COMUNIDAD MEDIATELECOM

INTERNET

Reglas más duras y revisión manual: YouTube exigirá más esfuerzo para ganar dinero haciendo videos

Tras los últimos episodios, la plataforma de videos anuncia un nuevo plan de monetización para «youtubers» y promete una vigilancia extrema del contenido publicado por humanos

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC – J.M Sánchez

Convertirse en un multimillonario haciendo videos en internet no está al alcance de cualquiera. El fenómeno «youtuber» ha encendido la bombilla a muchos jóvenes que han visto un filón a explotar. Niños en edades muy tempranas han dejado de soñar con ser futbolistas o ingenieros para desear ser un creador multimedia como Dulceida, El Rubius (en España) o Pewdiepie, Logan Paul o Dan TDM (a nivel internacional). Los más valientes han empezado a crear contenido y lanzarse al ruedo.

Emular su éxito es cada vez más difícil. Miles de jugadores se quedan a las puertas. Algunos ni siquiera llegan a ser profesionales y vivir de esto. Porque, en efecto, ser el nuevo Messi o Cristiano Ronaldo es casi imposible. Cada vez son más creadores, más saturación informativa, más difícil detectar los videos interesantes. En realidad, la mayor parte de los «youtubers» no monetizan siquiera sus videos.

YouTube, la conocida plataforma de videos, ha estado en los últimos meses en la picota por mirar hacia el otro lado ante el fenómeno de los «youtubers». Importaba hacer crecer el negocio, y algunos de estos creadores, que han conquistado la fama y se pasean por ferias y eventos rimbombantes, no han pensado en la responsabilidad que tenían en sus comentarios y, sobre todo, teniendo en cuenta el público al que se dirigían, generalmente, jovenes y adolescentes.

La polémica en torno a Logan Paul, conocido «youtuber» que mostró en uno de sus videos recientemente un cadáver en Japón, ha hecho saltar las alarmas hacia las obligaciones de la plataforma que alberga los videos. El debate está servido. Para evitar que se repitan casos similares, la compañía norteamericana ha anunciado dos importantes medidas. Por un lado, una mayor vigilancia y revisión de los contenidos publicados por seres humanos y no algoritmos informáticos.

Y, por otro, un nuevo modelo publicitario para monetizar los videos; obligará a los «youtubers» a acumular 4.000 horas de visualización de su canal en los últimos 12 meses y tener al menos 1.000 suscriptores. Un cambio importante teniendo en cuenta que hasta ahora el único requisito era generar al menos 10.000 vistas de por vida, un umbral que se ha quedado corto por lo que ha obligado a la compañía a plantear «un estándar más alto». No obstante, se contará con un período de 30 días a partir de febrero para alcanzar esas cifras, pero a partir de esa fecha los canales con menos de 1.000 subscriptores o 4.000 horas de reproducción «ya no podrán ganar dinero» en YouTube.

«Para proteger mejor a los creadores». Ese es el objetivo de la plataforma a la hora de introducir nuevos requisitos para formar parte del llamado Programa de Socios de YouTube (YPP). En caso adaptarse a estas nuevas exigencias, más duras que anteriormente, cualquier «youtuber» podrá empezar a ganar dinero con sus videos. «Este año nuestro principal reto en YouTube es proteger nuestro ecosistema de creadores y garantizar que sus ingresos sean más estables», prometen en un comunicado Neal Mohan, responsable de producto, y Robert Kyncl, director de negocio de YouTube.

«Estamos realizando cambios para abordar los problemas que afectaron a nuestra comunidad en 2017, de modo que podamos evitar que los malos actores dañen a los creadores originales e inspiradores de todo el mundo que se ganan la vida en YouTube»

«Estamos realizando cambios para abordar los problemas que afectaron a nuestra comunidad en 2017, de modo que podamos evitar que los malos actores dañen a los creadores originales e inspiradores de todo el mundo que se ganan la vida en YouTube. Una gran parte de ese esfuerzo pretenderá reforzar nuestros requisitos de monetización para que los usuarios tóxicos no puedan dañar nuestro ecosistema ni sacar provecho del usuario», insisten las mismas fuentes.

Bajo este nuevo modelo de retribución, la compañía garantiza que «estos estándares más altos también nos ayudarán a evitar la monetización de videos potencialmente inapropiados, lo que puede perjudicar los ingresos del resto». YouTube tiene contabilizado el número de «youtubers» que tienen opciones para seguir formando parte del programa de monetización. En el último año, se calcula que el 99% de los afectados obtuvieron menos de 100 anuales y el 90% obtuvo unos 2.50 dólares mensuales.

La otra medida de YouTube para sanear su plataforma tiene que ver con los revisores del contenido. La plataforma ha prometido que reforzará la vigilancia con personas en lugar de dejarle únicamente esta tarea a algoritmos informáticos y sistemas de detección automáticos, que se han demostrado totalmente ineficaces. «Continuaremos revisando los ataques a la comunidad, el “spam” y otros indicadores de abuso para proteger a nuestra comunidad de creadores de los usuarios tóxicos», reconocen.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement
CLICK PARA COMENTAR

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

INTERNET

60% de los mexicanos viven la fiebre mundialista en YouTube

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

El Financiero

Latinoamérica es una región futbolera y particularmente México vive la pasión previa a Rusia 2018 mediante contenidos de YouTube. La firma informó en un comunicado que, según sus estadísticas, el 60 por ciento de los internautas mexicanos buscan en su plataforma videos relacionados con el Mundial, como jugadas memorables, partidos de mundiales pasados y recopilaciones de goles de diversos futbolistas.

Dichas cifras no son exclusivas de México. En países como Argentina, Perú y Colombia, el porcentaje es el mismo. A nivel general en Latinoamérica, dicha cifra se reduce al 40 por ciento.

Aunado a eso, 6 de cada 10 mexicanos, según YouTube, utilizan la plataforma para dar seguimiento a sus deportes favoritos, no solamente futbol, de una manera más profunda, con videos sobre análisis de partidos y repeticiones.

El volumen de búsquedas relacionadas con el Mundial en YouTube supera a la de los Juegos Olímpicos. De quienes buscan dicho contenido, el 87 por ciento consideran importante ver los partidos en vivo, pero el 53 por ciento afirman que no podrán hacerlo por lo que optarán por YouTube para verlo en otro momento.

De ellos, el 70 por ciento aseguran que se debe a la diferencia de zona horaria y el 33 por ciento indican que no tienen interés en ver los partidos completos sino únicamente los mejores momentos. YouTube indica que en los últimos 4 años, el tiempo de visualización de videos dedicados a revivir los mejores momentos de los partidos de fútbol creció 9 veces.

Además, el 69 por ciento de los internautas mexicanos declaran que prefieren YouTube para encontrar contenido que no pueden ver en la TV tradicional.

La tendencia a mirar deportes en la plataforma no es exclusiva del futbol. El 80 por ciento de los internautas mexicanos recurren a YouTube cuando quieren ver videos de deportes en general cuando saben específicamente que van a buscar, y el 66 por ciento opta por la plataforma cuando quiere recordar viejos tiempos y memorias deportivas.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

INTERNET

Las fake news pasan de Facebook a WhatsApp

Según estudio de la universidad de Oxford, los usuarios empiezan a compartir más noticias a través de la aplicación

Mediatelecom Tecnología

Publicado

en

ABC-J.M.Sánchez

Los flujos migratorios de la desinformación cambian de rumbo. Si Twitter y, en especial, Facebook han sido la catapulta de mensajes de odio y falsedades durante mucho tiempo. Lo han sido por culpa de su benévolo tratamiento hacia los mensajes que los usuarios promueven. Pero WhatsApp ha empezado a tomar ahora el testigo de las «fake news».

Cada vez más, la aplicación de mensajería se utiliza para mover y propagar enlaces a noticias y contenidos informativos. El entorno, más privado y aparentemente controlado que las redes sociales, invitan a los usuarios a dejar plasmada sus manifestaciones al respecto. La era de lo políticamente correcto se ha impregnado en la sociedad. Y es el caldo de cultivo para que los ciudadanos opten por resguardarse en servicios digitales privados para dar su opinión al respecto.

Este escenario lo ha aprovechado WhatsApp. Una «app» que alberga en estos momentos más de 1.500 millones de usuarios. Según un estudio elaborado por Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, el nivel de popularidad global de Facebook desde 2015 hasta hoy no ha cambiado, «pero su uso para las noticias ha disminuido». El informe pone de manifiesto que «los consumidores de todo el mundo están leyendo menos noticias en Facebook y recurriendo cada vez más a WhatsApp para compartir y debatir noticias».

Un caramelo en boca de los ciberdelincuentes, que pueden tener un nuevo vector de ataque para difundir enlaces diseñados para robar los datos personales de los usuarios, y para los grupos de «trolls» que se encargan de realizar pseudonoticias y contenidos informativos cuyo único objetivo es propagar la mentira y la desinformación, las «fake news» que son el quebradero de cabeza de Facebook.

«No es tan diferente a las conversaciones habituales, pero lo que lo hace diferente es la velocidad con la que estas se pueden propagar», apunta en declaraciones a «The Guardian»Nic Newman, coautor de la investigación. «Las razones por las que las personas se están mudando a estos espacios es porque obtienen más privacidad. Si estás en un sistema controlado puedes usarlo para hablar con seguridad sobre política, pero también puede usarse para objetivos nefastos».

Pese a todo, el estudio ha sido incapaz de extraer datos concretos sobre el impacto de las «fake news» en la aplicación, propiedad de Facebook, por cierto, con lo que todo queda en casa. Los investigadores se centran más en una percepción y la detección de los nuevos hábitos de los usuario. De hecho, la configuración de privacidad de WhatsApp dificulta la posibilidad de determinar la magnitud de la información falsa: «Es muy pronto, pero tengo la corazonada de que se convertirá en una problema mucho más grande».

La propia naturaleza de WhatsApp permite a los usuarios enviar mensajes, compartir enlaces, subir imágenes y videos a otros usuarios. A diferencia de Facebook, Twitter e Instagram, no cuenta con un algoritmo que decide qué contenido se debe mostrar, con lo que ello reduce las posibilidades de que compañías externas malintencionadas compren anuncios políticos. Todo el flujo conversacional se dirime en un ambiente de cierta privacidad, con lo que en teoría no debería tener impacto las noticias falsas, pero al final los usuarios las «cuelan» de igual manera.

El propio sistema de seguridad basado en un cifrado de extremo a extremo también dificulta las habilidades de la «app» para cerrar el grifo a este tipo de informaciones erróneas. Algo a lo que los países occidentales se resisten a aceptar, puesto que la relación entre los investigadores y las compañías tecnológicas es algo difuso. Reino Unido, por ejemplo, ha querido implantar un mecanismo para en cierta manera controlar este tipo de comportamientos de usuarios anónimos, pero en la práctica resulta casi imposible para WhatsApp. Las «fake news» se han empezado a compartir en su plataforma sin control, y su solución es difícil. Más que nada porque en el momento en el que una persona publica un enlace con contenido falso por regla general eso da pie a un reguero de opiniones que alimentan el rumor.

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO

INTERNET

Rusia 2018 es vista por datos móviles pero usuarios están inconformes con calidad

Mayumi Flores

Publicado

en

En la actualidad, el estilo de vida ajetreado nos lleva a hacer streaming desde nuestros dispositivos móviles. Una investigación independiente basada en más de 3 mil suscriptores europeos elaborada por Openwave Mobility, ha descubierto que 31 por ciento de los fanáticos del fútbol verán la Copa Mundial de la FIFA 2018 utilizando datos móviles. Esta cifra ha crecido casi 50 por ciento respecto dela Copa Mundial de Brasil 2014 (17%).

El estudio se llevó a cabo en el Reino Unido, España y Alemania. Se consideraron tendencias de consumo que revelaron un crecimiento del uso de datos para streaming durante el mundial: España creció alrededor de 20 puntos porcentuales, seguido de Alemania (15 puntos porcentuales) y finalmente Reino Unido con un crecimiento de más de 10 por ciento.

Sin embargo, muchos de los encuestados ven el uso de datos como una alternativa de urgencia, debido a la baja calidad de la experiencia (QoE) y los altos costos. Esta tendencia ha sido una constante desde la investigación realizada durante el Mundial de Brasil 2014.

Recordemos que QoE se mide bajo la métrica MOS (Mean Opinion Score), una medida subjetiva sobre la opinión de los usuarios y el impacto que tiene el servicio sobre ellos.

“Si bien la demanda de video móvil ha crecido de forma espectacular, las mejoras en QoE no necesariamente han ido de la mano”, dijo John Giere, CEO de Openwave Mobility. “Los estudios consecutivos han demostrado que los suscriptores sólo tolerarán seis segundos de almacenamiento en memoria intermedia antes de desconectar por frustración. Y un fenómeno deportivo global como la Copa del Mundo, con transmisión en vivo junto con un aumento en la demanda, puede tensar las redes móviles más que la transmisión de VoD “.

Según Giere, la encuesta encontró que 62 por ciento de los fanáticos del fútbol se cambiaría a un operador de telefonía móvil que ofrezca tarifas determinadas y paquetes para el Mundial con datos ilimitados. El 20 por ciento está dispuesto a pagar más por esto.

 

CLIC PARA SEGUIR LEYENDO
Advertisement

INSTACHART

DÍA A DÍA

enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Trending

Bitnami