poner un alto (aunque no totalmente) a los sistemas de rastreo de usuarios de Internet más sofisticados, por ejemplo, las temidas “huellas digitales”.

Para empezar, ¿qué son las huellas digitales?

Según explica la Fundación Electronic Frontier, las huellas dactilares digitales son un sistema que puede obtener suficiente información sobre el navegador de un usuario, con el fin de distinguirlo de los otros.

La información que revelan las huellas dactilares del navegador generalmente incluye la zona horaria, fuentes del sistema, resolución de pantalla, complementos que ha instalado y las plataformas que ejecuta determinado navegador.  

De esta manera, las huellas digitales son capaces de reunir suficiente información para identificar a los usuarios de forma encubierta, rastrearlos en sitios web e incluso crearle un perfil publicitario dirigido.

El objetivo de la toma de huellas digitales es realizar un seguimiento para identificar indirectamente usuarios únicos entre el mar de usuarios de Internet con el fin de rastrearlos, crear sus perfiles de comportamiento y, finalmente, presentarles publicidad dirigida.

La implementación de huellas digitales se verá en aprietos luego de la entrada en vigor del GDPR, ya que el nuevo reglamento establece que cualquier método de seguimiento con base en datos personales debe tener el consentimiento del usuario.

Es decir, las compañías que usan la huella digital deberán revelar la huella dactilar antes de que se ejecute y esperar a que el usuario dé consentimiento sobre el uso de su información.

La implementación de huellas dactilares no el ilegal bajo el nuevo reglamento europeo; sin embargo, deben de cumplir con ciertas medidas… y dado que el objetivo de la toma de huellas dactilares es escapar del control del usuario, no es sorprendente que los rastreadores se nieguen a aplicar este estándar.

El GDPR  establece reglas más estrictas en cuanto a la recolección, tratamiento y resguardo de datos personales en la red.

Entre las disposiciones del GDPR destacan la obligación para las empresas de permitir a los ciudadanos que ejerzan el derecho al olvido (borrar completamente sus datos de Internet), la opción de que otras empresas gestionen sus datos personales, además de darle a las personas la opción de elegir si quiere o no que una empresa tenga sus datos.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

POLÍTICA

Amazon se rebelan por venta de software de reconocimiento facial al gobierno de EE.UU.

“No deberíamos estar en el negocio de la vigilancia”.

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

FayerWayer-Raúl Estrada Franco

Al igual como los empleados de Google reclamaron por lo que la compañía estaba haciendo la milicia estadounidense, ahora son los empleados de Amazon quienes protestan por los contratos de la empresa con el gobierno.

En una carta dirigida al mismísimo Jeff Bezos, CEO de Amazon, trabajadores dicen estar consternados por el software de reconocimiento facial AWS Rekognition que la compañía le entrega a agencias gubernamentales. “No tenemos que imaginar mucho para saber como estas tecnologías se van a usar”, dice la misiva.

Los empleados también ponen sus reparos respecto a Palantir, compañía que utiliza Amazon Web Services para correr el software Investigative Case Management (ICM) que es utilizado por el gobierno en casos de deportaciones. Y justamente este es un tema delicado en Estados Unidos, debido a las políticas migratorias y las situaciones de niños separados de sus padres.

“En vista de estas políticas inmorales”, dice la carta, “y el tratamiento inhumano de Estados Unidos hacia refugiados e inmigrantes más allá de estas políticas específicas, estamos muy preocupados de que Amazon está involucrado proveyendo infraestructura y servicios”.

Nos negamos a construir la plataforma que da soporte a la Agencia de Inmigración y Aduanas y nos rehusamos a contribuir a herramientas que violan los derechos humanos.

Amazon le está pidiendo a Jeff Bezos que deje de vender el software de reconocimiento facial al gobierno, que no le de más servicios a Palantir y que haya más transparencia en general respecto de las agencias oficiales que utilizan las herramientas de la empresa. “Nuestra compañía no debiera estar en el negocio de la vigilancia ni tampoco dar soporte a quienes monitorean y oprimen a personas marginalizadas”.

La carta completa la pueden leer (en inglés) en Gizmodo.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

febrero 2018
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Trending

Bitnami